miércoles, 26 de junio de 2013

V Curso 2012-13: Magdalena Álvarez, el coloquio

Román Orozco y Magdalena Álvarez

El coloquio

"El voto del ciudadano decide la política económica" 

"En Estados Unidos han votado de una manera y en Europa han votado de otra. Por eso sus políticas económicas son distintas"

"Aquellos que odian a los políticos, sin darse cuenta, lo que están reivindicando es que no haya políticos. Y cuando no hay políticos, lo que queda es una dictadura"

"El político no le quita el puesto de trabajo a nadie. El político no está usurpando nada. El político tiene que estar representando a alguien, en cada caso, en el puesto que le corresponda"

"Todo el mundo debería estar abierto a trabajar un tiempo en la política"

"Me siento absolutamente orgullosa de haber trabajado en la política y no me importaría volver, porque creo que es una obligación que tenemos los ciudadanos"


E.C.

Reportaje gráfico de José Antonio Romero y Pilar Román

Tras la charla de Magdalena Álvarez, se desarrolló un interesante coloquio. Estas son las intervenciones:

Julián Monteagudo: ¿Está usted a favor de liberar la economía o por el contrario, cree que debe estar controlada, la economía, los bancos y todo el sistema capitalista?

Magdalena: Creo que hay que controlar todo lo que se pueda y se deba controlar. Pero sobre todo, lo que tenemos que tener siempre claro es a quién servimos. Y servimos a los ciudadanos. Por ello, lo que tenemos que hacer es tomar las decisiones adecuadas que permitan dar un margen de maniobra, con los límites que establezcan el respeto de los derechos de los ciudadanos.

Alfonso Menchén Valdepeñas: Tres preguntas sencillas. Primero: ¿le afectará o no el nuevo presupuesto de la Unión Europea al BEI?

Otra: Aunque me parece muy bien la política anticíclica que tiene el BEI, está claro que la política que está siguiendo la UE y el órgano regulador, el Banco Central Europeo (BCE), no es precisamente una política keynesiana. ¿Por qué en Europa no se da esa política keynesiana y, en cambio, al otro lado del charco, en Estado Unidos, si se aplica esa doctrina? Todos sabemos que la General Motors, y en general el sector automovilístico de Estados Unidos, ha resucitado por políticas keynesianas. 

La tercera; ¿por qué no se destaca la actividad del BEI en la prensa? ¿Por qué la UE no le da la publicidad que debiera?

Ventajas para el ciudadano

Magdalena: Muchas gracias. En primer lugar, los presupuestos europeos no afectan en absoluto a la financiación del BEI. A nosotros lo que nos afecta es el capital y el riesgo, como a cualquier entidad crediticia. Nosotros somos un banco público porque somos propiedad de los Estados miembros. Pero en nuestra actividad bancaria obtenemos dinero en los mercados. Nos financiamos en los mercados, como cualquiera. Con las mismas condiciones y con las mismas posibilidades.

Y como dije antes, lo que nos distingue como banco público de otras entidades es que trasladamos las ventajas financieras que nosotros obtenemos en los mercados en mejores condiciones al ciudadano, a la hora de financiar los proyectos de inversión.

Efectivamente, llevamos a cabo una actividad anticíclica por mandato europeo. Esa actividad anticíclica se pondrá de manifiesto en el próximo incremento de capital que vamos a llevar a cabo, por un total de 10.000 millones de euros desembolsados.

Los Estados miembros van a participar de acuerdo con la proporción que tienen en el capital del banco. Esto va a suponer movilizar inversiones por más de 160.000 millones de euros. Lo digo tan despacito porque es que no podemos ni hacernos una idea de lo que significa esa cifra. Y eso es política puramente keynesiana.


Política keynesiana

Pienso que la actividad anticíclica del banco es más que keynesiana. Recordemos lo que decía Keynes, de manera muy sencilla, para reactivar la economía: “Aunque se tenga que hacer un boquete y después rellenarlo, eso crea empleo. El tiempo que se está haciendo el boquete o rellenándolo, crea empleo”.

Por lo tanto, esa actividad tiene utilidad, aunque no tenga ninguna utilidad. Porque, en el caso del boquete, el fin en sí mismo es generar empleo, generar actividad y mover la economía.

Por eso digo que, en el caso del BEI, nuestra política es más que keynesiana, porque además de reactivar la economía financiando inversiones, buscamos que esas inversiones sean útiles para el futuro y también en el corto plazo.

El Banco Central Europeo (BCE) diría que es la otra cara de la moneda. La política económica tiene dos caras: la política fiscal y la política monetaria. La misión del BCE es la política monetaria y la del BEI es la política fiscal. La política del gasto la llevamos nosotros y el BCE lleva la política monetaria.

