jueves, 27 de diciembre de 2012

Temas a debate: ¿Son necesarios los políticos?

Sí, pero….

E.C.
¿Son necesarios los políticos? ¿Lo harían mejor los técnicos, siguiendo el ejemplo de Mario Monti en Italia? La pregunta está sobre la mesa. Y aunque la respuesta es mayoritariamente positiva, algunos adjetivan a esa clase política.
Es el caso de nuestra nueva firma invitada a este debate abierto en la Escuela de Ciudadanos, Juan Rodríguez Rubio, presidente de Liberales Independientes por Manzanares (LIM), que resume su pensamiento en un sí a los políticos, pero honrados.
Continuamos pues con las reflexiones de dirigentes locales de Manzanares, sede de la Escuela de Ciudadanos, a la que han sido invitados todos los partidos sin excepción. Como están invitados a participar todos nuestros lectores y seguidores. La serie se abrió con un artículo de la socióloga Victoria Pozas Escabias.

Políticos sí, pero honrados

Miles de casos de enchufismo, corrupción y abusos de los políticos han producido que la ciudadanía no los pueda ni ver y que cada día provoquen más repulsión
El sistema político español es el caldo de cultivo perfecto para que proliferen sagas que no tienen la menor sensibilidad con los ciudadanos que, con sus impuestos, les pagan sus caprichos


Por Juan Rodríguez Rubio (*)
Si los políticos son necesarios o no, creemos que la respuesta es obvia. Claro que son necesarios los políticos, pero más que políticos, lo que la inmensa mayoría de los ciudadanos quiere es que sean políticos honrados, no corruptos sin escrúpulos que lo único que pretenden es eternizarse en el poder y, de paso, llenarse bien los bolsillos o repartir cargos entre familiares y amiguetes.



Por eso, la encuesta del CIS es tan tremenda y tan contundente. Porque el sistema político español en la actualidad, tal y como apuntamos en otra anterior intervención en este blog de la Escuela de Ciudadanos, es el caldo de cultivo perfecto para que proliferen de manera indiscriminada sagas, castas y dinastías que no tienen la menor sensibilidad con respecto a aquellos ciudadanos que, con su trabajo y esfuerzo diario, están obligados a contribuir (pagar, con dinero) a mantener su estilo de vida y sus caprichos.
Unos cuantos ejemplos
Pero como el movimiento se demuestra andando, ilustraremos nuestra introducción con unos cuantos ejemplos.
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que un ilustre político llamado Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón, diga lo siguiente: “Yo no sé la cantidad de gente que habré colocado en 12 años; el que gana las elecciones coloca a un montón de gente. [,,,] Ese es un voto cautivo”.
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que un concejal se gaste más de 50.000 euros en prostitución pagados con su tarjeta como presidente de una empresa municipal?
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que un europarlamentario español trasladó su residencia a las Islas Canarias para cobrar más dietas por sus viajes?
Sueldos millonarios
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que el alcalde de Mijas se pusiera un sueldo anual de 126.000 euros?
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que, después de haber pasado por la política, el exministro Eduardo Zaplana cobre de Telefónica un millón de euros brutos anuales?
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que Bibiana Aído, exdirectora de la Agencia Andaluza para el desarrollo del Flamenco, fuera propuesta por Manuel Chaves “para meterla en Madrid, en un ministerio suavito porque le debía un gran favor a un amigo que está muerto?”.
Coches y parking
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que el dirigente de Ezquerra Republicana, Josep Lluís Carod-Rovira, situara a su hermano Apeles Carod Rovira en la delegación del Govern catalá en París, en un puesto cuya función consiste en representar a la Generalitat en la UNESCO a nivel comercial?
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que el expresidente del Parlamento Catalán, Ernest Benach, de ERC, nada más ocupar el cargo, pasara a desplazarse en una limusina Audi-8 valorado en 130.000 €uros?
¿O respecto a que en Cataluña, el número de altos cargos con derecho a transporte oficial ascienda a casi 200, o respecto a que haya por toda la geografía catalana 9.023 plazas de parking reservadas para uso privativo de todos esos automóviles, por las cuales la Generalitat se gasta 800.000 euros anuales?
Viajes a Cuba
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que el Ejecutivo canario de Paulino Rivero se gastara 200.000 euros en renovar su flota automovilística? ¿O que en Asturias el presidente viaje en Audi A-8 y los consejeros en Audi A-6?
¿Qué puede pensar un ciudadano que paga religiosamente sus impuestos respecto a que el viaje de la exconsejera de cultura de la Xunta Gallega, Angela Bugallo, y todo su séquito, se gastaran 1.300.000 euros en un viaje a la Habana para participar en la Feria del Libro de Cuba?
En Manzanares, también
Y no hace falta irse tan lejos. ¿Qué podemos pensar los ciudadanos de Manzanares que pagamos religiosamente nuestros impuestos respecto a que nuestro alcalde se lleve la asignación por no contar su partido con despacho en al Ayuntamiento, que asciende a 3.240 euros anuales, más un sueldo de más de 45.000 euros y no ser capaz siquiera de defender nuestro Hospital?
¿O que nuestro concejal de Hacienda, que cobra más de 40.000 euros anuales, sólo informe del estado de cuentas del Ayuntamiento después de que no paremos de estar detrás de él?
¿O que nuestra Diputada Provincial, que cobra unos 35.000 euros al año del Ayuntamiento, más su asignación provincial, no sea capaz de ofrecer ni una rueda de prensa para informar a sus vecinos respecto a los acuerdos que se adoptan en la Diputación, o que el portavoz del PSOE, sin superar ningún proceso selectivo, ocupe un cargo en la misma Diputación como asesor de compras?
No los pueden ver
Son miles los casos de enchufismo, corrupción y abusos que día tras día, en cualquier punto de nuestra geografía, llevan a cabo nuestros políticos, esos que dicen que nos representan. Por eso la ciudadanía no los puede ni ver y cada día provocan más repulsión.
Lo que el ciudadano que paga religiosamente sus impuestos quiere son pocos políticos, y buenos, antes que muchos, y malos, muy, pero que muy malos. Por eso el CIS es tan contundente, y más que debería de ser.
(*) Juan Rodríguez Rubio es presidente de Liberales e Independientes por Manzanares (LIM)

