lunes, 18 de noviembre de 2013

Firmas Invitadas: Beatriz Labián

Vicente Tirado, Jesús Fernández Vaquero y José Luis Martínez Guijarro presencian el momento en el que Beatriz Labián promete el cargo de diputado.

Mi primer día como diputada

Beatriz Labián ha tomado posesión de su escaño en el Parlamento de Castilla-La Mancha y en este artículo narra sus primeras impresiones

A sus 35 años, Labián es una joven licenciada en Psicopedagogía apasionada por la política, porque “desde pequeña quería cambiar las cosas”

“Estoy segura de no estar loca cuando digo que la única forma de poder transformar esta realidad que tanto nos angustia, nos hastía y nos preocupa pasa por la política”


Por Beatriz Labian (*)

Todo el mundo tiene un sueño. Se hace imprescindible cuando nos enfrentamos a diario ante un mundo que se dibuja cada vez más incierto. Incierto para nuestros hijos, para nuestros padres jubilados, para nuestros abuelos, la mayoría dependientes y para nosotros mismos, ya que la Reforma Laboral, ha dejado en la cuerda floja nuestros derechos y la oportunidad de poder reconquistarlos. Todo el mundo tiene un sueño y el mío no es ni más ambicioso ni más utópico que el de cualquiera.

Desde pequeña y hasta día de hoy, he soñado con poder cambiar las cosas. No a lo grande, sino desde lo cotidiano, desde lo pequeño, tratando siempre de llegar a más, poco a poco y sin dejarse llevar por el desánimo de no ver los efectos a corto plazo.

Mi sitio, en la izquierda

Siempre he tenido claro, políticamente hablando, que mi sitio estaba en la izquierda. En una izquierda que define el gran Joaquín Sabina como “esa hermosísima ideología de hace unos años, que hacía creer que esta infamia de mundo podía cambiar de alguna manera”.

Soy socialista desde que tengo conciencia política, porque considero que es la izquierda útil de este país, sin desmerecer a Izquierda Unida, que por ganar posiciones es incapaz de reconocer que las políticas que los gobiernos socialistas han llevado a cabo en este país y en esta región, son lo mismo que ellos defienden.

Y estoy segura de no estar loca cuando digo que la única forma de poder transformar esta realidad que tanto nos angustia, nos hastía y nos preocupa pasa por la política. El sistema está inventado y tiene sus carencias pero es el único que tenemos. Si de verdad creyéramos que vivimos en una democracia, ejerceríamos nuestros derechos con muchísima más convicción. La desafección hacia la política solo nos hace más vulnerables. 

Desde muy joven he participado activamente en mi partido sin ningún tipo de ambición. Siempre que mi partido me ha necesitado, he asumido con responsabilidad y compromiso las tareas o funciones que se me han encomendado. He sido gobierno y oposición y he aprendido a comprender el porqué de las dos situaciones.

Un sueño llegar al Parlamento

El pasado 17 de octubre, pude prometer mi cargo como diputada regional, relevando a un compañero que se ha jubilado. Todo un “sueño” llegar a un Parlamento ninguneado por Dolores de Cospedal [Presidenta de la Comunidad de Castilla-La Mancha, CLM], marcando el paso de sus objetivos electoralistas.

Recién llegada, con el viento soplando a favor, Cospedal amplió el número de diputados; después les quitó el sueldo, tratando de dar un golpe de efecto populista, con lo que ahorra poco más de un millón de euros en diputados, mientras gasta millonadas en altos cargos. Y cuando este efecto resulta no ser el esperado, porque el desgaste de sus mazazos a Castilla-La Mancha y su ensañamiento con los más débiles ya han hecho mella en su electorado, decide recortar el número de diputados en un esperpéntico y antidemocrático intento de recuperar el terreno perdido.

Pero los castellano-manchegos, aunque mayoritariamente rurales, tenemos memoria y recordamos las promesas incumplidas. Como muestra, un botón: este año, Cospedal se ha alzado con el primer premio Gente Sin Alma que convoca la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia en CLM.

No es el escenario soñado, pero si algo he tenido siempre claro es que hay que buscar el lado bueno de las cosas. Y lo que es indudable es que este es un momento interesante y único en política. Para llevar la voz de los que no tienen voz. Para aportar alternativas ante el desmantelamiento que están sufriendo los servicios públicos de CLM. Es increíble ver cómo desaparece, en tan solo dos años y medio, lo que tanto esfuerzo costó conseguir con la fría y calculada cantinela de la herencia recibida.

Recortar la herencia socialista

Nuestro gobierno regional anda más preocupado en buscar errores socialistas en el pasado, que justifiquen los propios, que en asumir su labor de gobernar. No explican cuál es su proyecto político, porque no lo tienen. ¿Qué clase de política económica es despedir a miles de empleados públicos, recortar hasta en lo irrecortable y tener más deuda y más desempleo que antes? Se trata de desmantelar la “verdadera herencia socialista”. Ese es el plan.

En los plenos de las Cortes solo se argumenta para hacer oposición a la oposición. Los diputados del PP suben a la tribuna con la intención de hacer más sangre que política. Y la triste realidad es que Castilla la Mancha se encuentra en un serio retroceso. Costará mucho esfuerzo recuperar lo perdido. Por no hablar de los perjuicios que los ciudadanos sufren a diario y que no son reparables. Pero debe ser muy complicado gobernar una región teniendo, entre otros, los asuntos de Bárcenas rondando la cabeza y los juzgados.

Afortunadamente formo parte de un grupo de compañeros y compañeras inmejorables, comprometidos y unidos en la defensa de los intereses de Castilla-La Mancha. No dejaremos de denunciar situaciones y exigir soluciones, por muchos reproches y desprecios que recibamos. Cuando son desatendidas nuestras demandas, se desatiende a los ciudadanos.

El Estado del Bienestar

El Estado del Bienestar no es una locura transitoria que promovimos los socialistas, sino una red de seguridad para todos y todas. En momentos difíciles como los actuales, debe ser una prioridad a la que no se puede poner precio. La cohesión social en una región tan vasta como la nuestra, es de justicia social, porque el hecho de nacer en un pequeño pueblo mal comunicado de nuestra extensa tierra, no debe ser un hándicap a la hora de recibir una buena educación o unos servicios sanitarios de calidad.

Se trata de un momento crucial. La política, más denostada y desnortada que nunca, está en manos de un Gobierno insensible y carente de empatía. Legitimado por la rotunda mayoría concedida en las urnas. Cierto. Pero eso no significa que el rodillo popular pueda pasar por encima de todo y de todos. Y sobre todo no significa que en la oposición tengamos que estar castigados, mirando a la pared, por culpa de la “herencia que hemos dejado”.

Sacar pecho

Nos sobran motivos para sacar pecho y tenemos razones más que suficientes para reivindicar que no hemos derrochado ni un céntimo en traer a esta tierra la mejor sanidad, la mejor educación, y todos los servicios y recursos que nuestros ciudadanos demandaban y que garantizaban una calidad de vida para todos. Para invertir en igualdad y cohesión social hay que creer, no basta con echar números.

Hemos podido cometer errores. No seré yo quien diga lo contrario. Pero la “herencia recibida” tiene más de campaña de marketing que de verdad. La excusa perfecta para pegar otro bocado a lo público, otro paso más desandado y sin ni siquiera asumir la responsabilidad del hecho, ya que lo hacen porque no queda otra salida. ¡Qué quieren que les diga! No se puede mentir tanto, durante tanto tiempo y a tanta gente.

Estoy convencida que otra forma de hacer las cosas es posible. Pero, como la palabra ha perdido el valor que tenía en la vida, y mucho más en la política, espero poder demostrarlo en cada uno de los pasos que pueda dar, quedando siempre a vuestra disposición, que al fin y al cabo, sois los últimos responsables de sentarnos o levantarnos del escaño.

Acto de toma de posesión de Beatriz Labían como diputada, acompañada por varios dirigentes socialistas y del PP, además de la presidenta Cospedal.

En la fotografía, de izquierda a derecha, José Manuel Caballero, (diputado del PSOE por Ciudad Real), Emiliano García Page (secretario general del PSOE de CLM), Inmaculada López Núñez (secretaria primera de la Mesa de las Cortes y diputada del PP por Albacete), Gregorio Jesús Fernández Vaquero (vicepresidente segundo de la Mesa de las Cortes, diputado del PSOE por Toledo), Cesárea Arnedo Megias (vicepresidenta primera de la Mesa de las Cortes, diputada del PP por Albacete), Dolores de Cospedal, Beatriz Labián, Vicente Tirado (presidente del Parlamento) y José Luis Martínez Guijarro (portavoz del Grupo Socialista en las Cortes y diputado por Cuenca). 

--0--

Una psicopedagoga que ama la política

Milito en el PSOE desde 1998. Orgánicamente, a lo largo de cuatro Ejecutivas, he ocupado los cargos de: Secretaria Ejecutiva, Secretaria de Juventud, Vicesecretaria General, Portavoz y Secretaria de Organización en Manzanares (Ciudad Real). Actualmente llevo la Secretaria de Política Social en la Ejecutiva Provincial del PSOE y soy miembro del Comité Regional.

En cuanto a cargos públicos, he sido concejal en Manzanares en las tres últimas legislaturas, llevando las concejalías de Educación, Juventud, Cooperación al desarrollo y teniente de alcalde.

Desde el 17 de octubre soy diputada regional del Grupo Parlamentario Socialista, participando en las comisiones de Cultura, Turismo y Artesanía y Asuntos Europeos. En las elecciones generales de 2011 fui candidata al Senado.

Profesionalmente soy Licenciada en Psicopedagogía y durante más de 6 años he trabajado en COCEMFE ORETANIA (Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica) como orientadora, educadora, formadora ocupacional y coordinadora de Programas.

Naci el 23 de Abril de 1978. Estoy casada y tengo un hijo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario