jueves, 28 de junio de 2012

Temas a debate: La calidad de la democracia

Le llaman democracia y no lo es

Se cede soberanía a instituciones que no están sometidas a control democrático, y carecen de legitimidad política y democrática para imponer las políticas que nos han conducido a este desastre

El modelo norteamericano de injerencia del sector privado en las decisiones políticas
tenía otro nombre en otro tiempo; corrupción

Al modelo dominante de dictadura neoliberal deberemos oponer otro más profundamente
democrático, social y ético. 

Por Miguel Ramirez (*) 

En primer lugar, agradecer a la Escuela de Ciudadanos la recuperación de este tema de debate, porque la evolución de la crisis en sus diversas facetas; económico, financiera, política y ambiental, vuelve a poner en primera línea de debate la cuestión de la calidad democrática.
  
La cesión de soberanía de los Estados a entidades como el FMI, el BCE, el Banco Mundial, el G-7, G-9, G-20, no supone, como pretenden vendernos algunos gurús, una evolución hacia un Gobierno global, sino. al contrario, es la entrega de enormes campos de decisión a instituciones que no están sometidas a ningún control democrático, ni se eligen por sufragio, y carecen por tanto de toda legitimidad política y democrática para imponer al resto del mundo las políticas que nos han conducido a este desastre.


Valga como muestra un botón, y es que los diferentes lobbys ocupan tanto o mas espacio en las instituciones europeas, que los grupos políticos del Parlamento Europeo. Es decir, tienen mas presencia e influencia la representación de las grandes compañías, que la soberanía de los ciudadanos europeos, y esa presencia se deja notar muy mucho en las diferentes directivas, normativas y estrategias que emanan de la UE y que se convierten en normas de obligado cumplimiento de los países miembro, como España.

Los sacrificios no resuelven los problemas

Este modelo norteamericano de injerencia del sector privado en las decisiones políticas tenía otro nombre en otro tiempo; corrupción. Ahora se le camufla de otra manera, incluso han creado una doctrina del derecho a defender sus intereses para justificar esa injerencia. Sin embargo, el derecho de los ciudadanos a defender los suyos es tachado de retrógrado, utópico, izquierdismo trasnochado, bolchevismo, etc…

La otrora cuna de la democracia social avanzada y del Estado del Bienestar, la culta Europa, está repitiendo los mismos errores de los años 20-30 del siglo pasado. Las condiciones impuestas a Alemania tras perder la Primera Guerra Mundial sembraron la semilla del fascismo y el nazismo, y propiciaron la Segunda. Los sacrificios impuestos a Grecia, Portugal, e Irlanda, no están resolviendo ninguno de sus problemas, al contrario, están contagiando a otros países, mientras que el populismo xenófobo avanza electoralmente.

El clima de miedo impuesto a la ciudadanía a través de todo el aparato mediático, y la ausencia de voces disidentes de los grandes bloques políticos hegemónicos en Europa, (centro-derecha del Partido Popular Europeo, y centro-izquierda del Partido Socialista Europeo) ha consolidado durante la última década un proyecto de construcción europea al margen de los ciudadanos y de la democracia.

¡Pero qué broma es ésta!

Recordar que Yorgos Papandreu, último presidente de Grecia, del PASOK (Partido Socialista griego), es a la vez Presidente de la Internacional Socialista, y que en su último gobierno de “concentración nacional” incluyó a un partido de extrema derecha llamado LAOS, que ahora ha quedado fuera del Parlamento por el avance de los neo-nazis.

Ahora, el nuevo Gobierno griego, que tanto deseaba la UE, está formado por los mismos que amañaron las cuentas para entrar en el euro, los mismos que robaron a manos llenos en la organización de las olimpiadas, los mismos que arruinaron el país.

Pero claro, es que Mario Draghi, presidente del BCE, fue el enviado de Goldman Sachs para ayudar al Gobierno griego a manipular sus cuentas. O que Mario Monti, ahora presidente tecnocrático de Italia, también colaboró en la expansión de los negocios de Lehman Brothers en Europa, junto a nuestro ministro De Guindos.

Los mismos que extendieron la contaminación de nuestro sistema financiero, están ahora al mando del barco, y encima nos piden que les cedamos mas soberanía para “mejorar la gobernanza europea”. ¡Pero qué broma es esta!

Rebelión ciudadana

Se impone, como dice Julio Anguita, una profunda revolución democrática, una rebelión ciudadana, que se sacuda todos los vicios de un sistema contaminado e incapaz de resolver los problemas que acucian a la sociedad; el paro, la pobreza, la dignidad como persona y como trabajador, el medio ambiente, y la recuperación de la Democracia con mayúsculas.

Que nadie espere soluciones milagrosas. Para esta rebelión democrática se necesitan pasos previos: de generación de conciencia, de adquisición de compromiso con lo cercano y los semejantes, de quitarse vendas y prejuicios sobre la política y la participación en la vida política, y necesita también de una evolución de las organizaciones sociales y políticas.

Hace ahora 10 años participé en una manifestación en Sevilla contra la cumbre europea celebrada por Aznar, y ya entonces los lemas eran “lo llaman democracia y no lo es”, y ya advertíamos desde la Izquierda Europea, (que incluye a IU, SYRIZA, Frente de Izquierdas Francés, Die Linke de Alemania, la Izquierda Verde Nórdica) de la deriva hacia un modelo insostenible de desarrollo que reventó un lustro después.

Estamos en un proceso de confrontación de modelos, y al dominante de dictadura neoliberal deberemos oponer otro más profundamente democrático, social y ético, ese es el combate de este tiempo de los demócratas de verdad.

(*) Miguel Ramírez Muñoz es Coordinador Provincial de IU Ciudad Real



1 comentario:

  1. Así se hace, forzarnos a poner en funcionamiento las neuronas para que el altzeimer no las neutralice, enfermedad mental que aqueja a muchos miles de españoles que fueron a votar en noviembre último. Estupenda reflexión compañero. Salud

    ResponderEliminar