miércoles, 28 de noviembre de 2012

Temas a debate: La calidad de la democracia

El sueldo de los diputados

Un prestigioso escritor castellano-manchego, Rafael Cabanillas Saldaña, aporta su punto de vista a la decisión de la presidenta de la Comunidad, Dolores de Cospedal (PP), de suprimir el sueldo de los diputados a partir del próximo 1 de enero.
En este blog, ya hemos publicado artículos de variados representantes de los partidos políticos con implantación en Manzanares (sede de la Escuela de Ciudadanos), como PSOE, IU, UPyD y LIM. De la izquierda a la derecha liberal, todos han querido aportar su granito de arena a este debate que cambiará radicalmente el concepto del parlamento regional. Aunque en su día fueron invitados a participar en este debate, no hemos recibido respuesta alguna por parte de la presidencia del PP local.
Animamos a todos los ciudadanos que quieran exponer su punto de vista a que nos envíen sus artículos.
--0--

Carnaza a los leones del circo

La supresión del sueldo de los diputados es una manipulación del pueblo, atacando el lado más visceral que todos llevamos dentro
Si queremos una regeneración democrática, la metodología no es el aniquilamiento, sino listas abiertas, la incompatibilidad de cargos, la dedicación exclusiva, plazos en los mandatos...
La medida me recuerda a aquellos Procuradores en Cortes de los que no quiero acordarme, la degradación de la democracia a la espera de salvadores patrios


Por Rafael Cabanillas Saldaña (*)
A mí, Dolores de Cospedal, como presidenta de Castilla-La Mancha (CLM), me merece todo el respeto institucional. Y tiene toda la legitimidad democrática que le concedieron los votos de los ciudadanos – esto es sagrado- para aplicar la política que crea más conveniente con su mayoría absoluta.
Ahora bien, hay dos cuestiones que, sin ánimo de poner en duda esa legitimidad, habría que tener en cuenta.


 La primera es que obtuvo la mayoría absoluta por un solo diputado de diferencia. Lo que, en una verdadera democracia, obligaría a pactar y a consensuar las medidas. Sobre todo, si se trata de revertir –poner patas arriba- el modelo que teníamos acordado desde hace más de treinta años.
La segunda reflexión es que los gobiernos tienen la legitimidad que dan los votos cuando se aplican las políticas que se prometieron. Si uno gana las elecciones y hace todo lo contrario que dijo hacer, creo, humildemente, que parte de la legitimidad se pierde.
Arrogante, altiva, hiriente
Reiterado mi respeto a la presidenta de CLM, debo decir, sin ánimo de ofender, que hay algo que transmite en sus discursos y apariciones públicas que provoca rechazo. Rechazo social, más allá del partidismo político. Y esto es lo que, sin ser experto en la materia y, por tanto, sin que mi reflexión no sea más que una opinión cuestionable, me gustaría analizar.
Dolores de Cospedal sube a la tribuna de oradores y sus palabras son siempre la verdad absoluta. Incuestionables, sin un ápice de duda. Con un tono, diría, arrogante, altivo, hiriente. Incluso cuando se trata de decir lo contrario de lo que se dijo –ya se sabe que para algunos la política es esa profesión del “donde dije digo, digo Diego”-, lo expresa con el mismo aplomo y seguridad.
Claro, la primera y la segunda vez cuela, pero a la tercera el ciudadano se da cuenta. Y más en estos tiempos que corren, donde han caído por los suelos todas las verdades absolutas y ya no sabemos dónde está el norte ni el horizonte. O si no, remítanse al dicho: “De necios es tener siempre la razón. Los sabios dudan hasta cuando creen tenerla con certeza, por eso son sabios”.
Desprecio humillante
Esa carencia de humildad que se desprende permanentemente de sus palabras nos provoca rechazo. Además de esto, la descalificación permanente hacia el opositor político, la culpabilización hasta convertirlo en enemigo, con un desprecio humillante, vengativo y sanguinario es otra de las causas que no gustan a nuestros conciudadanos.
Los anteriores gobernantes lo habrán hecho mejor o peor, se habrán equivocado porque como seres humanos siempre nos equivocamos, pero no se puede estar permanentemente criminalizando sus acciones. Mucho menos cuando se cumple ya un año y medio de gobierno. Pues, de lo contrario, parecerá que siguen siendo oposición de la oposición, y que su cantinela machacona contra los anteriores es su mejor –y único- argumento y coartada para desmantelar el modelo de Estado de Bienestar y apostar por un nuevo modelo en el que prima lo privado sobre lo público, lo individual sobre lo colectivo.
Porque a mí este discurso de “o recortes o el caos”, saltándose todas las líneas rojas, no me gusta nada. Lo peor de la crisis, no es la propia crisis; sino el aprovechamiento torticero para imponer un nuevo modelo ideológico. Al final la historia juzgará a cada uno como se merece.
Doble vara de medir
La tercera causa de rechazo, y que resume un poco las anteriores, es la de la doble vara de medir. Hay que estar muy bien pertrechado moralmente para hablar con ese aplomo y altanería, y muy limpio de polvo y paja para zaherir con esa agresividad a los contrarios. Y más inmaculado y modélico aún si la medida de la vara es para uno mismo.
Por ejemplo, los ciudadanos sabemos que cuando hace unos años Dolores de Cospedal aterrizó (venía de ser Consejera de la Comunidad de Madrid) en esta región como presidenta del PP, la primera orden que dio fue la de que la vacante en la Corporación Industrial (la que decidía las inversiones) de la defenestrada Caja Castilla La Mancha fuera cubierta por un tal Ignacio López del Hierro. Entonces un desconocido (Consejero de Metrovacesa, de la que casualmente participaba CCM, y vicepresidente de la constructora Bami ¡Ay el ladrillazo!), hoy su marido.
Como sabemos todos los españoles, ya como presidenta de CLM y con Rajoy en el poder, su marido iba a pasar a ser miembro del Consejo de Administración de Red Eléctrica Española donde se cobran unos 180.000 euros por asistir a unas cuantas reuniones. Igual que su hermano era propuesto para presidir la Fundación Carolina. Más de lo mismo.
240.000 euros en 2009
Propuestas ambas que se frustraron ante la alarma social provocada por tal escándalo. Mucha sangre fría debe correr por tus venas para preguntarte en la tribuna de oradores ”¿Cuándo van a pensar en los que no tienen trabajo y dejar de pensar en sus intereses particulares?”, cuando ya estaba bien cocido lo de su marido y lo de su hermano.
Hay que tener la voz muy firme y que no se te quiebre al prometer no sé cuántos puestos de trabajo y que, pasados unos meses de tu Gobierno, en tu haber ya se sumen más de 70.000 nuevos parados, batiendo todo un récord.
Como hay que agarrarse muy bien al atril para que no te tiemblen las piernas pidiendo a los paisanos esfuerzos y sacrificios cuando todos sabemos que ha estado cobrando varios y compatibles sueldos millonarios: en el 2009 fueron más de 240.000 euros, según publica el Boletín Oficial de CLM.
La gota que colma el vaso
La última decisión de suprimir el sueldo de los diputados es la gota que colma el vaso de todos los anacronismos y las paradojas.
Primero, porque insiste en la criminalización social de la política y de los políticos. El ciudadano, en su subconsciente, pensará: ¡Magnífica medida: cuanto menos políticos mejor! Una manera irresponsable de cebar y de echar carnaza a los leones del circo. Es decir, una manipulación del pueblo llano atacando el lado más visceral que todos llevamos dentro.
Yo no sé qué esperan algunos cuando ya no haya ni políticos ni sindicatos ni representantes sociales para defender los intereses democráticos. Porque, para salvadores y cuartelazos ya tuvimos bastante durante cuarenta años.
Si lo que queremos es una necesaria regeneración democrática, la metodología no es el aniquilamiento, sino medidas como las listas abiertas, la incompatibilidad de cargos, la dedicación exclusiva, el establecimiento de plazos en los mandatos, nuevas leyes electorales.
Echar un rato en el Parlamento
¿Quién comprende que un diputado pueda mantener abierto un despacho de abogados o un sillón en el consejo de administración de una empresa u otras dedicaciones, mientras ejerce de representante del pueblo? ¿Qué votará cuando se trate de intereses enfrentados?
Sin embargo, la medida que ha aprobado la presidenta De Cospedal es justo la contraria: Dedíquese usted a otra cosa y venga al Parlamento a echar un rato y a votar lo que le digamos.
Algo parecido a aquellos Procuradores en Cortes de los que no quiero acordarme. La banalización de la política. La degradación de la democracia a la espera de salvadores patrios. Cuando los ciudadanos responsables lo que exigimos es más política, con honestidad y con mayúsculas.
Verde y con asas
En segundo lugar, la medida va en contra de la exigencia del control parlamentario. El diputado debe tener un salario para hacer su trabajo con dedicación exclusiva, un trabajo riguroso para llevar sus propuestas al parlamento. Sean legislativas o de control parlamentario. Es la esencia de la democracia.
¿Se imaginan ustedes a un albañil de Hellín, harto de cemento y andamio, revisando los presupuestos, hablando con asociaciones, debatiendo en los barrios, investigando acciones poco claras, haciendo mil llamadas y gestiones, al acabar la faena de yesaire, para ir una tarde al mes a votar al parlamento de Toledo? ¿O, acaso no es esta la manera más aséptica de cargarse a la oposición y, por ende, la democracia? Piensen un poco: ¿qué perfil deberán tener entonces los nuevos diputados? ¡Pues eso, verde y con asas!
Y para finalizar: cuando la presidenta Cospedal propone en las Cortes al Grupo Socialista que voten su medida a cambio de no aplicarla hasta la siguiente legislatura ¿no es una provocación a los más bajos instintos del ser humano? Lógicamente dijeron que no, hasta ahí podíamos llegar. ¿O es que, para superar la crisis, aquí todo vale?
--0--
(*) Rafael Cabanillas Saldaña (Carpio de Tajo, Toledo, 1959) es autor de una decena de libros y de centenares de artículos. De su narrativa destacan las novelas El secreto de Elvira Madigan (2004), Al llegar el invierno (2006) o El llanto de la clepsidra (2009).
Colaborador de la revista National Geographic y de diversas ONG y Gobiernos. Conferenciante y viajero incansable que presume de conocer más de 50 países, especialmente del Africa Occidental. Ha publicado varios libros de viajes, los últimos Africa en tu mirada (2009) y Hojas de Baobab (2010), prologado por Javier Reverte, Miembro de Honor de la Escuela de Ciudadanos.
De sus incursiones en el campo de la fotografía son las exposiciones En clave de mujer y África en tu mirada. En la actualidad trabaja en el proyecto de Libro-Exposición Manual para beberse la Vía Láctea y en la novela Mirtillo Blu, que se presentará el próximo mes.

1 comentario:

  1. Pero bueno, Rafa. ¿Es que te avergüenzas de ser político? Se echa de menos en la sociedad en general gente que reivindique y prestigie la política, o al menos que no la desprestigie, porque la necesitamos. Y ahora llegas tú, te presentas como escritor, conferenciante y viajero; no mencionas que has sido concejal y director general durante años. ¿Por qué? Si es legal, es legítimo y deberías sentirte orgulloso. ¿Acaso te ha hecho mella la propaganda de desprestigio al político? ¿O es que ya no eres de los nuestros? Por favor no hables de políticos en tercera persona, que nos decepcionas. No abandones el barco, que todavía sno se ha hundido.

    ResponderEliminar