Enlace con la presentación del debate

3 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo en la exigencia de honradez a los políticos. Tanto, que recientemente escribí un libro titulado "Perversiones democráticas" en el que abordé todos los problemas que nos han llevado a que la nuestra sea una pseudo democracia trufada de perversiones. Francisco Villalonga

    ResponderEliminar
  2. Si dedicamos nuestro esfuerzo a buscar argumentos y ejemplos que demuestren lo que nos hemos propuesto seguro que lo conseguiremos. Pero pasaremos por alto datos que sirvan para apoyar lo contrario. Invito a Juan a que en la próxima ocasión haga una relación de los plíticos que no están implicados en corrupción, ni cobran sueldazos, ni derrochan en gastos suntuarios; a ver cuántos le salen (en total son setenta y tantosmil). Sopongamos que le salen más de los malos que de los buenos. Habrá demostrado lo que todo el mundo cree saber, ¿y qué? Sobramos expertos en detectar problemas; a veces encontramos hasta los que no hay, pero lo que necesitamos son soluciones. Que un político insista convencernos de lo malos que son los políticos y no proponga ni siquiera un esvozo de solución, es una aportación un poco pobre.

    ResponderEliminar
  3. Para Jesús Guerrero. En primer lugar agradecerte el detalle de considerarme un poco como una persona libre que opina sobre los asuntos de una forma que gustará más o menos, pero son mis opiniones, y las expongo. Estoy acostumbrado a que en los foros y en otros espacios me traten como poco más que un apestado siempre con el rollo de que me fui del PP, que no hago más que destilar odio, y demás historias, cuando la realidad es que cuanto más tiempo pasa más contento estoy de la decisión que un día tomé. Respecto a la solución al problema de los políticos, evidentemente ni todos son buenecitos, ni todos son corruptos, hay de todo. Pero lo que está claro es que hay demasiados. Es insostenible un sistema repleto de administraciones como el que tenemos. No se pueden sostener Ayuntamientos, Mancomunidades, Diputaciones, Comunidades Autónomas, la administración del Estado y en parte, la administración correspondiente a la UE. Yo creo que hay que eliminar administraciones, y yo apostaría por las comunidades autónomas antes que por las diputaciones y rebajar urgentemente el número de políticos, con sus respectivos asesores, delegados, subdelegados, etc, etc, etc. No se erradicaría el problema, pero sin duda, algo ganaríamos. Acepto de buen grado las críticas, y con que no me traten como si fuera basura, me conformo. Un saludo.

    ResponderEliminar