domingo, 5 de mayo de 2013

Acerca de José Luis Sampedro

Un mes después de la muerte 
del escritor y profesor indignado

E.C.

Un nueva firma se suma a la Escuela de Ciudadanos. Se trata de María José Martínez Sánchez, licenciada en Farmacia y escritora, con una decena de libros (siete en solitario y tres colectivos) en su haber, entre poesía, ensayo y novela histórica.

La autora recuerda a José Luis Sampedro al mes de cumplirse su fallecimiento, a los 96 años. El escritor y profesor, símbolo de la indignación, fallecido el 9 de abril. La autora de este texto propone que, desde las bases de la ciudadanía, se elabore, promueva y se someta a referéndum un manifiesto que titularía Yo reclamo. Una iniciativa que puede resultar polémica y sobre la que la EC invita a sus seguidores a reflexionar.

Completamos este pequeño homenaje al profesor fallecido con los enlaces a una entrevista que le hizo Iñaki Gabilondo, Miembro de Honor de la EC, en su foro Encuentros POR: Piensa, Opina, Reacciona.

--0--

"Yo reclamo", un manifiesto 
para elegir cómo nos gobiernan

Ojala que otros muchos puedan unir fuerzas para seguir la línea del inolvidable profesor y luchar para que nuestro país salga de la terrible crisis moral en la que estamos sumergidos

La crisis financiera lleva aparejada una crisis en forma de privilegios y egoísmo que favorece sólo a unos cuantos en perjuicio de otros, y esto es lo que deberíamos corregir

Por María José Martínez Sánchez (*)

Lo conocí hace algunos años cuando fue a dar una conferencia a la ONG “Nosotras Mismas” a la que yo pertenecía. Le vimos subir a buen ritmo las escaleras hasta el segundo piso de aquella casa sin ascensor del barrio de Chamberí, y cuando ya arriba le comentamos esto, él nos dijo:

–Y ¿cómo queríais que subiera si estabais todas mirándome desde abajo?

Luego la charla fue sobre Economía, de la que casi ninguna sabíamos demasiado, pero todo nos lo explicó muy sencillamente, o yo lo entendí así, ya que al final de la tarde vino a decirnos que, si la Economía vale al ser humano, es buena, y si no le vale, si no le facilita la vida, pues no lo es. Mas tarde, hace unos tres años, le oí en la facultad de Ciencias de la Información, en donde el suelo, pasillos, escaleras y cualquier otro rincón, estaban abarrotados de chicos jóvenes deseosos de oír sus razonamientos.

Ahora no nos queda más remedio que despedirnos de él, de ese extraordinario profesor que no cesaba de aprender para no dejar de enseñar. Ojalá que otros le sigan para que podamos seguir oyendo el hilo de su pensamiento. Ojalá que otros líderes que luchan por la dignidad del Hombre y a favor de los Derechos Humanos se le unan, porque según él mismo decía, sólo se necesita cumplir con ellos y todo lo demás, sobra.

Unir fuerzas

Ojalá que foros como el Frente Cívico Somos Mayoría, o la Escuela de Ciudadanos de Ciudad Real, o tal vez los numerosos indignados de todas las fechas, o la Fundación para una Cultura de Paz, que preside Federico Mayor Zaragoza, o el señor Martin Shultz, presidente del Parlamento Europeo, que lidera un grupo socialista inconformista o, sencillamente, el inconfundible Miguel Ángel Revilla, que nos ilustra desde La Sexta, explicando cifras que cantan desajustes impresentables e injusticias vergonzosas, ojalá que todos se unan y que, olvidando sus intereses más identitarios, puedan unir fuerzas para seguir la línea de este otro inolvidable profesor y luchar para que nuestro país salga de la terrible crisis moral en la que estamos sumergidos.

Y digo esto porque creo que esta crisis financiera lleva aparejada una crisis moral enorme, una crisis en forma de privilegios y egoísmo que favorece sólo a unos cuantos en perjuicio de otros, y esto es lo que deberíamos corregir.

¿Qué hacer?

El seguimiento de las políticas neoliberales conduce al adelgazamiento de lo público a favor de lo privado, de tal manera, que se arruina a la clase media y se destruye el funcionariado. La clase media está así destinada a empobrecerse y a desaparecer en buena parte, al mismo tiempo que, como consecuencia de esta política de supresión de funcionarios, en la educación pública se suprimen o disminuyen tutorías y profesores de apoyo, se aumenta el número de alumnos por aula, se rebaja el número de becas de comedor, y también se suprimen algunos transportes escolares.

Entonces, ¿de qué manera vamos a educar a nuestros niños, a todos nuestros niños, para que la sociedad española funcione de forma cohesionada y todos podamos vernos representados por los políticos? ¿Cómo le vamos a faltar al respeto a esa infancia que depende exclusivamente de la enseñanza pública? ¿Qué haríamos luego para nuestros niños con una formación y una educación deficientes? ¿Reformatorios?

