domingo, 5 de febrero de 2017

IX Curso 2016-2017: Dialogo Paula Farias-Nicolás Castellano

Nicolas Castellano y Paula Farias en el escenario del salón de actos de la Casa de la Cultura


Refugiados: Si el año pasado fallecieron 5.000 personas, este año se esperan “cifras todavía más escalofriantes”


Paula Farias, de Médicos Sin Fronteras y el periodista Nicolás Castellano pusieron nombre a las miles de personas que se juegan la vida en el Mediterráneo

Paula Farias: Mientras cientos de miles de personas inician el “viaje de la muerte”, en Europa sumamos cifras y arraiga “el discurso del miedo”

Nicolás Catellano denunció la “hipocresía europea”, pues “los especialistas en muros somos Europa”, y sobre todo España, “pionera” con las vallas situadas en Ceuta y Melilla


La crónica

Paula Farias y Nicolás Castellano ante el cartel de la Escuela de Ciudadanos y atienden a los medos minutos antes de su dialogo.




Texto: Noemí Velasco

Fotos: José Antonio Romero y Diana Abad

Los conferenciantes entran en el salón de actos

Más de 5.000 murieron en aguas del Mediterráneo en 2016, “a las puertas” de la Europa de los derechos humanos, la misma que protege su “jaula dorada” impasible mientras que condena a la muerte a miles de personas y que sólo tiembla de forma momentánea ante historias como la del niño Aylan Kurdi, muerto en una playa de Turquía.

El drama de los refugiados saltó a la palestra hace dos años por la oleada masiva de personas que produjo la guerra en Siria, aunque la política de contención de fronteras europea ha convertido desde hace años las costas en un cementerio para los que huyen de la guerra y la miseria.

Román Orozco, director de la Escuela de Ciudadanos, presenta a los conferenciantes.

Paula y Nicolas escuchan a Román Orozco
La coordinadora de los rescates de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el Mediterráneo, Paula Farias, y el periodista de Cadena Ser Nicolás Castellano consiguieron hacer un nudo en la garganta en la noche del viernes al auditorio de la Casa de Cultura, durante su intervención en la Escuela de Ciudadanos de Manzanares, al poner cara a esas miles de personas abocadas a hacer el “viaje de la muerte” mientras que en Europa “sumamos cifras” y arraiga el discurso del miedo.

Las bajas temperaturas no han frenado el flujo de migrantes en las costas este invierno y hoy ya hay contabilizadas 217 muertes “evitables” en el Mediterráneo. La expresidenta de Médicos Sin Fronteras y actual coordinadora de los rescates avanzó que la previsión es que este 2017 arroje “cifras todavía más escalofriantes”: “no porque haya más gente que cruce el Mediterráneo, sino porque la única ruta permeable que todavía existe es la más mortífera”.

Paula Farias inicia la charla
Desde los acuerdos con los países del otro lado del estrecho de Gibraltar para que contengan sus fronteras y la firma del tratado “ilegal” con Turquía, con el que “la Unión Europea ha salido del armario”, la ruta de Libia es un “embudo”.

Embarcaciones que parecen un flotador gigante, que llevan 150 personas en vez de 40, donde nadie tiene nociones de navegación, guiadas en demasiadas ocasiones por una brújula. Esa es la realidad que encuentran los voluntarios de Médicos Sin Fronteras en el Dignity I, un barco que en 2016 realizó más de 20.000 rescates, con la paradoja de que “el 80 por ciento de las personas tenían derecho a asilo o refugio” según el Frontex, por lo que no deberían haberse jugado la vida en el mar.

Aspecto del salón de actos de la Casa de la Cultura 
Paula Farias destacó que “es prácticamente imposible que una embarcación que sale de Libia y pasa inadvertida a los barcos de rescate llegue a las costas de Sicilia”, de manera que Médicos Sin Fronteras, junto a otras organizaciones internacionales como Save the Children, allí están en una barrera a 30 o 40 millas de las costas de África, buscando lo que son agujas en el gran pajar que representa el mar.

Las cifras conmocionan a cualquiera, pero “nos olvidamos ver detrás del muro”, “hablamos de los inmigrantes como número y no les ponemos nombre”. En este sentido la labor de visibilidad que desempeñan los periodistas que trabajan en la zona, como Nicolás Castellano, es indiscutible.

De izquierda a derecha, los concejales Juan López de Pablo y Silvia Cebrian, ambos del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Manzanares (PSOE); Jerónimo Romero Nieva, concejal de UPyD; y Pedro María Castellanos, dirigente de UPyD.
Dedicado al periodismo más comprometido durante los últimos 17 años, Castellano trajo a Manzanares historias como la de Meraseis, un niño de Eritrea al que encontró en un barco de madera, con otras 350 personas, “en el último rincón de la última bodega”, con 14 años y que había emprendido el viaje dos años antes con los ahorros de toda la familia en busca de un futuro. “Obviamos el testimonio de la infancia migrante, porque gran parte de los que cruzan el Mediterráneo son niños”.

Frente al sobresalto que ha suscitado el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por sus políticas contra la migración, Nicolás Catellano denunció la “hipocresía europea”, pues “los especialistas en muros somos Europa”, y sobre todo España, “pionera” a la hora de construir fronteras físicas como las que hay en Ceuta y Melilla, y también a la hora de “externalizar fronteras” con terceros países a cambio de tratados comerciales y ayudas de cooperación.


Dos refugiados rescatados por el Dignity I, barco de Médicos Sin Fronteras
Con unas cifras que indican que en países como Etiopía hay 800.000 refugiados hoy en día, que en Líbano “una de cada cinco personas son refugiadas” o que “Europa en su conjunto no está entre los diez países con más refugiados acogidos”, para los ponentes, “el discurso del miedo no está justificado”.

Paula Farias y Nicolás Castellano invitaron a la reflexión sobre la fugacidad de las imágenes del desastre en la retina europea, sobre la poca simpatía que genera rescatar a las personas que llegan en patera a Andalucía o Canarias mientras que “llevamos rescatadores fornidos a Grecia”, y sobre la escasa empatía que hay en España cuando hace no tanto tiempo que “estuvimos en sus zapatos”. 

Las tres vías principales de llegada de refugiados y emigrantes, con el número total de llegadas y el porcentaje de mortalidad en cada una de ellas. Del 1 de enero al 25 de octubre de 2016, 3.671 muertos o desaparecidos.
Los diez países que más refugiados acogen, entre los que no están ni España ni siquiera toda la Unión Europea en su conjunto.
Los ponentes subrayaron que no hay que pasar por alto la razones que obligan a las familias a esa “huida hacia delante”, sirias, pero sobre todo africanas, de Nigeria, Gambia, Somalia, en un mundo que asiste “en su conjunto” al mayor movimiento migratorio de personas desde la II Guerra Mundial y donde Europa no es el “ombligo”.

“El mundo es global quiera o no Donald Trump y Le Pen y ya no hay vuelta atrás”, concluyó Nicolás Castellano, que preguntó al público si es suficiente la “solidaridad virtual” y que exigió a la Unión Europea que “asuma responsabilidades” para ofrecer una “vía legal y segura” a los refugiados, también “los nuestros”, en referencia a los del Sáhara.
El "muro" español: la valle de Ceuta.
Enlace con El Álbum

No hay comentarios:

Publicar un comentario