lunes, 25 de junio de 2012

Temas a debate: La calidad de la democracia

No somos dígitos, somos ciudadanos

Tras la muerte de Franco, fuimos ciudadanos de pleno derecho. Hasta ahora. Hasta el momento en el que las leyes del mercado se han impuesto a las leyes de la política

Todorov denuncia que los Estados están desmantelando “todas las legislaciones que protegen a los trabajadores para darles lo que se les antoja a los reyes de la economía”

Las principales instituciones del país sufren un deterioro insoportable. El 62% de los ciudadanos creen que éstas no están a la altura. Peor juzgan a los políticos: el 79% no da la talla

Tzvetan Todorov
(F
otografía de Daniel Mordzinski publicada en El País)

Román Orozco (*)

No soy un número en el balance de una empresa. Siempre ubicado en la columna del debe. No quiero ser una anotación contable. Una cifra en la lista del INEM. Un dígito impersonal y sin rostro. No trabajo para una macroempresa llamada Marca España. Soy mucho más que todo eso: soy un ciudadano libre de un Estado soberano llamado España. Y quiero que me traten como a tal.