jueves, 6 de diciembre de 2012

Temas a debate: ¿Son necesarios los políticos?

La política y los políticos en sus
horas mas bajas

Abrimos un nuevo debate sobre si los políticos
son o no ncesarios


E.C.
Solo hace falta echarle un vistazo a las encuestas para comprobar que algo no funciona: los españoles no confían ni en el presidente del Gobierno, ni en ninguno de sus ministros, ni en el líder de la oposición.
Los datos son contundentes: según la última encuesta publicada por El País, el pasado día 1 de diciembre, al 85% de los españoles les inspira poca o ninguna confianza el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Un rechazo que sube al 92% en el caso del líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba. Además, ningún miembro del Gobierno aprueba.
Los datos de esa encuesta son muy parecidos a los de otras empresas demoscópicas. Pero es que no hace falta ni siquiera estudiar los sondeos de opinión. Basta con sondear a quienes tenemos a nuestro alrededor. La conclusión que se obtiene es que la política, y los políticos, viven sus horas más bajas.
Ese hecho, sin embargo, entraña un peligro: que se obtenga la conclusión de que como no generan confianza, ni resuelven los problemas, mejor será prescindir de ellos. Sustituirlos por técnicos, como ha hecho Italia.
Son necesarios
Craso error. Los políticos, es decir, las personas que voluntariamente se ofrecen para servir a sus ciudadanos, y se someten a unas elecciones libres, son absolutamente necesarios. Sin ellos, no hay democracia. Más tajantemente, en acertada frase de Magdalena Álvarez, pronunciada en la conferencia del pasado 30 de noviembre dentro del V Curso de la Escuela de Ciudadanos, “sin políticos, solo queda la dictadura”.
Como éste es un tema que preocupa, o debe preocupar, a toda la ciudadanía, hemos abierto un nuevo debate sobre si los políticos son necesarios.
Abre esta reflexión una joven socióloga, Victoria Pozas Escabias. Adjuntamos dos artículos interesantes que abordan el tema, de dos periodistas, José María Izquierdo y Román Orozco, director de la Escuela de Ciudadanos. También un listado con los principales problemas que hay en España, según la última encuesta del CIS.
Como siempre, invitamos a todos nuestros seguidores y lectores de este blog a participar con sus artículos o comentarios en este debate. Animamos, como siempre, a los representantes de todos los partidos políticos con implantación en Manzanares, sede de la Escuela de Ciudadanos, organizaciones sindicales, empresariales y de todo tipo, a que contribuyan con sus puntos de vista al debate.
--0--

Más y mejor política

Que la política actual esté en horas bajas no es razón para dejarnos seducir por los cantos de sirena de discursos demagógicos que nos alejan de la política
Los derechos, el bienestar, el reparto justo de la riqueza son el resultado del esfuerzo de la sociedad y de políticos que mejoraron la vida de sus conciudadanos
El mayor castigo para quienes no se interesan
por la política es que serán gobernados
por personas que sí se interesan
Arnold J. Toynbee
Por Victoria Pozas Escabias (*)

No le falta razón a Toynbee cuando apunta que siempre habrá alguien interesado en gobernar y que el desinterés, desafección, despreocupación -o como se quiera llamar- de la ciudadanía es muy peligrosa para ella misma.
La única forma de mejorar la política es con más política, no con menos. Hay incluso quienes utilizan las palabras política o politizado para dar un cariz negativo, turbio, a cualquier actividad humana. A todos nos suenan expresiones del tipo “es una huelga política”, “el debate está politizado” y la peor de todas “habla como un político”. El lenguaje nunca es inocente.



A estas alturas de la historia pocos somos los que osamos creer en la política como una actividad, si no noble, sí necesaria. Cada día oímos, de forma insistente, que sobran políticos, que son una casta privilegiada, que no nos representan, que no se preocupan de las necesidades de los sufridos ciudadanos... No les falta razón a estas críticas.
Cantos de sirena
Muchos políticos miran para otro lado cuando los problemas se ensañan con el ciudadano medio, o no tienen sensibilidad ni reflejos suficientes para aminorar el desastre que se nos ha venido encima.
Que la política actual esté en horas bajas no es razón para dejarnos seducir por los cantos de sirena de discursos demagógicos que nos alejan de la política, ni permanecer instalados en la melancolía.
Hay quienes proponen soluciones aparentemente sencillas que, precisamente, lo que pretenden es debilitar la política para ponerla al servicio de otros intereses y evitar la participación de los ciudadanos.
Cospedal, demagogia ramplona
Un claro ejemplo de ello lo tenemos en nuestra región: la presidenta Dolores de Cospedal, utilizando la demagogia más ramplona, deja sin sueldo a los diputados a la vez que, coincidencias de la vida, abre la puerta a la compatibilidad de tareas. Dos pájaros cazados de un solo tiro.
Aleja a quien no tenga medios para dedicarse a la política y abre la posibilidad de tener diputados a sueldo de bancos, eléctricas, empresas gasísticas, lobbies diversos, etc., que podrían preocuparse y ocuparse más de defender los intereses particulares de quien les pagua que de los intereses generales.
Hay otros argumentos revestidos de pretendida asepsia que esconden intenciones muy sibilinas, son los que abogan porque los políticos sean sustituidos por técnicos, almas puras alejadas de las bajas pasiones de la política.
Hora de la buena política
Los que defienden este razonamiento, aparte de obviar un derecho consagrado en la Constitución Española, como es la igualdad en el acceso a los cargos públicos (art. 23.2), nos toman por ingenuos al hacernos creer que los tecnócratas carecen de ideología y no responden a sus propios intereses. En este país algo sabemos de tecnocracia y, por cierto, no nos fue nada bien.
Ahora que estamos sumidos en una grave crisis, provocada por un sistema financiero voraz y descontrolado, es la hora de la política, de la buena política. La política ha estado al servicio de la economía.
Los dogmas ultraliberales han impuesto su visión del mundo y están dinamitando los pilares de nuestros sistemas de bienestar. Los errores de un sistema económico que se ha mostrado ineficaz e injusto y que responde solamente a unos pocos, pero poderosos intereses, los está pagando la política con su descrédito.
De ahí que los políticos sean ahora más necesarios que nunca, políticos de verdad, que devuelvan la cordura a este sistema económico que nos conduce al desastre.
Podemos cambiar Gobiernos
La respuesta ciudadana no puede ser mirar para otro lado y dejar que nos arrebaten la política, porque el único patrimonio que tenemos es nuestro voto. No es cuestión baladí.
No podemos cambiar a la cúpula bancaria o a los directivos de las grandes empresas que toman decisiones que nos afectan en nuestra vida diaria, pero sí podemos cambiar gobiernos. No es poco.
Si algo nos ha enseñado la historia es que ésta no es lineal y no nos conduce, inexorablemente, hacia el progreso. La consecución de derechos, las cotas de bienestar, el reparto justo de la riqueza, no son fruto de la evolución natural de la humanidad, han sido el resultado del esfuerzo de una parte de la sociedad que no se resignó, de políticos que apostaron por mejorar la vida de sus conciudadanos.
No sigamos el cínico consejo de Franco: "haga usted como yo y no se meta en política". Hagamos política, más y mejor.
--0--

Artículos recomendados

A favor de los políticos. Y de que cambien

Por José María Izquierdo, El País
No parece necesario insistir en la existencia ambiental de ese huracán de desafección a la política —y a los políticos— que impregna, como una sustancia viscosa que todo lo cubre y ensucia, tanto sesudos artículos como despejadas charlas de café.
Leemos y oímos que la maldad intrínseca de cuanto personal se dedica al ejercicio de la representación política solo es comparable al nivel de su corrupción. Hablamos de las élites extractivas que dicen algunos intelectuales y esos chorizos que nos cuentan algunos taxistas. Que son los mismos: los políticos. ¿Pero lo son algunos? ¿Pocos, muchos, o quizá lo son todos? Todos, todos ellos sin excepción. Y por eso debe ser que el pueblo no los quiere. Así, al menos, lo dice hasta el CIS y algún que otro juez.
--0--

Sin políticos, la dictadura

Por Román Orozco, El País
Fue como un milagro. La llegada el 2 de diciembre de 1982 de un socialista a la presidencia del Gobierno de España era un hito histórico que no se producía desde la II República.
Era, al tiempo, una señal de normalidad democrática. Muerto el dictador, un Gobierno sustituía a otro después de unas elecciones libres.
Con Felipe González, España entró en un periodo cargado de ilusión por el futuro, a pesar de la crisis económica (sí, también entonces había crisis), del ruido de sables y de los crímenes de ETA.
--0--

Datos

Los 10 problemas principales problemas en España

El miércoles dia 5 de diciembre, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hacía público su barómetro de noviembre. Una de las preguntas que se le hacían a los ciudadanos entrevistados era que enumeraran los principales problemas que hay en España. El primero, para el 80,8% de la población, es el paro; el segundo los problemas de índoles económica (42,7%) y en tercer lugar, los políticos en general, los partidos y la política (30,2%).
Estos son los diez primeros.
Pregunta: ¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero? (Respuesta espontánea. La tabla refleja los porcentajes agregados de las respuestas a las tres preguntas).(Respuestas en porcentaje)
El paro 80.8 %
Los problemas de índole económica 42.7 %
Los políticos en general, los partidos y la política 30.2 %
La sanidad 11.4 %
La corrupción y el fraude 9.5 %
Los bancos 8.4 %
La educación 6.7 %
Los desahucios 6.3 %
Los recortes 5.5 %
La inmigración, 4.1 %

(*) Victoria Pozas Escabias es Licenciada en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Tiene el Diploma de Estudios Avanzados por la UCM. Ha trabajado como Coordinadora de Documentación en la Dirección General de Planificación y Estudios de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.



4 comentarios:

  1. No se, no hay una sola política. Yo por lo menos conozco dos, la buena y la mala e igual me pasa con los políticos. Interpreto que de lo que estamos en contra es de la mala política y de los malos políticos, al defender la política a secas parece que también se defienden sus malas practicas. Mi pregunta es, ¿porque la ciudadanía tiene esa mala opinión general de la política-políticos?. Yo tengo una respuesta, si no me garantizan la sanidad, la educación, la cultura, el trabajo y la vivienda (que son mis pilares básicos) detrayendo dinero necesario para esas áreas y gastandolo en otras menos prioritarias deberían dejarlo. Su fin debe ser facilitar la vida de los ciudadanos. Ejemplos como el gasto de medio millón de euros en la creación de una pagina web del congreso cuando cualquiera se puede abrir una por dos duros demuestra el desconocimiento de la realidad económica en el siglo XXI. Para colmo la pagina fue hackeada a los pocos minutos. Quien-es decidió-eron el pago de medio millón por algo que vale muchísimo menos debería-n estar en la calle. Del consentimiento de los apaleamientos masivos por parte de la policía hay responsables y tendrían que ser expulsados de la política y, y , y, y,.....tantas y tantas otras cosas. En fin, que el conferenciante no soy y.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Victoria, ahora más que nunca nos debe interesar la política, porque es la gente la que tiene que darse cuenta, que los políticos que elegimos tienen en sus manos la calidad de vida de toda la sociedad y la individual de cada ciudadano. Cuantas veces he escuchado, " a mi la política no me interesa", yo debatía este comentario,¡¡ ¡¡como que no te interesa la política,¡¡, los políticos que elegimos nos marcan y dirigen nuestra calidad de vida, hay que hacer política desde todos los ámbitos y sectores. Los políticos que queremos los ciudadanos, deben poseer además de Conocimientos y Formación, cualidades humanas, honestidad, solidaridad, vocación de servicio público,humildad, saber escuchar, saber empatizar, y lo más importante estar cercano a los ciudadanos en los problemas del día a día, ¡Como no van a ser el primer problema que preocupa a los Españoles¡, si cuando les oyes hablar, parece que están en otra dimensión y no en la real que preocupa a los ciudadanos, quizás estamos asistiendo a la consolidación de nuestra Democracia definitiva y Participativa, es hora de que los políticos reflexionen y reformulen sus planteamientos, en todo esto la ciudadanía tiene que ser consciente de que tiene toda la responsabilidad, desde los principios de la Justicia Social, Los Derechos Humanos, el Criterio Propio, y el Libre Pensamiento. Los movimientos ciudadanos y sus protestas son imprescindibles para poder logralo.