Para ayudar a solucionar esto y otros muchos desajustes a los que nos lleva el seguimiento de la política neoliberal, sugiero, además de seguir formando opinión, algunas cosas como estas:

Una propuesta concreta

1) Creación de una plataforma integrada por profesores, académicos, economistas, intelectuales, periodistas, médicos, abogados y todo aquel que pueda aportar su conocimiento sobre el tema, para 

2) elaborar por escrito y con palabras muy claras, las bases de la política neoliberal, para desenmascarar sus objetivos, conocer sus fases, sus métodos y su funcionamiento, para así poder ver las consecuencias que esta política ya está teniendo en nuestro país, y para que todo el mundo pueda comprender, fácilmente, cuál va a ser nuestro futuro. Apoyar ese documento con todas las firmas de la plataforma y luego,

3) publicarlo en todos los periódicos varios días seguidos, a bombo y platillo, darlo a conocer en todos los medios y televisiones que se presten, repartir esas hojas informativas por las calles y pasar esa información por las redes sociales, para que el tema pueda ser bien conocido por la ciudadanía, proponiendo soluciones alternativas a los desastres que ya hemos visto en nuestro país, por ejemplo, en la gestión de los hospitales de Alzira, porque algunas de estas cosas se conocen o intuyen sueltas, pero mucha gente mayor no las aprecia juntas y bien explicadas; y después,

4) recabar firmas en las calles, en las redes sociales o a través de un mecanismo que lleve notarios al frente en cada provincia o como sea más efectivo, para

5) pedir un referendum nacional. En dicho referendum se preguntaría a la ciudadanía si quiere seguir con esa política neoliberal o desea decantarse por otra. Solamente eso. Sería muy importante apelar al Defensor del Pueblo o al Fiscal General del Estado, para que dirija, controle y legitime esa “iniciativa popular”. Y es que si esa figura existe, habría que llevarla adelante con todas las de la ley. Si esto se pudiera hacer así, primero habría que elaborar un manifiesto

Yo reclamo

Para tal manifiesto yo propondría el titulo de “Yo reclamo”.

Porque yo reclamo el derecho a elegir la forma en que me gobiernen, porque no se trata de un partido u otro, sino que se trata de evitar que cambien para los españoles las estructuras básicas de su sistema social.

Cuando a lo largo de la historia se han cambiado ciertas estructuras económicas, ha seguido en las distintas sociedades un cambio muy serio en la vida de sus ciudadanos. Por ejemplo, con el nacimiento de la industrialización, necesaria, por supuesto, el trabajo que antes estaba en manos de los gremios, pasó a manos de los empresarios, y es este empresariado quien reparte el trabajo, que es lo que la gente pide, trabajo como medio de vida, no riqueza ni prebendas nobiliarias de siglos anteriores.

Una sociedad más equilibrada

Y ese poder de repartir el trabajo, de darlo o no darlo, de llevarlo fuera de España para que les salgo más barato, ese disparate de la deslocalización, ese abuso de los seres humanos combinado con el monopolio del dinero en manos de los bancos y de los famosos mercados, forman un entramado muy complejo. Ese entramado es el que, desde Europa, desde las alturas de la economía neoliberal, dirige a los gobiernos haciéndolos escribir al dictado y anulando las respectivas democracias que tanto nos ha costado conseguir.

Deseo que, por lo menos, de puertas para adentro, nosotros, en nuestro país, defendamos el derecho a tener una sociedad más equilibrada y más igualitaria. Es cierto que tenemos que pagar una deuda, pero hay muchas formas de pagarla, y deseo que defendamos el lógico funcionariado a la vez que un buen sistema productivo que nos beneficie a todos y no nos empobrezca, sin necesidad de traer hasta nuestra sociedad el capitalismo más salvaje.

--0--

Artículo recomendado

Muere el escritor y economista José Luis Sampedro

Por Javier Rodriguez Marcos, El País.

De la asamblea del 15-M de Chamberí (su barrio madrileño), al Ministerio de Cultura (que en 2011 le concedió el Premio Nacional de las Letras); de los vecinos anónimos de Mijas (donde pasaba parte del invierno) a sus ilustres colegas de la Real Academia Española (que en 1991 le vieron ocupar el sillón F), pocas veces un intelectual español habrá sido tan llorado en sitios tan distintos como José Luis Sampedro. Novelista y economista, referente para los críticos del capitalismo salvaje y profesor de varios ex ministros de Hacienda, el autor de Octubre, octubre y Realidad económica y análisis estructural murió en su casa de Madrid el domingo pasado, pero la noticia solo se ha conocido hoy, cuando sus restos ya habían sido incinerados.



--0--

Video recomendado

Entrevista de Iñaki Gabilondo con Jose Luis Sampedro en Encuentros POR: Piensa, Opina, Reacciona.

1ª parte


2º Parte 


--0--
(*) María José Martínez Sánchez es Licenciada en Farmacia por la Universidad de Santiago de Compostela. Natural de La Coruña, trabajó en la Dirección General de Correos y Telégrafos de Madrid. Hoy prejubilada, cursa diversos seminarios de Humanidades dentro del Programa de Mayores de la Universidad Complutense de Madrid.
Entre la decena de libros que ha editado de poesía, ensayo y novela histórica, se encuentran: El Gran Cardenal-Los Comuneros de Madrid. (Editorial la Librería. Madrid, 2005), ¡Viva el rey!, recreación teatral de la procesión del Corpus en el Madrid de Felipe IV. (Editorial Ñaque. Madrid, 2008), Los Iluminados y la Inquisición. Novela histórica. (Editorial Endymión. Madrid, 2009), La Voz que Falta. Poesía. (Editorial Torremozas. Madrid, 2010). Don Antonio Machado. Un breve recorrido por su vida y su obra. Ensayo. (Editorial Endymión. Madrid, 2010), Conversaciones para un hombre solo. Teatro. (Ediciones Antígona, Madrid 2011).y Yo, Venus. Una bomba para un rey. Novela histórica. (Editorial Endymión. Madrid 2011). 
Ha recibido diversos premios, entre ellos La Flor de Adamuc (Poesia) y Gregorio Peces Barba (narrativa), de la Universidad Complutense, de Madrid, y Carlos III, respectivamente. Tambien el primer premio María Moliner de narrativa de la Asociación de mujeres de La Rozas (Madrid).
Colabora en Madrid Histórico, Ilustración de Madrid, y en la revista de la Asociación de Amigos del Telégrafo, de la que es Vocal de Cultura. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario