domingo, 16 de octubre de 2011

Los tres valores del 15-O para la política global



Temas a debate
La calidad de la democracia
Oleada global de indignación
Ciudadanos de casi mil ciudades de 80 países salen a la calle para protestar por una democracia que no les gusta. ¿Qué opinas tú?
Madrid, 16 de octubre de 2011
Por E.C.
Tomar la calle y que se les escuche. Éste fue el objetivo a cumplir el sábado día 15 de octubre por ciudadanos de más de 950 ciudades, en más de 80 países.
Unidos en una sola voz, haremos saber a los políticos, y a las élites financieras a las que sirven, que ahora somos nosotros, la gente, quienes decidiremos nuestro futuro. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros que no nos representan”, reza el manifiesto consensuado globalmente por este movimiento ciudadano.
Los manifestantes del 15 de octubre (15-O) quisieron dejar claro que están hartos de que los “poderes establecidos” sólo busquen el beneficio de unos pocos.
Esta convocatoria mundial -que parte del colectivo español Democracia Real Ya que, a su vez, dio origen al Movimiento 15-M- reclama una “auténtica democracia”. Una que represente al “99%”, tal y como se han autoproclamado los seguidores del 15-0 en Estados Unidos.
Frente a ese 1% privilegiado, ellos son el 99% (“We are the 99%”, indican en inglés) y por eso quieren poner fin a lo que consideran una situación “intolerable”.
Y lanzan una advertencia: se manifestarán pacíficamente, debatirán y se organizarán hasta lograrlo.
-o-
Exportamos tecnología de la indignación
El Movimiento 15-M, que nació en España el pasado mes de mayo, ha sido el espejo en el que se han mirado millones de jóvenes de todo el mundo. Podría decirse que hemos exportado la tecnología de la indignación a medio mundo, el último lugar, Nueva York.

Sol ilumina al mundo” titulaba el periódico El País en su edición digital del domingo 16.
Capitales de todos los continentes, como Tokio, Seúl, Berlín, Bruselas, Lisboa, Londres, Nueva York, Santiago de Chile, Sidney, registraron espectaculares manifestaciones pacíficas de los indignados. Solo en Roma se produjeron algunos incidentes producidos por encapuchados ajenos al movimiento.
Un movimiento que ha tenido una indudable repercusión en la vida política española. El mismo 15-O, el Partido Socialista Obrero Español presentaba el programa electoral con el que su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, concurre a las elecciones del próximo 20 de noviembre. Pues bien, ese programa incluye algunas de las banderas levantadas por el 15-M, suavizadas, eso sí, como la dación en pago (que la simple devolución de la vivienda liquide de la deuda de la hipoteca) o la reforma electoral.
Guste o no, deje indiferente o moleste, el 15-M es un movimiento a tener en cuenta. Mucho más después de la espectacular demostración de fuerza demostrada el 15-O.

Por ello, Escuela de Ciudadanos plantea de nuevo este tema, que complementa el debate que abrimos hace unas semanas sobre la calidad de nuestra democracia. 
Un  debate que culminará el próximo día 28, en un encuentro cara a cara entre los representantes de las organizaciones juveniles de los dos grandes partidos políticos españoles, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Beatriz Jurado, presidenta de Nuevas Generaciones y Sergio Gutiérrez, secretario general de las Juventudes Socialistas.

Con este debate se iniciará el IV Curso de la Escuela de Ciudadanos que tiene lugar desde hace tres años en Manzanares (Ciudad Real) y del que iremos dando más detalles en los próximos días.  
Incluimos en este nuevo paquete informativo un interesante artículo del periodista Juan Luis Sánchez, de Periodismo Humano.com, que ha seguido este movimiento de manera intensa desde su inicio.
También aportamos el manifiesto redactado para la jornada del 15-0, así como algunos interesantes artículos periodísticos.
Por último, queremos saber su opinión: ¿apoya o rechaza esta manifestación global? ¿Cuáles son sus razones?
--o--

Mapa Global de la Manifestación
Los tres valores del 15-O para la política global
Madrid, 15 de octubre de 2011
 Por Juan Luis Sánchez (*)
Cuando me preguntan qué es lo que queremos, digo que queremos provocar un cambio social global; cuando me preguntan cómo vamos a conseguir eso, digo que creando un nuevo poder, un poder ciudadano, que presione al resto de poderes para provocar ese cambio”. Son palabras de Olmo Gálvez, de Democracia Real Ya, una de las organizaciones que trabaja para la convocatoria multilateral, internacional y unificada del 15 de Octubre.
Esta no puede ser una manifestación más, como no lo fue la del 15-M”, dice Miguel, uno de los primeros acampados de Sol que ahora intenta llevar su causa al próximo nivel, el global. “Se ha pensado el 15 de octubre como una manifestación global y no una suma de concentraciones locales”, explica este físico y docente universitario, que apenas llega a los treinta años.
La principal dificultad que el 15-M tuvo que superar para hacer una “movilización global” es buscar qué es lo que pone de acuerdo a la indignación en mediomundo. ¿La crisis, el calentamiento global, la corrupción?
Imposible poner de acuerdo las prioridades de miles de colectivos en cientos de ciudades.
Por eso, decidieron darle la vuelta al planteamiento, tirar del espíritu inclusivo que caracterizó las primeras semanas del 15-M y sentar las bases de un movimiento global basado en tres reivindicaciones básicas.
La primera: dignidad. Una palabra que ha resonado en las plazas árabes, especialmente en Egipto. Dignidad contra los cuatro poderes que viene criticando el 15-M: el económico, el político, el militar y el mediático.
El segundo pilar del cambio social al que aspira la versión internacional del 15-O es la democracia directa. Si la indignación crea un espacio político nuevo será gracias a las tecnologías en red, pero ¿y las asambleas que tanto han caracterizado al 15-M? Cada vez hay más voces que apuestan por “volver a la red” o, al menos, mantener una doble velocidad, online y offline. Hay una brecha digital, hay gente que no tiene acceso a las herramientas digitales, o no las usa, “pero el cambio global no es posible sin ellas”, se dice.
La tercera ambición del 15-O no es una reivindicación a los poderes sino una llamada a la proactividad: lo importante para el 15-O no es el 15 de octubre sino 16 o el 17. El objetivo real y ambicioso es provocar en varias ciudades del mundo lo que pasó en Sol: que cuando la manifestación termine la gente diga… bueno, y ¿ahora qué? ¿Cómo nos organizamos?
Si esas tres líneas de trabajo funcionan,  “vamos a crear una nueva categoría social”, dice Olmo Gálvez. “Igual que se crearon en un momento de la historia los partidos políticos, o los sindicatos, ahora entre todos vamos a crear los movimientos ciudadanos de presión”, afirma. Ese grupo de presión social, sin soporte institucional y entendido como suma de individualidades, actuaría en relación a los partidos políticos o a los sindicatos como colectivo externo. Eso, se explica por activa y por pasiva en todos los debates sobre el 15-M, no significa llamar a la abstención o ir necesariamente en contra de los partidos. Es simplemente una ampliación del panorama, un elemento más que cada uno debe combinar como elija con el resto de su vida política.
Nota a pie de página (*)
Juan Luis Sánchez
Juan Luis Sánchez es periodista y uno de los impulsores del medio de comunicación Periodismo Humano.com, referencia informativa internacional sobre el movimiento 15-M.
Ha sido redactor de la Cadena SER, jefe de Comunicación Digital y Producción Propia de Expo Zaragoza 2008 y dirige el Máster de Comunicación Digital y Nuevos Medios de la Universidad Camilo José Cela de Madrid




--o--
15 de octubre – Unidos por un cambio global
El 15 de octubre personas de todo el mundo tomarán las calles y las plazas. Desde América a Asia, desde África a Europa, la gente se está levantando para reclamar sus derechos y pedir una auténtica democracia. Ahora ha llegado el momento de unirnos todos en una protesta no violenta a escala global.
Los poderes establecidos actúan en beneficio de unos pocos, desoyendo la voluntad de la gran mayoría, sin importarles los costes humanos o ecológicos que tengamos que pagar. Hay que poner fin a esta intolerable situación.
Unidos en una sola voz, haremos saber a los políticos, y a las élites financieras a las que sirven, que ahora somos nosotros, la gente, quienes decidiremos nuestro futuro. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros que no nos representan.
El 15 de octubre nos encontraremos en las calles para poner en marcha el cambio global que queremos. Nos manifestaremos pacíficamente, debatiremos y nos organizaremos hasta lograrlo.
Es hora de que nos unamos. Es hora de que nos escuchen.
¡Tomemos las calles del mundo el 15 de octubre!
--o--
Para saber más…
Para conocer más del movimiento 15-O, sus objetivos y las ciudades que se han adherido a las manifestaciones, ésta es la página web oficial:
Recomendamos también, esta guía “para no perderse” que ha elaborado el periódico El País:
Otros enlaces recomendados:
--o--
¿Y tú qué opinas?
¿Apoyas las movilizaciones? ¿Por qué?
¿No las apoyas, te dejan indiferente? ¿Por qué?
Deja aquí tu comentario o envíanos un e-mail a

1 comentario:

  1. El movimiento del 15-M como movimiento espontáneo que es resulta confuso en muchas cosas, interesado en algunos casos, ilusionante en muchos otros.
    No obstante, pese a contar con toda esa "simpatía" que sale en las encuestas o que manifiesta mucha gente, es minoritario, traslada el rebote que tiene mucha gente, pero mucha gente que no está dispuesta a hacer nada efectivo por cambiar las cosas.
    Y si no el 20-N lo veremos.

    ResponderEliminar