Deciden los votos

¿Por qué en Estados Unidos, o en Brasil o en China hacen un tipo de política y nosotros hacemos otra? Eso lo deciden los votos. Los ciudadanos votan y deciden qué tipo de política quieren. En Estados Unidos han votado de una manera y en Europa han votado de otra. Es lo que deciden los ciudadanos y en una democracia es lo que respetamos. 

En cuanto a tu última pregunta; tienes toda la razón. No se conoce bien la labor del BEI y tenemos que hacer un esfuerzo los que trabajamos en el BEI para trasladar lo que se está haciendo, para que el ciudadano europeo lo valore y lo apoye.

Porque el ciudadano tiene un instrumento de mucha potencia, que hace muchas cosas y puede hacer muchas más. Como instrumento europeo que es, tiene que ser conocido, valorado y apoyado por los ciudadanos europeos. Eso es lo que creo que estáis haciendo también aquí, en la Escuela de Ciudadanos, que es trasladar mensajes para que la gente conozca lo que se está haciendo y a través del conocimiento, puedan apoyarlo o no apoyar, lo que se quiera.

Cómo se financia el BEI

Javier Sánchez–Mateos: Gracias por compartir su tiempo con nosotros y por haber venido, aceptando la invitación de Román Orozco. Si da la impresión de que monopolizo el turno de preguntas, dígamelo.

Primeramente, me gustaría saber, quizás no he atendido lo suficiente, ¿cómo o de dónde toma el dinero el BEI? He creído entender que también buscan fondos fuera, en la banca privada. Sin embargo, es un banco público.

También me queda esta duda: en esa labor anticíclica del banco, cuando la curva está en el máximo, si el BEI tiene dinero para invertir, ¿qué hace con ese dinero, por qué deja de invertir para frenar el crecimiento? Bueno, yo lo entiendo así.

Quería decirle también que personalmente conocía un poquito por los periódicos la función del BEI. Pero si realmente en 2011 el BEI prestó 20.000 millones de euros más que el Banco Mundial, debería darse más a conocer, entiendo yo. Hay empresas a las que les habría venido fenomenal.

Otra cosa: Yo no presumiría en cuanto a la calificación de triple A dada al BEI. ¿Por qué? Porque Lehman Brothers, AIG, etcétera, cayeron teniendo esa triple A, ¿no? Si les animaría a que dentro de Europa se formara una agencia de calificación europea que actuara de contrapeso a las americanas o a la japonesa.


El dinero que llega a España

Y ya particularmente, pensando en mi región y en España, me gustaría saber de todo ese dinero que maneja el BEI cuánto llega a España y a Castilla-La Mancha, en concreto. Porque dentro de esa preocupación del BEI sobre las nuevas energías y el medio ambiente, las energías renovables, etcétera nos habría venido bien ese dinero.

En España somos punteros a nivel mundial en la eólica, en investigación y en instalaciones. Sin embargo, en Castilla-La Mancha hay una empresa del sector eólico con un ERE durante meses. Es una empresa noruega o sueca, no recuerdo muy bien, que hace palas eólicas de 45 metros de longitud. Hay otras empresas que se dedican al sector fotovoltaico que están con un ERE desde hace un año. Pienso que podían haber recogido parte de esas subvenciones del BEI. Muchas gracias y perdón por mi extensa intervención.

Magdalena: Muchas gracias. Ante todo, voy a aclarar una cosa: el BEI no da subvenciones. El BEI solamente da préstamos. Y da préstamos, para empezar, a quién se los pide.

Javier Sánchez-Mateos: Sí, me he expresado mal, quería decir…

Préstamos, no subvenciones

Magdalena: ... no pasa nada. Pero aprovecho para aclararlo, porque es muy usual que pensemos que el BEI da préstamos o da subvenciones. El BEI solamente da préstamos, insisto, da préstamos a quién le presenta un proyecto que cumple con los requisitos exigidos para obtener ese préstamo. Es decir, tiene que ser solvente el proyecto, desde el punto de vista técnico, económico, financiero.

Es un proceso muy serio. No es que alguien presenta un proyecto e inmediatamente obtiene el crédito, como si fuera algo automático. Se pasa por una serie de controles, porque efectivamente estamos administrando una responsabilidad que no es baladí, sino que es una gran responsabilidad por el impacto que tiene en las economías y en la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

El dato que me pide sobre el dinero que llega aquí, menos mal que lo traía… En 2011, por ejemplo, la actividad de BEI fue de 60.000 millones de euros aproximadamente. Ese año, España obtuvo 9.000 millones de préstamo y Castilla La Mancha, 900. ¿Es mucho o es poco?

