jueves, 7 de agosto de 2014

La calidad de la democracia

Pucherazo electoral

Si las encuestas le indican a Cospedal que se llevará un batacazo electoral en mayo de 2015, volverá a modificar la Ley Electoral. Ella, que es así.

Estamos ante un atentado a las reglas del juego democrático propio de trileros y carteristas sobresueldados, dispuestos a permanecer en el poder a cualquier precio

--0--

Publicamos un nuevo artículo sobre la reforma electoral aprobada en Castilla-La Mancha, a la medida del PP. Ya hemos publicado artículos de Miguel Ramirez (IU), Beatriz Labían (PSOE) y Pedro María Castellanos (UPyD). Hoy firma su opinión Julián Nieva, Portavoz Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Manzanares (Ciudad Real), sede de la Escuela de Ciudadanos.

--0--

(*) Por Julián Nieva

La reforma de la Ley Electoral de Castilla-La Mancha (CLM) no es una cuestión de ahorro del gasto público. Tampoco es una cuestión de garantizar una mejor distribución territorial del número de diputados en cada una de las provincias. Menos aún, pretende garantizar, como dice el PP, una mayor representación democrática. Ni mucho menos. Es bastante más simple: se trata de un pucherazo electoral de Cospedal, para perpetuarse en el poder.

Si establecemos una comparación entre el número de diputados de cualquier comunidad autónoma, con los 33 que el PP ha decidido que nos representen a los castellano-manchegos, veremos que estamos ante un dato difícil de explicar desde cualquier punto de vista.

Qué pasa en otras Comunidades

Extremadura, con dos provincias, 1.100.000 habitantes, y gobernada por el PP, tiene 65 diputados; Cantabria, comunidad uniprovincial, gobernada por el PP, con menos de 600.000 habitantes, cuenta con 39 diputados en la Asamblea; Murcia, también uniprovincial, gobernada por el PP, tiene 45 diputados con menos de 500.000 habitantes, y Aragón, con 1.300.000 habitantes y tres provincias, está representado por 67 diputados. Sin embargo, Castilla-La Mancha, con más de 2.100.000 de habitantes, con cinco provincias y con 80.000 km2 de extensión, el PP quiere que esté representada por sólo 33 diputados.

¿Es esta una medida para ahorrarle dinero a los ciudadanos? En ningún caso. Los diputados de Castilla-La Mancha, son los únicos de toda España que no perciben sueldo por su dedicación a la política. Mejor dicho, los únicos diputados que no cobran un sueldo son los del PSOE. Los del PP, sí que se han apalancado un sueldo en otras administraciones. Todos. Absolutamente todos.

Atentado a la democracia

Por tanto, si no es una medida de ahorro, ni tampoco se justifica desde el punto de vista de la representación territorial, ¿qué es? Pues estamos ante un atentado a la democracia sin precedentes. Estamos ante una actuación diseñada con cientos de encuestas encima de la mesa que indican, absolutamente todas, que Cospedal, las próximas elecciones autonómicas, las pierde por goleada.

Sólo así podría entenderse que la propia Cospedal modificase esta misma Ley hace dos años. Eso si, incrementando el número de diputados desde los 49 actuales hasta 53. El argumento que esgrimió entonces, fue que para garantizar la democracia y la representación en Castilla-la Mancha 49 diputados eran pocos.

No hemos de olvidar que, para cambiar la Ley Electoral de Castilla-La Mancha, y rebajar el número de diputados hasta los 33 pretendidos, el Partido Popular ha tenido que modificar el Estatuto de Autonomía. La modificación era obligada, ya que el Estatuto no permitía una reducción del número de diputados como la que se ha hecho. Además, ha sido la primera vez en la historia de la democracia española que un Estatuto de Autonomía se modifica sin consenso, y con los únicos votos del partido del Gobierno. Sería tanto como modificar la Constitución Española, con los únicos votos de Mariano Rajoy. ¡Menudo escenario!

Trileros y carteristas

Estamos ante un pucherazo electoral, ante un atentado a las reglas del juego democrático propio de trileros y carteristas sobresueldados, dispuestos a permanecer en el poder a cualquier precio.

Sólo la convicción de que perderán las elecciones y Cospedal recibirá el rechazo absoluto de los hombres y mujeres de esta tierra, explica una actuación de este tipo. No obstante, la última palabra la tiene el pueblo. Y el pueblo, por muchas trampas que pretendan hacerle, por muchos chanchullos que diseñen, y por muchas falsedades que inventen, el pueblo hablará. Lo hará con las únicas armas que utilizamos los demócratas, con la palabra y las urnas. Cospedal perderá las próximas elecciones autonómicas.

Los ataques a la sanidad pública, los intentos de desmantelar la educación de calidad, los recortes en servicios sociales o la brutal agresión a la ley de dependencia entre otros muchos derechos esquilmados darán paso a una nueva etapa de regeneración política y recuperación de los derechos sustraídos. Esto se logrará cuando los ciudadanos de Castilla-La Mancha optemos por un gobierno socialista.

--0--

Julián Nieva es Portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Manzanares (Ciudad Real), sede de la Escuela de Ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario