lunes, 26 de septiembre de 2011

Hagámoslo pronto


Escriben los líderes locales
Con este artículo de Julián Nieva, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Manzanares, iniciamos una serie de artículos escritos por los principales líderes locales en torno al debate propuesto por la Escuela de Ciudadanos sobre la calidad de la democracia.

En próximos días aparecerán, entre otros, los del Partido Popular e Izquierda Unida. Animamos a todos nuestros lectores a sumarse con sus opiniones a este apasionante debate. 
--><--
Hagámoslo pronto
Nuestra clase política tiene ante sí una difícil tarea: la imperiosa obligación de entenderse.
Manzanares, 26 de septiembre de 2011
Por Julián Nieva (*)
Llevamos más de treinta años de Constitución  y otros tantos escuchando hablar de la necesidad de su reforma. También, de Leyes Orgánicas que requieren un amplio consenso para ser modificadas. Desde los primeros debates sobre la emergencia inicial de articular y vertebrar territorialmente nuestra geografía, pasando por el tema de las autonomías, las diputaciones, sus competencias  y en algunos casos sus privilegios. El siempre escabroso asunto de la corona. Se impone cada vez con más urgencia una reforma que garantice la sucesión sin caer en contradicción constitucional con la Ley de Igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Y el debate permanente de la necesidad de cambiar  la Ley General Electoral, que palíe de una vez la discriminación que arrastran los partidos pequeños de ámbito nacional y acabe con los privilegios de las coaliciones y  partidos de ámbito nacionalista.
Tan extensa y complicada parecía la tarea, que hemos preferido invertir el tiempo en debatir con carácter permanente sobre el asunto, antes que sentarnos, como hicieron los padres de la “criatura” a resolver sus necesidades.
Vayamos por partes: la necesidad de reformar los documentos es incuestionable. Los capítulos y los aspectos a reformar también. Ya nos hemos desarrollado varias generaciones y hemos transformado la fisonomía política, social y económica de nuestro país a partir del texto y del contexto.
El texto y la conveniencia política de mejorarlo, adaptándolo a las necesidades y la realidad lo conocemos. Sabemos de qué pie cojea. El problema pues, es el contexto.
La actual situación política internacional deja un escaso margen de maniobra a la acción de nuestros gobernantes. La crisis económica que nos asfixia no la han creado los socialistas, sin duda. Puede que tampoco los conservadores, allá donde gobiernan. Las tasas de desempleo son equiparables en comunidades gobernadas por el PSOE y por el PP. Sin embargo, en este contexto, hemos asistido entre atónitos y resignados a una modificación del texto constitucional por vía de urgencia con un amplio apoyo político, que ni el más atrevido de los mortales lo hubiera afirmado.
El sistema financiero internacional, con unas políticas basadas en la especulación y la piratería financiera, ha generado más de cien millones de parados en tan solo un par de años. Los países más poderosos del mundo han tenido que salir al rescate de los grandes bancos, antes de que cayeran como un castillo de naipes. Lehman Brothers, una de las entidades financieras mayores del mundo, fundada en 1850, que había superado la crisis bancaria de 1907, el crack de 1929 y dos guerras mundiales, se derrumbó en 2008, arrastrando tras de sí a millones de inversores.
¿Cuál es el margen de maniobra de nuestros políticos en la actualidad? En lo económico, cada día más pequeño. Las decisiones en política financiera se adoptan cada vez en mayor medida en foros distintos al de nuestros gobernantes. El Banco Central Europeo. El Fondo Monetario Internacional, las Agencias de Calificación de Riesgos, influyen, con una sola declaración  a la prensa, más que la solvencia de 43 millones de ciudadanos.
Nuestra clase política tiene ante sí una difícil tarea. No hablo, de la necesidad de tomar medidas tendentes a salir de esta situación; que sin duda la tienen. Me refiero, a la imperiosa obligación de entenderse. Entenderse en el plano político sin pararse a analizar previamente la rentabilidad que pueda tener para su proyecto político personal o colectivo. Pensando única y exclusivamente en el interés de los hombres y mujeres que representan. Ya lo hicimos una vez en circunstancias muy complicadas. La sociedad española está en condiciones de afrontarlo. Ahora además, se lo debemos.
¡Hagámoslo!, le dijo la novia al pretendiente. ¿Ahora?, preguntó él. ¡No, pronto!, respondió ella, -antes, hemos de preparar la boda-. 
__-__
Pie de página
Julián Nieva
(*): Julián Nieva Delgado es Empleado Público en excedencia. Portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Manzanares (Ciudad Real). Secretario General de la Agrupación Socialista de Manzanares. Miembro de la Comisión Ejecutiva Provincial y del Comité Provincial del PSOE de Ciudad Real. Concejal del PSOE desde 2003.


3 comentarios:

  1. Articulo, que sobre la calidad de la democracia, dice bastante poco, entendida ésta como la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones. En fin, tampoco cabía esperar más de este Señor que se ha dedicado a buscarse la vida, más que a defender la democracia y los intereses generales de sus vecinos. Baste ver el último Pleno y cómo no supo defender la educación pública. Lamentable su actuación.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico artículo. Muy bien estructurado y refleja fielmente la realidad de nuestra sociedad. Estamos condenados a entendernos. Como dice Julián Nieva, hagamóslo pronto.
    Respecto al comentario anterior, me parece lamentable que se utilice este blog para desacreditar a nadie. Espero que los responsables del blog lo impidan. Te escondes detrás de un anónimo para expresar tus cobardes reflexiones, ¿es eso democracia? no lo creo.

    ResponderEliminar
  3. Fenomenal articulo,es fácil de entender y comprender siendo democrata

    ResponderEliminar