viernes, 21 de diciembre de 2012

Debate: La calidad de la democracia

Nueva ofensiva del Golpe
de Estado financiero

Dicen que, con las ayudas, la banca se dimensiona adecuadamente para ser rentable y recuperar lo antes posible las ayudas públicas, pero es una gran mentira
Al final, habrá tres o cuatro entidades financieras, muy grandes. saneadas con dinero público y con la llave del crédito: un poder tan grande que pone en riesgo a la democracia
Adiós al credo liberal, de la libre competencia y de la libertad de mercado, si al final montamos un monopolio privado de la Banca, y un monopolio público de la basura financiera e inmobiliaria

Por Miguel Ramírez Muñoz (*)
La Unión Europea (UE) ha materializado recientemente un nuevo zarpazo de este Golpe de Estado financiero. La decisión de insuflar liquidez a los “bancos nacionalizados” a cambio de su exterminio, es un paso más en la configuración de un monopolio privado de la banca, que ya tiene secuestrados al poder político de la UE y de casi todos los gobiernos europeos.



Estamos hablando de que esa inyección de dinero, de casi 70.000 millones de € en total, se utilizará para convertir a los bancos nacionalizados en basureros de activos tóxicos inmobiliarios, a cambio de una sangría de empleos, oficinas y salida de carteras industriales.
Una gran mentira
La justificación que dan es que así la banca se dimensiona adecuadamente para ser rentable en un futuro cercano, y así recuperar lo antes posible las ayudas públicas, pero es una gran mentira.
El cierre de oficinas, solo en BANKIA mas de 1.100, supondrá la desaparición de un competidor de la gran banca privada en miles de pueblos y ciudades, por lo que la mayoría de clientes (familias, empresas y administraciones) tendrán que acudir a lo que queda, básicamente Santander, BBVA y Caixabank, de tal forma que irán extendiendo su dominio y su monopolio.
La venta de las participaciones industriales de esta “banca nacionalizada” supondrá que el Estado malvenderá estas posiciones en un momento de mercado bajo, y perderá la oportunidad para usar esta presencia e influencia en sectores industriales, para evitar procesos de deslocalización industrial o para favorecer nuevos procesos de inversión y desarrollo en nuestro país, retrasando el cambio de modelo productivo y la salida de la crisis.
Lacayos del poder financiero
Como podemos comprobar, y a pesar de las declaraciones de Jose Ignacio Goirigolzarri (presidente de Bankia), Joaquín Almunia (Vicepresidente de la UE y comisario de Competencia) y otros lacayos del poder financiero del PPSOE, se le quitan a la “banca nacionalizada” todas las herramientas para captar clientes, ahorro, y favorecer inversiones que generen dividendos, para así devolver ayudas públicas, crear empleo y hacer un contrapeso político y financiero a la banca privada, favoreciendo la competencia y unas mejores condiciones para clientes y usuarios, además de tratar de solucionar el problema de los desahucios, stock inmobiliario, parque de viviendas en alquiler social, etc…
El resultado, a corto o medio plazo, será el de pocas entidades financieras, tres o cuatro a lo sumo, muy grandes y con alto riesgo sistémico ( a las que habrá que volver a salvar en futuras crisis cíclicas del capitalismo), que se han saneado a costa del dinero público (eliminando las conquistas sociales y laborales), y que además poseen la llave del grifo del crédito, y por tanto del poder económico y político, una acumulación de poder tan grande que pone en serio riesgo a la propia democracia.
Adios al credo liberal
Adiós entonces al credo liberal, de la libre competencia y de la libertad de mercado, si al final montamos un monopolio privado de la Banca, y un monopolio público de la basura financiera e inmobiliaria, y un Estado con nula capacidad económica y política para redistribuir la riqueza.
Un padre fundador de los Estados Unidos ya advirtió hace dos siglos del gran peligro que era ceder tanto poder a la banca. Y don Carlos Marx intuía esta deriva monopolista del capitalismo. Sólo la herencia de la tercera vía socialdemócrata ha impedido una mayor capacidad de respuesta del mundo del trabajo y de la sociedad civil, frente a esta ofensiva final del capitalismo.
No bajar la guardia
Aún así, todavía estamos a tiempo. Sólo la movilización social y una acción política coordinada, puede reconducir este holocausto económico y social planteado por las élites financieras.
No es momento para bajar la guardia, al contrario, es el momento de seguir acumulando fuerzas, de seguir planteando alternativas, y de seguir fortaleciendo a los movimientos sociales. Ése es el reto que nos hemos planteado Izquierda Unida en nuestra X Asamblea Federal, y estamos dispuestos a asumirlo.
(*) Miguel Ramírez Muñoz es Coordinador Provincial de IU Ciudad Real
Artículos recomendados
Bruselas aprueba un recorte del 60% en los activos de las cajas nacionalizadas
Luis Doncel / Claudi Pérez, El País
Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y, ahora sí, España: ahí estaba la cuádruple madre de todas las burbujas inmobiliarias del Atlántico Norte. Los norteamericanos y los británicos barrieron bajo la alfombra todo lo que pudieron, el huracán se llevó por delante a Irlanda hace dos años, y la crisis, que a cámara lenta se ha convertido en una tremenda bola de nieve, ha acabado zarandeando al sistema financiero español. Bruselas aprobó ayudas públicas de 37.000 millones para las cuatro entidades ya nacionalizadas: la madrileño-valenciana BFA-Bankia, la gallega NCG Banco, Catalunya Banc y el Banco de Valencia, esta última a ya en manos de La Caixa.

Leer más

1 comentario:

  1. Es un paso lógico, a la vista de la evolución. Lo que está ocurriendo en la banca es un proceso de cartelización. Un cartel es un grupo de empresas que se unen para anular los efectos de la libre competencia y controlar así los precios. Ya ocurrió con las electricas, con las petrolíferas, etc. Incluso, a menor escala en las empresas de ascensores, de seguridad. Lo de la banca era más complicado pero si no aprevechan ahora que los ciudadanos estamos asustados, porque todavía nos quedan cosas que perder, no encontrarán ocasión mejor. Cuando lo hayamos perdido todo ya no habrá miedo y el pueblo manifestará su poder. Pero para entonces los hechos se habrán consumado e intentaran hacer valer la legalidad establecida a traición.
    Cuanto antes reacciónemos mejor, pero previamente el pueblo tiene que saber lo que está pasando. Todavía hay muchos ciudadanos que piensan que esto de las crisis es como la gripe, que sabemos que llegará antes o después, pero igual que llega se va y sólo mata a los débiles.
    La izquierda tiene una asignatura pendiente, tiene que diseñar una alternativa al oligopólio que llega, y no basta con que sea viable, antes hay que explicar a los ciudadanos que hay opciones mejores. Pero la comunicación la dominan los invasores. El poder económico está invadiendo los tres grandes poderes del estado y el cuarto, que es la prensa. Hay que invertir esto cuanto antes, porque si no, habrá revolución. Si hay alguna opción desde lo que queda de la política esta debe ser desde la izquierda, pero tendrá que renovarse, porque el PSOE ya no es de izquierda y el resto de las opciones no terminan de conectar con el pueblo. Creo que la clave está en la comunicación: si el pueblo no entiende lo que está pasando dificlmente podrá reacciónar adecuadamente.
    La derecha ya ha movido ficha, apostando a caballo ganador; la pelota está en el tejado de la izquierda.

    ResponderEliminar