España es el principal cliente del banco desde hace ocho años. España tiene una participación en el capital del banco del 9% y el total del crédito que recibió en 2011 es aproximadamente el 15% de todo lo que manejó el BEI. Por lo tanto, España es un gran cliente y tiene un papel muy activo dentro de la actividad del banco.

En cuanto a las energías renovables: Se analizan los proyectos que se presentan y si cumplen los requisitos, se les da el crédito. De fotovoltaicas no hemos dado nunca ningún préstamo en España. Lo sé porque no hemos dado ninguno. En cuanto a energía solar, hemos dado un crédito en 2012 a Mancha Sol.

Agencia de calificación europea

En relación a su propuesta de crear una agencia de calificación europea, me he sonreído. Porque en todo este camino que he ido recorriendo a lo largo de mi vida profesional, durante un año he sido europarlamentaria y me tocó hacer un informe sobre la crisis económica, que se llamaba Instrumentos para salir de la crisis.

Una de las propuestas que hice al Parlamento Europeo, y que fue aprobada, fue precisamente la creación de una agencia europea de calificación. O sea, que no solamente coincido con usted, sino que ya lo he propuesto en el europarlamento. Pero no depende de mí y, en general, la mitad de las cosas que se proponen en el Parlamento europeo no prosperan. Y creo que el 99% de las que propongo yo nunca salen (risas), así que esta puede ser una de ellas.

Por ello, estoy totalmente de acuerdo en crear esa agencia europea. Me parece que no se funciona como se debería de funcionar en este campo.

Por otro lado, no comparto esa afirmación suya de que no presumamos de la triple A. Y cruzo los dedos, porque la comparación no puede ser más negativa: que no presumamos de tener la triple A porque también la tenía Lehman Brothers.

¡Claro que presumimos! Porque así conseguimos el dinero barato. Es la única manera de obtener el dinero barato en este mundo. Decía Román en la presentación que yo adoptaba muchas veces, en la forma de comportarse en determinados ámbitos, los roles de los hombres, porque si no, no había sitio para las mujeres. Pues conseguir una financiación en buenas condiciones solamente se logra en este mundo si eres triple A.

Así que estoy segura de que tenemos la triple A porque nos la merecemos, sin tener que decir que los que califican siempre aciertan o no. Pero como para obtener financiación te tienen que calificar, y el que no está calificado no lo obtiene, nuestra manera de trasladar el dinero a quien lo necesita es precisamente manteniendo y teniendo mucho cuidado en no perder esa calificación.



Deberían conocernos mejor

Otro comentario que haces es sobre el tema de la comunicación el BEI. Estoy totalmente de acuerdo. No es mi responsabilidad en el banco. Pero, ¡vaya, si lo hubiera sido a lo mejor todavía sería peor! (Risas) Lo podría yo incluso empeorar.

Pero es verdad que es una pena que no sea más conocido, porque necesitamos del apoyo de aquellos que son nuestros dueños, que son los ciudadanos europeos. Por lo tanto, deberían de conocernos mejor para saber lo que estamos haciendo.

¿Qué hacemos en periodo de expansión económica? Mantener un perfil bajo. ¿Y en recesión? Incrementamos incluso el capital para tener aún mayor capacidad para actuar en momentos de crisis económica.

Cómo nos financiamos

Por último, y en esto me voy a parar un poquito más, cómo nos financiamos.

Cuando se constituye el banco se crea con un capital en el que solamente participan los Estados miembros. Cada uno con un determinado porcentaje. España, concretamente, con algo más del 9%. Italia, Francia, Reino Unido y Alemania con el 16%.

Nosotros somos el quinto accionista del banco. Cuatro grandes, que son esos cuatro países que he citado, porque ellos pusieron más dinero. Y no hay la más mínima discusión. El quinto mayor socio es España y después, a mucha distancia, otros países europeos. Esa es la composición del capital.

A partir de ahí, de esa primera aportación de capital, parte del cual está desembolsado y parte está sin desembolsar, nos financiamos en los mercados. Exactamente igual que cualquier institución, pública o privada, que acude al mercado a obtener financiación, a través de la emisión de bonos, colocándolos en sucesivas emisiones en los mercados, etc. Y de ninguna otra manera.

Por eso es la importancia de la triple A. Porque los mercados te dan esa financiación y te la cobran según la calificación que tienes por parte de esas tres agencias existentes actualmente en el mundo. Creo que he contestado todas las preguntas.