    Toñi Real

    ResponderEliminar
  3. He leido el artículo de Victoria, el de Romám y el de Izquierdo. Me parecen bastante acertados los tres. Yo añadiría más cosas, como seguramente ellos también: no se puede exponer todo el pensamiento de una persona en un sólo artículo. Ahora leo también los comentarios; por cierto: me parecen pocos para el tema en cusstión. Yo también quiero decir algo.
    Son muchas las personas que usan una lógica como la del primer comentario. Habría que partir de la misma base para tener posibilidad de coincidir en las deducciones posteriores. Si alguien parte de la base de que la política es lo que hacen los políticos, no podrá aplicar la misma cadena de razonamientos que quien parta de la idea de que la política es el arte de organizarse una comunidad de personas. Yo parto de este segundo planteamiento y, claro, la lógica que se utilice en otros planteamientos podrá ser coherente con su base, pero sería muy difícil que coincidiera con la mía. Si un médico se equivoca y, como consecuencia, muere una persona, no sería lógico dejar de creer en la medicina, ni en la profesión, ni en los médicos. Si mi coche no funciona, no sería lógico ponerse en contra de los coches, ni de la tecnología de automoción, ni de la gasolina. Sería lógico arreglar la avería para que el coche vuelva a funcionar. Si el mecánico no acierta a reparar mi avería no descalificaré a la profesión, si acaso, buscaré otro mecanico que me de la solución. Si hay políticos que no cumplen bien su función, no habrá que descalificar a la política, ni a todos los políticos; habrá que sustituir a los malos y poner a otros mejores y no descalificar a los que estan cumpliendo.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que hay muchos politicos defensores de los politicos... pero bueno, es natural. ¿Los politicos son necesarios o no son necesarios...¿Por que no nos planteamos si este sistema politico, con sus leyes, funciona o no funciona? ¿Si el estado esta dotado de los instrumentos para que funcione y para controlar adecuadamente a los gobernantes de turno? ¿Por que no nos planteamos si las leyes QUE HAN HECHO LOS POLITICOS son justas y beneficiosas para la Sociedad o buscan principalmente, en algunos casos de forma grave, el impedir a los ciudadanos influir en la toma de decisiones sobre asuntos importantes que directamente le afectan? Estoy hablando del empleo, de la sanidad, de la educacion, de los deshaucios, de la justicia, de las pensiones, de los impuestos...
    ¿Por que tantos politicos honrados, que encuentran ustedes, no cambian las leyes? Leyes tan descaradas y vergonzantes como la Ley Electoral o como la que permite a un ministro dar indultos a su libre discreccion o la que no obliga a devolver lo afanado a la hacienda publica etc, etc...Todos ustedes sabran de algunas de estas leyes que deberian existir desde hace tiempo

    Llevamos casi cuarenta años de supuesta democracia y los politicos; Esos Politicos que tanto defendeis no han sido capaces de hacerlo, o mas bien, segun entiendo yo, en algunos asuntos han hecho un Pacto de Caballe...¡nooo! de Bucaneros, que les privilegia a ellos por encima del resto de los Ciudadanos. Ya que sus "señorias" hacen leyes que para todos son de obligado cumplimiento excepto para ellos.
    Quiero dejar claro que, para mi, las Corporaciones Locales de las poblaciones pequeñas, no entran en este saco debido a la cercania con sus vecinos.
    Nos deberiamos plantear seriamente el cambio de este sistema politico, donde la democracia de verdad sea parcitipativa y no representativa.
    Lo siento por algunos de ustedes que son tan ingenuos en pensar, que a los cuatro años con nuestro voto,¡QUE ES UN CHEQUE EN BLANCO!, podemos cambiar las cosas.
    Si antes no cambiamos el sistema dentro de los propios partidos politicos, que todos sabemos que es piramidal; si no cambiamos el sistema de la eleccion y control de nuestros gobernantes, todo nos ira fatal.
    Y sin haberlo pensado... me ha salido un pareado.

    Incomodo PICK

    ResponderEliminar