domingo, 29 de abril de 2012

El futuro del Hospital de Manzanares

Carta de un enfermero a la
concejal de Sanidad




La edil María Josefa Aranda dice que grupos movidos por un interés “monetario” o “político” “han encontrado un filón para degastar al equipo de gobierno” municipal ante la privatización de la gestión del centro sanitario

Enfermero Juan López de Pablo: “Nadie está asustando ni engañando a nadie, simplemente se están explicando a la población las consecuencias que pueden tener la medida" anunciada por la presidenta De Cospedal

Manifestación contra la privatización del Hospital del 15 de abril de 2012

E.C.





María Josefa Aranda, concejal de Sanidad del Ayuntamiento de Manzanares, ha escrito un artículo titulado Acerca del Hospital en la revista local Siembra del mes de abril de 2012. La concejal del PP, partido que gobierna este municipio desde las pasadas elecciones municipales, defiende la política sanitaria desarrollada por la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, de su mismo partido. Entre otras cosas, De Cospedal ha decidido privatizar la gestión del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares, entre otros, lo que ha provocado una masiva contestación entre los ciudadanos del pueblo manchego.

La concejal Aranda denuncia en su escrito que “determinados grupos”, movidos por un interés “monetario” o “político”, “han encontrado un filón para degastar al equipo de gobierno” municipal. Estos grupos habrían lanzado “una cruzada contra todo el que piense de manera diferente”. Pide a sus vecinos que exijan “responsabilidades a los agitadores” y se muestra confiada en que, en el futuro, se habrá “mejorado notablemente el servicio” del Hospital, con “una también notable disminución del coste del mismo”.

En el mismo número de Siembra, Jesús Maeso escribe sobre el mismo asunto y justifica la medida anunciada por De Cospedal, porque, en su opinión, “no podemos pagar” el modelo actual de atención sanitaria.

La Escuela de Ciudadanos ha prestado especial atención a este asunto, que va mucho más allá, con ser importantísimo para sus usuarios, del futuro de un centro hospitalario concreto. Es un tema que afecta al modelo que tiene el partido gobernante del sistema de salud público. Un modelo que, como vemos en la Comunidad Valenciana, va camino de ser privatizado en su totalidad y Castilla-La Mancha tiene a esa comunidad como guía y ejemplo a imitar.

Por ello, acogemos este detallado artículo que, en forma de carta dirigida a la concejal Aranda y a Jesús Maeso, ha remitido a la Escuela de Ciudadanos Juan López de Pablo Rodríguez de la Paz, enfermero del Hospital Virgen de Altagracia.

--0--

El tiempo pondrá a casa uno en su sitio

El traspaso a la gestión privada de nuestro hospital no será para dos o tres años, será para décadas. Será la herencia que demos a nuestros hijos y entonces no estarán en el poder los que tomaron esa decisión. Nadie podrá pedirles responsabilidades

Manifestación contra la privatización del 15 de abril de 2012


Por Juan López de Pablo Rodríguez de la Paz (*)

Quisiera desde esta carta aclarar algunas afirmaciones vertidas en la revista Siembra del mes de abril por parte de la señora concejal de Sanidad del Ayuntamiento de Manzanares, María Josefa Aranda y, por otro lado, de don Jesús Maeso.

Respecto a las manifestaciones de la concejal sobre el despilfarro ocurrido con el anterior gobierno de la Junta, los impagos por parte del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), la mala situación económica en la que nos encontramos, podemos estar de acuerdo, como también podemos decir que el PSOE ya lo pagó en las elecciones municipales, autonómicas y generales.

No nos gusta

Lo que no puede ser es que, después de casi un año en el Gobierno de la Junta, se sigan utilizando los mismos argumentos. A ustedes se les eligió para gobernar, para gestionar, no para estar todo el tiempo justificando los recortes con la coletilla “no nos gusta, pero no tenemos más remedio”.

Digo esto porque ustedes, en campaña electoral, dijeron que no tocarían la educación ni la sanidad, y lo han hecho para aplicar una serie de recortes injustos. No se les ocurrió adelgazar las Administraciones Públicas eliminando las Diputaciones provinciales o el Senado, fomentando agrupaciones de localidades pequeñas, disminuyendo el número de diputados regionales (éstos incluso aumentarán en cuatro en nuestra región con un sobregasto de 300.000 euros al año), o luchando contra el fraude fiscal, en vez de perdonar a los pobres defraudadores. En fin, realizando una serie de reformas que les afectarán a ustedes, los políticos, y no tanto al ciudadano.

Intereses económicos

A los funcionarios públicos en general y a los trabajadores del hospital en particular nos ha bajado el sueldo varias veces tanto el gobierno central de Zapatero como el regional de Cospedal, que también nos ha aumentado las horas de trabajo y nunca nos habrá oído quejarnos, señora concejala, así que no diga que nos mueven intereses económicos. Ahora se están llevando a cabo una serie de recortes, tanto en personal como en número de camas y en disminución de prestaciones, en todo el territorio SESCAM. Por si estos recortes fueran pocos, también nos quieren vender al mejor postor, eso sí, “con la era bien limpia”, como dicen en mi pueblo.

Dice que no hay más remedio que utilizar la colaboración público-privada (eufemismo de privatización) para salvar nuestro hospital. Vamos a ver: si el hospital fuera inviable, como ustedes quieren hacernos creer, nadie querría hacerse cargo de él. No olvidemos que lo que quiere toda empresa privada es ganar dinero, no son ONGs, y si es posible ganar dinero con un hospital.

¿Quién es más listo?

¿Por qué no se hace esto desde la gestión pública? ¿Es que son más listos los gestores privados que los públicos? No nos engañen. La única manera de ganar dinero en sanidad es: o recortar personal o prestaciones.

En cualquiera de los dos supuestos, el paciente sale perdiendo por la disminución de calidad que conlleva. Los hospitales de gestión privada seleccionan los pacientes rentables (con procesos de corta estancia y de bajo coste económico) derivando los pacientes crónicos y de elevado gasto a sus hospitales públicos de referencia, disminuyendo así el gasto por estancia y pruebas diagnósticas.

A su vez, al privatizar también los centros de salud de la zona de influencia del hospital, disminuyen las derivaciones desde éstos hacia los médicos especialistas, reduciendo el gasto hospitalario.



Dice la concejal Aranda que se mantendrán los servicios y la calidad. Que yo sepa, la UVI de traslados ya ha desaparecido, curiosamente en los cuatro hospitales a privatizar, y, según me cuentan, el señor alcalde, Antonio López de la Manzanara, ha comentado en alguna de sus reuniones con asociaciones de vecinos que tampoco pasaría nada si nuestras mujeres tiene que ir a parir a Tomelloso o si hay que desplazarse para recibir algún tratamiento concreto. ¿Esto no es perder servicios?


Quisiera decirle, por último a la señora concejal que aquí nadie esta asustando a nadie, simplemente se están explicando a la población las consecuencias que pueden tener este tipo de medidas, de igual manera que ustedes intentan explicar, con mayor o menor éxito, las bondades de este sistema.

No engañamos a nadie

Tampoco estamos engañando a nadie diciendo que el hospital se va a cerrar. Esa afirmación no es nuestra. Eso lo ha dicho Luis Carretero (director gerente del SESCAM) en varias ocasiones: “La alternativa a la gestión público-privada es el cierre”. Y nuestro alcalde, en uno de los plenos en los que se trato el tema. Son ustedes, pues, los que han puesto sobre la mesa que la alternativa a la gestión privada es el cierre del hospital, así que no nos echen muertos que no nos corresponden.



Tampoco hemos dicho que tengamos que pagar nada, de hecho fueron ustedes los que en un principio se oponían al copago y ya lo han implantado en las medicinas. La sanidad pública ya la pagamos todos nosotros con nuestros impuestos, sólo que ahora pueden ir a parar a manos de empresarios en vez de a manos públicas.


Dice también que somos unos agitadores, que se ha calumniado al alcalde… Pregúntele a él por las opiniones vertidas sobre los trabajadores del hospital en alguna que otra reunión con vecinos.

Pero bueno, todo esto que le estoy exponiendo usted y sus compañeros ya lo saben, pero como dice el refrán “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.


La sanidad pública, una utopía

En lo que si estoy de acuerdo con usted es en lo de que el tiempo pondrá a cada uno en su sitio, no tengo la menor duda. Lo que ocurre es que, quizás cuando todo esto se haya llevado a cabo, el Estado del bienestar que tanto nos costó conseguir, habrá desaparecido bajo las garras de unas políticas ultraliberales que no entienden de igualdad social. Y si no, haga el favor de leer las declaraciones hechas por su compañero de partido y portavoz del PP en la comisión de sanidad del Senado, Jesús Aguirre, en las que califica de “utopía” los principios de la sanidad española de “universalidad, equidad y gratuidad” tras afirmar que “ahora que no estamos en campaña, es el momento de decir lo que de verdad pensamos”. También señaló que “es mentira que se va a mantener la calidad, si es necesario gastar menos”. ¿Es este señor también un agitador y un mentiroso?




Respecto a lo expuesto por el señor Maeso, estoy de acuerdo en que hay que ajustar las cuentas, pero, como dije antes, hay que tener más imaginación. No sólo se ahorra disminuyendo el gasto en sanidad y en educación, o privatizando servicios públicos. Le remito a lo expuesto anteriormente sobre medidas que toquen la estructura política y fiscal en vez del bienestar del ciudadano. No se equivoque señor Maeso, el recorte en educación y sanidad es más cuestión ideológica que económica.

Estoy también de acuerdo con usted en que todo es mejorable, en que hay que cambiar ciertas cosas, pero no comparto su idea de que esto debe hacerse bajo una gestión privada. Y si mantenemos la idea de que esta gestión privada es la mejor. Quizá deberíamos poner el país entero en manos de tecnócratas, como ha ocurrido en Italia.

Habla del gran gasto que tenemos en sanidad, de que es insostenible y de las bondades de la gestión público-privada. Voy a dar unos datos que quizás aclaren algunas cosas que se dan por verdades absolutas y que no lo son tanto.


Gasto bajo, calidad alta

España gasta en sanidad pública un 5.9% del Producto Interior Bruto (PIB), encontrándose en el puesto número 16 dentro de la Unión Europea (UE), sólo por delante de países como Estonia, Lituania o Eslovaquia y tres puntos por debajo de países como Francia, Alemania o Reino Unido (Datos de la OCDE).



Somos uno de los países de Europa con menor ratio de enfermeras por habitante (5 por 1.000 Habitantes) cuando países como Francia o Reino Unido doblan ese porcentaje. En cuanto al ratio médico-habitantes nos encontramos, tenemos 1 médico por 300 habitantes, siendo esta cifra en Alemania o Francia de 200 (datos de la UNESCO).


El gasto por habitante en sanidad en España es de unos 1.300 euros por año y habitante, ocupando España el puesto número 13 de la UE sólo por delante de Grecia y Portugal (Datos de EUROSTAT).

Podría seguir dando datos y más datos, pero creo que estos son más que suficientes para ver que el gasto en sanidad en España es mucho menor que en el resto de Europa y aún así tenemos una de las mejores sanidades de Europa y del mundo. Es precisamente por esto por lo que es tan apetecible por las empresas privadas: es una gran ocasión de negocio.


Experimentos, con gaseosa

El modelo de gestión privada para el hospital de Manzanares no tiene parangón. Estamos hablando de un hospital ya construido, a pleno funcionamiento y con el 85% del personal fijo. Por ello, creo que ni siquiera en la Junta saben aún a qué modelo de gestión acogerse, y los experimentos, y más con hospitales, que los hagan con gaseosa.

En cuanto a los hospitales PFI (iniciativa de financiación pública), como son los de Madrid y Valencia, en los que la construcción recae en la iniciativa privada, analicemos los datos de un estudio de las universidades de Londres y Manchester hecho en hospitales británicos que tienen este modelo. Sólo durante los tres primeros años, la empresa privada asume todo el gasto. A partir del cuarto año, la administración pública comienza a compartir el coste y pasados 10 años, el erario público asume el pago. Es en este momento cuando el gasto pasa al 100% a la Administración pública, siendo el benéfico para la empresa. Cuando el hospital pasa a manos de la Administración, 30 o 40 años después, el coste es de, al menos, cuatro veces más que si su construcción hubiera sido pública.

No hay duros a peseta

Da usted también el mismo dato que dio el señor Carretero en el debate organizado por la Escuela de Ciudadanos: que el 91% de usuarios están satisfechos o muy satisfechos con el modelo Alzira. Diga también que ese dato se refiere al hospital de Torrevieja, localidad donde no había ningún hospital antes, y ya se sabe, si uno es ciego, mataría por ser tuerto. También olvida comparar este dato con nuestro hospital.

Pues bien, según datos del SESCAM de 2010, el hospital de Manzanares obtiene una nota media de 8.5 sobre 10 en satisfacción por parte del usuario en todas y cada una de sus áreas, con una tendencia al alza en los seis últimos años, que son en los que se viene realizando esta encuesta. Hay que ser coherente, y si damos datos, habrá que darlos todos.



Aquí nadie da duros a peseta, y como dije antes, esto es meramente una cuestión ideológica y una gran oportunidad de negocio.


Que el pueblo de Manzanares decida lo que quiere, pero que cuente con toda la información posible para poder tener un criterio formado. Pero que no se nos olvide que una vez tomada la decisión del traspaso a la gestión privada de nuestro hospital, esto no será para dos o tres años, esto será para décadas. Ésta será la herencia que demos a nuestros hijos y entonces no estarán ya en el poder los que tomaron la decisión y nadie podrá pedirles responsabilidades.

(*) Juan López de Pablo Rodríguez de la Paz es enfermero del Hospital Virgen de Altagracia.

3 comentarios:

  1. soy de manzanares, pero no vivo habitualmente allí por lo que no puedo hacer una valoración exacta de los acontecimientos, pues no asisto a los plenos del ayuntamiento y no se cuales son con exactitud las propuestas de dicho ayuntamiento.
    lo que si me gustaría decir es que cuando he necesitado de nuestro hospital y no hace mucho que tuve que estar en el, a mi me atendieron perfectamente, a mi me parece que lo que ocurre aquí es que no se están explicando correctamente las cosas, y los ciudadanos no lo estamos entendiendo, de aquí que pido a nuestro ayuntamiento que explique claramente cuales son las cosas que nos pueden afectar de VERDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, el ayuntamiento no está explicando bien las cosas. Si así lo hiciera nuestro alcalde tendría que decir que defiende lo que su partido manda, sea lo que sea, a cambio de que su partido lo colocara a él, advenedizo de la política, para ser alcalde, cuando cualquiera que hubiera sido candidato del PP habría sido alcalde, dado como estaba el panorama.
      En esa explicación olvidaría que no es alcalde porque el aparato de su partido, a dedo, lo decidiera, sino por las 5.500 personas que lo votaron, muchas de las cuales no volverían a hacerlo ni mañana ni nunca.

      Eliminar
  2. Juan López de Pablo Rodríguez de la Paz, pienso que mucho de lo que tu aqui criticas está bien pero como tu dices que se cuente toda la verdad, por que tu aquí no cuentas lo que está pasando en ciudad real por ejemplo, u en otros hospitales de la mancha, que se han bajado las listas de espera, que ha mejorado el servicio de ginecologia, (estos algunos ejemplos), yo mismo tuve que visitar nuestro hospital de manzanares hace muy poco, y me atendieron perfectamente, esto no quiere decir que no se tengan que hacer modificaciones en cualquier sentido, pero sin hacer politica ni politizar el asunto ni para unos ni para otros.-

    ResponderEliminar