La banca pública

Rafael: Muy buenas noches, Magdalena. Soy Rafael, vengo de Ciudad Real.

Me ha parecido muy interesante tu intervención y se agradece. En la línea que ha apuntado el compañero que ha preguntado antes, sobre que este Banco Europeo de Inversión es un gran desconocido.

Me han alucinado esas cantidades tan grandes de dinero que has dicho. No quiero hacer un resumen de tu intervención, esas tres “b” de las que has hablado, como dicen en mi pueblo, el “bueno, bonito, barato”. Quiero destacar la defensa que has hecho de la banca pública.

Aunque has venido fundamentalmente para explicar qué es el BEI, y lo has hecho muy bien, una especie de ínsula de Barataria, con la que está cayendo me gustaría, con todo el cariño del mundo, tirar de otra parte de tu biografía. De tu experiencia como inspectora de Hacienda primero, luego como consejera de Hacienda en la Junta de Andalucía, como ministra de Fomento, como eurodiputada… para que nos des una explicación sobre lo que está ocurriendo. Me interesa muchísimo.

Para ponértelo fácil/difícil, para que no des una explicación genérica de la crisis, quiero referirme a esa defensa que has hecho de la banca pública. Porque el gran padecimiento que tenemos los españoles y los castellano–manchegos en particular, día a día, hora a hora, minuto a minuto, es que se ha optado por la banca y no por los ciudadanos.

Ayer conocíamos la noticia de esos treinta y tantos mil millones que se van a repartir entre Bankia, Caixa Catalunya y Nova Caixa Galicia. Quiero saber si después de esa opción que se ha tomado en favor de la banca, a costa de destruir el modelo que nos habíamos dado, si no había otra fórmula para solucionar el problema.

La política nacional

Magdalena: Necesitaríamos otra ponencia. Primero, y lo he comentado con algunas personas con las que hablado antes de entrar aquí, vengo a la Escuela de Ciudadanos como vicepresidenta del BEI. Porque si no, no podría venir de ninguna manera.

El BEI, y todas las instituciones europeas, establecen unas limitaciones en nuestras presentaciones públicas porque, en definitiva, estamos o somos una institución europea y representamos, por lo tanto, la política europea.

No puedo hablar de política nacional. No voy a hablar de política nacional, lo siento. Todos sabéis lo que yo pienso y no haría ni siquiera falta que lo dijera de una manera expresa. Pero, francamente, es que no puedo entrar en un análisis de la política nacional, porque no lo permiten las normas de actuación del banco. En esos términos sabía Román que venía y en esos términos he tratado de hablar. Sé que hubierais preferido que hablara de otra cosa, pero entonces no hubiera podido venir.

Pero, claro que defiendo lo que significa el BEI. Lo defiendo, y aunque parece que es una invención lo que he venido a contar, algo que no existe, como dicen en mi tierra, “lo que es, es”. Y eso es lo que es el BEI.

Distinto es que no se conozca, pero está llevando una función que yo la defendería hasta sus últimas consecuencias. Una función anticíclica, una función de reasignación de los recursos, una función de tratar de equilibrar y de mantener sectores importantes de la economía que difícilmente el mercado mantendría.

Creo que con esta explicación queda claro la función que tiene y lo que está defendiendo. E insisto: de verdad que lo siento, pero no voy a meterme en nada que sea la política nacional, por mucho que cuando cierre las puertas de mi casa tenga la misma opinión que he tenido siempre.

Impagos en el BEI

Pregunta: Un par de preguntillas muy sencillas. La primera es: ¿en alguna ocasión el BEI ha tenido algún impago? Y, en el caso de que haya tenido algún impago o tenga algún impago, ¿cómo reacciona?

Magdalena: Sí lo tiene, lo tiene muy bajo. Estaba buscando por aquí, porque tenía ese dato. Es impresionante, porque realmente casi no tiene impagos, porque lo que siempre tiene son garantías.

Cuando alguien no cumple, pues se cobra con las garantías: la garantía soberana (la de los países), la garantía bancaria, la garantía con cédula… Garantías de cualquier tipo.

Aquí tengo el dato. Nunca pensé que me preguntaríais esto. Le había dicho a Román que iba a hacer una intervención diferente, porque pensaba que los datos os aburrían, por lo que he evitado darlos. La calidad de cartera de operaciones con un ratio de impagados es muy baja: el 0,1% a finales de 2011. El 0,1%. Es muy baja.


Una mujer en la cumbre

Mercedes Cantalejo: Me alegro de ver a una mujer en las altas cumbres de las finanzas. Me gustaría comentar dos cosas. Una de ellas es que no resulta extraño que no se diga nada del BEI, dada la agresividad que tiene el neoliberalismo en todas sus instituciones.

En el que incluyo a todas las demás, que prácticamente solo van buscando el beneficio propio, en vez del beneficio público. Esto es un movimiento que data de los años 70 y no me extraña en absoluto su agresividad.

Otro punto que me gustaría aclarar, y no sé si tengo la cifra exacta, es que la Reserva Federal de los Estados Unidos tiene el mandato es controlar la inflación, como el Banco Central Europeo (BCE). Pero a diferencia del BCE, la Reserva Federal tiene el mandato de un 19% del producto interior bruto estadounidense anual para fomentar el crecimiento, lo cual es impresionante.

La pregunta es: ¿cómo es posible que nosotros creáramos un banco europeo con una pata coja. Tan coja que es imposible que haga el trabajo de la Reserva Federal, a no ser que se reformen las instituciones.

Distintos perfiles BCE y BEI

Magdalena: La explicación es fácil. Cada uno tiene las instituciones que ha creado, las que hemos votado y las que hemos defendido. Por ello, es muy difícil comparar de esa manera las instituciones norteamericanas con las nuestras. 

O sea ¿por qué el BCE no tiene las mismas características que la Reserva Federal? Porque se creó con esa finalidad y su única responsabilidad es la política monetaria. Y si no estamos de acuerdo con eso, tendremos que proponer modificarlo. No tiene ninguna otra justificación, por lo menos yo no la podría dar.

No sé cuál fue el motivo de que el BCE y el BEI se crearan con distintos perfiles dentro de Europa. Unos perfiles totalmente diferentes al de las instituciones americanas. Por cierto, el BEI es la primera institución europea, se creó antes que el resto de las instituciones europeas.

No podría decir por qué se han creado en Estados Unidos unas instituciones y otras distintas en Europa. En todo caso, son las instituciones que hemos ido creando unos y otros, con nuestra particular historia a las espaldas y con las posibilidades y la capacidad que cada uno tenemos, los Estados Unidos o el proyecto político que se está generando en Europa.

La historia de uno y otro es totalmente distinta y, por lo tanto, las posibilidades de las instituciones también lo son. Pero esta es una opinión absolutamente particular. No tengo ningún tipo de justificación con fundamento para explicarlo.

Magdalena habla con los periodístas

Brillante trayectoria

Diego Carrión: Mi pregunta me parece que está abortada con su anterior respuesta. Pero, bueno, hoy conocemos todos mucho más el BEI gracias a la brillante presentación que nos ha hecho. Antes de hacerle mi pregunta, y a ver si soy capaz de enfocarla de forma que se comprometa a algo con lo local, quería felicitarla por su brillante trayectoria profesional y política.

Es evidente que al formarse un banco europeo, los accionistas colocan a sus personas de confianza en el banco. Es decir, los Estados accionistas colocan a las personas que tienen más próximas. Es decir, al banco se llega por tanto a través de la política.

Yo quería hacer un poco más político este acto, sin ideología. En España sabe sobradamente que lo estamos pasando francamente mal. Conoce las dificultades que hay de paro. Estamos rozando los seis millones de parados. Todos los meses o todas las semanas hay noticias sobre ERE (Expedientes de Regulación de Empleo). Hay problemas graves en la sociedad española. Y cuando se le pregunta a los españoles cuales son los tres problemas más graves que tienen, enumeran de forma clara: uno, la economía, ó sea la situación económica, la crisis económica; dos, el paro; y tres, los políticos. 

Me parece que es muy contundente la respuesta: los políticos, ó sea ustedes, son un problema para la sociedad española. Sin que se quiera comprometer con la política local, en este caso española, me gustaría saber si realmente los políticos tienen alguna responsabilidad de que los españoles pensemos así. Seguramente por las actuaciones que tenemos, por cómo nos comportamos, por cómo vivimos, por la imagen que trasladamos, etcétera. ¿Nos puede decir algo sobre esto?, porque es la tercera preocupación de los españoles, según las encuestas. Muchas Gracias.

Sin políticos, la dictadura

Magdalena: Voy a respirar dos veces antes de contestarle (sonrisas del público). Aquí sí le puedo contestar algunas cosas. Cuando no hay políticos, lo que hay es una dictadura. No, no, lo digo para que lo tenga en cuenta. 

Entonces, aquellos que odian a los políticos, sin darse cuenta, lo que están reivindicando es que no haya políticos. Y cuando no hay políticos, lo que hay es una dictadura. Eso es lo que queda. Lo decía Franco a un ministro: “usted, haga como yo, no se meta en política”. Por lo cual, yo, que fíjese no me considero política (lo digo en broma) lo que sí es verdad, es que cuando nací, a mi madre no le dijeron “aquí ha nacido una política”.

Todos los que estamos aquí podemos haber trabajado una vez en un sitio, otra vez en otro. Tenemos nuestras propias ideas. Si queremos, servimos a esas ideas, o no. Y eso es una clave importante para saber que realmente, si la sociedad española piensa que el problema son los políticos, la sociedad española tiene un problema.

Tiene un problema porque no nos estamos dando cuenta de que tenemos que trabajar para que esa sensación se derive realmente hacia cual debe de ser el problema.

El político no quita trabajo

El político no le quita el puesto de trabajo a nadie. El político no está usurpando nada. El político tiene que estar representando a alguien, en cada caso, en el puesto que le corresponda. Yo le diría que todos los que estamos hoy aquí y en España y en el mundo, deberíamos estar abiertos a trabajar un tiempo en la política. Porque la política no es como el sacerdocio, que te meten y no sales. Aunque bueno, ahora te pueden dejar salir.

El político lo es durante el tiempo que está trabajando en política. Pero cuando deja la política, y ya no tienen por qué estar sirviendo de esa manera, puede estar sirviendo de otra. 

¿Por qué les digo esto? Porque a ustedes les podrá parecer extraño que yo haya dicho que no puedo meterme en temas de política nacional. Ni nacional, ni internacional. Porque para estar donde estoy, por cierto, nombrada por España solamente estoy yo. El resto de los españoles que trabajan en el BEI no han sido nombrados por España. Han hecho unos exámenes, como las 2.000 personas que trabajan en el banco.

En el Consejo de Dirección del BEI están las personas que representan a sus países o a grupos de países, a los 27. El resto no están en nombre de sus países. Aunque, para que ustedes lo sepan, según los estatutos del banco, tiene que haber un equilibrio entre los países de acuerdo con el capital que esos países han puesto en la estructura del banco.

Orgullosa de haber estado en política

Me ha parecido entender en su pregunta ver una especie de lamento negativo por ese lastre que tenemos encima, porque alguno de nosotros se dedica a la política.

Yo ahora no estoy en política. Pero le voy a decir una cosa: me siento orgullosa de haber estado. No he sacado más de la política que el gusto de poder hacer cosas por los ciudadanos. De poder prestar mis conocimientos y mi voz a mucha gente que, de otra manera, no hubiera podido estar allí representada, para defender lo que yo creía que el que me votaba quería que yo defendiera. 

Y me siento absolutamente orgullosa de haber trabajado en la política y no me importaría volver, porque creo que es una obligación que tenemos los ciudadanos. Y creo que esta Escuela de Ciudadanos es el foro más adecuado para reivindicarlo. 

Todos los que estamos aquí deberíamos estar abiertos en un momento determinado a pasar muchas veces por el suplicio que es la política. Mucho más duro de lo que piensan los que no han pasado nunca por la política. Yo haría algo como con la mili: ¡que pasen, hombre y que aguanten el tirón! (Sonrisas del público). 

¡Lo que vale un peine!

Porque muchas veces, al que está allí, en política, luchando por sus ciudadanos, luchando por sus derechos, luchando por lo que cree que tiene que conseguir, por el respeto que tiene que tener, por el sitio que tiene que dársele, muchas veces no se le entiende. Podría contarles miles de anécdotas. Por eso ahora, cuando veo a otras personas sufriendo en la política, digo ¡anda, para que se enteren de lo que vale un peine!

El otro día pude ver en la televisión alguien que criticaba a Cajasur. Alguien que estoy segura, segura, que me criticó a muerte porque yo quise poner a los responsables de Cajasur en el sitio que les correspondía, exclusivamente. 

Entonces, no me puedo sentir culpable de haber participado en la política. Me siento orgullosa y me siento en deuda con los ciudadanos que me permitieron hacer todo eso. Pero cuando no estoy, no me puedo inventar que estoy. Por ello, no he querido vulnerar ninguna norma que voluntariamente acepté cuando mi Gobierno me dijo que fuera al BEI a defender los intereses de los españoles, de todos y cada uno de los españoles. Por cierto, también de los portugueses. 

Y con la misma lealtad que he defendido los intereses de los votantes cuando he estado en un puesto político, defiendo lo que a mí me han dicho que tengo que hacer cuando no estoy en un puesto político, como es en el banco. Espero que me entendáis. Si no, lo siento mucho.

Entidad pública

Jesús Guerrero: Soy Jesús Guerrero, de Ciudad Real. Permítame señora Álvarez que vuelva a algo de lo que ya se ha hablado antes. Según he entendido, parece ser que el BEI es una entidad pública que no maneja dinero público. Confírmemelo, porque a mí me suena raro.

En segundo lugar, que se financia u obtiene sus fondos en los mercados. Vale. Eso, si lo entiendo bien, implica que el inversor que no está interesado en poner su dinero en un proyecto concreto, porque le parece que no va a obtener suficiente beneficio, si está interesado en prestar su dinero al BEI, para utilizarlo como intermediario para que al final el dinero vaya a ese proyecto concreto. ¿Lo he entendido bien?

El dueño es el ciudadano

Magdalena: No, yo le explico. Bueno, efectivamente el BEI es una entidad pública porque sus dueños son públicos. Los propietarios son los Estados, eso significa que los propietarios son los ciudadanos. Los dueños del banco son los ciudadanos europeos, todos y cada uno. Y cada uno con una participación distinta.

Ese fue el primer dinero que tuvo el banco. Los primeros recursos financieros que pusieron en el capital desembolsado los Estados miembros, en nombre de los ciudadanos. Ese si fue dinero público o es dinero público.

Ese dinero le permitió al banco empezar a actuar en los mercados y lo que hace el BEI es conseguir financiación de los mercados para trasladarla a proyectos de inversión.

Ahora dice: hay proyectos de inversión que no son rentables, pero terminan siéndolo. Pero es que la rentabilidad no siempre es económica, hay rentabilidades sociales. Por ejemplo, la investigación, o las energías renovables. Hasta que las eólicas no den rentabilidad a las compañías privadas, nadie invertirá en las eólicas porque tienen que ir desarrollándose.

Un grupo de asistentes charla con Magdalena Álvarez

Un riesgo compensado

Es una rentabilidad que a lo mejor termina siendo una rentabilidad económica. Pero primero es una rentabilidad medioambiental, porque lo que se quiere es utilizar otras fuentes de energía y no sabemos cómo utilizarla. Por tanto alguien tendrá que investigar.

Son proyectos que pueden terminar siendo rentables, pero que a priori no tienen esa rentabilidad. Y hay quien se arriesga a financiarlos, porque ese riesgo va a estar más que compensado con el resultado social, económico, medioambiental o el que sea en cada caso.

Entonces ¿por qué si se le da una financiación en mejores condiciones el proyecto lo puede desarrollar la iniciativa privada? Porque sabemos que podemos devolver esa financiación en 50 años, mientras que en el mercado lo tendría que devolver en cinco. ¿Se puede devolver un crédito en 50 años? Pues mejor que si es a cinco años y el tipo de interés es el 1%. ¿Se puede devolver un préstamo a cinco años y al 16%? No. Por ello hay un mayor abanico de proyectos que se pueden llevar a cabo si los financia el BEI que si no los financia.

Préstamos a 50 años

¿Y el BEI por qué puede prestar a 50 años? Pues porque consigue el dinero a 50 años. ¿Y por qué lo consigue? Porque tiene la triple A. Porque en los mercados hay quien da dinero a 50 años cuando se fía de ti, y no te da ni a cinco días si no se fía.

Eso es lo que significa el rating (calificación). El rating significa que hay alguien que evalúa, con mayor o menor fortuna, que no voy a entrar en eso, entre otras cosas porque evalúan a mi banco, evalúa y dice: este señor es más que fiable.

¿Ustedes saben cuál es el tipo de interés al que se están financiando muchos bancos alemanes ahora? A menos. O sea, que los bancos alemanes reciben dinero por coger dinero. Tienen un tipo de interés negativo. Así son los mercados: hay quien quiere poner dinero en un sitio, y está dispuesto a pagar dinero porque le guarden su propio dinero. Mientras que otros, para obtener dinero, tienen que pagar unos tipos de interés muy altos.

Esa es la diferencia del nivel de solvencia y del funcionamiento de los mercados. Y ustedes me preguntarán: ¿por qué funcionan así los mercados?

Porque les da la gana

Me van a perdonar lo que voy a contestar: pues porque les da la gana, porque es dinero de cada uno, y la gente hace con su dinero lo que quiere.

Ese es el funcionamiento del mercado. Por eso les decía que lo que hacen las instituciones financieras es corregir ese funcionamiento, haciéndolo más lógico y completando aquello donde los mercados no llegan, porque como no les es rentable, no llegan.

Es entonces cuando las instituciones financieras como el BEI dicen: no hay problema, yo voy a llegar; voy a hacer, por ejemplo, una red de infraestructuras de transporte que no harían los mercados nunca. ¿Por qué? ¿Saben por qué? Porque muchas veces no se monta nadie en el tren. Y se reciben criticas porque dicen ¡anda, han hecho un tren para que no se monte nadie!

Pero no es así. No. Se ha hecho un tren para darle oportunidades a ese territorio y que haya gente que se puedan montar. Y a lo mejor se tardan 15, 20, 25 años. Eso no lo haría el sector privado, pero si lo hace el sector público ¿Por qué? Porque tiene que dar oportunidades a todo el territorio, porque es su territorio, es su gente y no cuenta si se montan 10 personas o si se montan 15. Porque quieren, por ejemplo, que en los próximos 20 años la gente no se vaya de ese territorio. O al revés, que se localicen nuevas personas o acudan nuevas industrias a ese territorio.

Cambia la manera de vivir

Yo he sido ministra de Transportes y por eso lo digo con tanta vehemencia. No se hace una inversión de ese tipo pensando solamente en los que viven en ese momento en ese territorio. Se está pensando en todo el mundo y también en por qué no hay gente en ese territorio. Porque a lo mejor lo que hay que hacer es dar la oportunidad para que acuda gente allí y esa oportunidad necesita muchos años.

Porque tienen que cambiar hasta la cultura, tiene que cambiar la manera de vivir, tiene que cambiar los sectores que están invirtiendo, tienen que generar nuevas oportunidades de empleo… Y eso necesita muchos años, y el inversor privado no quiere un proyecto a muchos años.

Por ejemplo, si a mí, inversor privado, me dicen que voy a recuperar mi inversión dentro de 100 años, digo no me interesa para nada. Pero como inversor público digo sí, porque a mi territorio, a mi ciudad, depende de cuál sea mi responsabilidad, le interesa que yo tome esta decisión. Y dentro de 50 años seguramente pues habrá ahí un bosque, por ejemplo.

Pero con el criterio de lo privado, nadie planta en su jardín algo que vaya a crecer dentro de 100 años. Pero si lo plantarán si se trata de su país o de su región. Esa es la diferencia de visión que tiene lo público de lo privado. Y es que no son incompatibles. Eso lo intenté decir al principio, pero seguramente no lo expliqué bien.

Lo privado y lo público no es incompatible. Es todo lo contrario. Es complementario. Lo que pasa es que tienen que saber convivir y buscarse los nichos de actividad uno y otro. El público siempre buscando el bienestar general y el privado, encajándose en eso.

Ese es el equilibrio que tiene que tener la sociedad desde mi punto de vista. En resumen, ni hay que demonizar lo público, como hacen algunos, ni hay que demonizar lo privado, como pueden hacer otros. La clave es la convivencia y la complementariedad de ambos. Esa es mi opinión en este tema.

Inversión en renovables

Sergio Torres: Mi pregunta es quizás un poco reincidente sobre la que ha hecho antes el señor Sánchez Mateos. Hoy se ha tenido conocimiento del anuncio del cierre de la central nuclear de Garoña (Burgos). Vivimos en un territorio que está harto de sol. ¿Se tiene conocimiento de alguna posible inversión para reforzar las energías renovables, en contraste con el cierre de esta central nuclear?

Magdalena: No, desde el BEI, francamente no hay prevista esa inversión especial.

Castilla-La Mancha

Ciudadano: Buenas noches. Una pregunta muy concreta que a lo mejor en el transcurso de la charla ya se ha comentado. Pero es que yo ando mal del oído. ¿Todos los Estados miembros y las regiones de los Estados miembros acuden a la financiación del BEI en las mismas condiciones? Más concreto: ¿Castilla-La Mancha accede a un préstamo en las mismas condiciones que un land alemán (Estado federado) o tiene otro tipo de interés más bajo?

Magdalena: Normalmente, todos los territorios acceden en las mismas condiciones, pero siempre los préstamos están unidos al riesgo. Ahora mismo, lo que se llama el riesgo soberano de España es el mismo que el del resto de los países de Europa, incluida Alemania.

Román: Para terminar, quiero hacerle una pregunta práctica, porque igual alguien de aquí tiene algún proyecto interesante en su cabeza y necesita financiación. ¿Dónde está físicamente el BEI si un particular quiere pedir un préstamo?

Magdalena: Tenemos una página web que es fácil de localizar. Y una oficina en Madrid. En el edificio del VIPS de la calle Velázquez, para ser más exactos. (1)

Román: Muchas gracias.

Transcripción de José Antonio Romero Gómez-Pastrana

Notas

(1) Varios bancos privados españoles acogen también peticiones de préstamos del BEI.

Enlaces

La conferencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario