miércoles, 28 de septiembre de 2011

El estado de la calidad democrática española


Escriben los líderes locales
Publicamos hoy el artículo de Miguel Ramírez Muñoz, Coordinador de Izquierda Unida en Ciudad Real, dentro del debate La calidad de la democracia. Con anterioridad hemos publicado el artículo del portavoz socialista en el Ayuntamiento, Julián Nieva.
En breve ofreceremos la reflexión del alcalde popular, Antonio López de la Manzanara
Animamos a nuestros lectores a sumarse con sus opiniones a este apasionante debate 
--o--
El estado de la calidad democrática española
Manzanares, 28 de septiembre de 2011
Por Miguel Ramírez Muñoz (*)
Interesante debate el propuesto en esta reedición de la Escuela de Ciudadanos, precisamente en un momento de reforma constitucional y elecciones generales convocadas.
Durante este verano, las calles y plazas de nuestro país se llenaron de gente pidiendo más y mejor democracia, mientras tanto, el PSOE y el PP han roto el consenso constitucional imponiendo una reforma de la Carta Magna al gusto de los mercados, de espalda a la ciudadanía y negándole a ésta su derecho a decidir.
Este es en breve resumen, el estado de nuestra calidad democrática. Unos representantes políticos sordos ante las demandas ciudadanas, y una ciudadanía que ya ha colocado a la clase política como tercer problema del país, detrás del paro y la situación económica.
Si a eso le añadimos una Ley Electoral perversa, que hasta el propio Consejo de Estado insta a modificar porque de lo contrario correría peligro el principio constitucional del pluralismo político, la ausencia de canales para la participación ciudadana y la consulta popular, o el uso cuasi delictivo de los medios de comunicación públicos, nuestra democracia queda reducida a una pequeñísima parcela de la cita electoral y punto.
Las encuestas de opinión reflejan también la absoluta desconfianza hacía los principales líderes políticos, tanto Zapatero como Rajoy acumulan índices de rechazo superiores al 70%, y se da la paradoja de que Rubalcaba recibe mejor valoración que Rajoy, aunque un 80% da por segura la victoria del PP.
¿Como interpretar correctamente todos estos vectores y datos, sin caer en la esquizofrenia? Sólo el actual desapego ciudadano a la política provoca estos fenómenos, se vota por antagonismo, a uno para que no gane el otro, y lo de menos son sus propuestas, sus programas, porque la mayoría social ya ha asumido que aquí nos gobiernan otros, los mercados, el BCE, el FMI, la Reserva Federal USA, o el Club Billderberg, pero siempre instituciones fuera de cualquier control democrático.
Esta situación es muy grave, si los ciudadanos ven que ni políticos ni instituciones democráticas dan soluciones a sus problemas, el paso siguiente es su sustitución por otras más “autoritarias”, el “vivan las caenas”, ése fue el germen de los fascismos en los años 20-30 del siglo pasado, y parecemos condenados a repetir la Historia.
Para quienes consideramos la Democracia no como un fin, sino como un medio para la transformación hacia una sociedad de iguales y por tanto de seres humanos libres, la calidad democrática es la que acaba llenando de sentido la palabra.
La solidez de las instituciones democráticas, basada en la confianza ciudadana en las mismas, en que es el soberano, el pueblo, el que acaba dirigiendo sus destinos, está siendo suplantada por la retórica de los pactos de Estado, el final de las ideologías y un nuevo pensamiento único, casi hegemónico, de tal forma que todo queda secuestrado por los intereses endogámicos de los aparatos del PP y el PSOE y sus patronos económicos y mediáticos.
Pero todo ello es posible, porque también los ciudadanos han hecho dejación de funciones, han renunciado a su derecho y deber de participar, conocer, opinar y transformar.
No son pocos los casos en que los ciudadanos premian a quien desprecia abiertamente las mínimas normas democráticas, ahí está la Marbella de Jesús Gil que acabó contaminando toda la Costa del Sol, la Diputación de Málaga, incluso quiso saltar el estrecho hacia Ceuta y Melilla, momento en que saltaron todas las alarmas.
Los ideólogos del neo-liberalismo ya lo anunciaron, si la democracia es un problema para los mercados, lo que sobra es la democracia. Por tanto, el avance de este modelo neo-liberal necesita de la paulatina erradicación de cualquier vestigio de democracia o de poder popular, ya se habla con toda frivolidad de que sobran ayuntamientos, parlamentos autonómicos, el Senado, porque son una carga que dificulta el mercado, y lo siguiente serán los gobiernos nacionales, y luego los CIUDADANOS, ciudadanos entendidos según el concepto de Rousseau, de personas que participan de la gestión de su ciudad y su país.
Llegado a este punto, queda la eterna pregunta, ¿qué hacer?.
Solamente un nuevo proceso de empoderamiento ciudadano puede revertir este proceso antidemocrático y antisocial. Para ello hay que desmontar, combatir desde la dialéctica, la razón y el sentido común, todas las mentiras de este modelo, reflejar sus contradicciones, su carácter depredador del planeta y de quienes en ellos habitan.
Eso necesita de un primer paso individual, personal, de asumir que ha llegado el momento de comprometerse, de implicarse, de cuestionar lo existente, y de edificar un nuevo modelo social. Esto no es fácil, es romper años de rutina, de chantajes emocionales del voto útil, sacudirse la pereza intelectual que ha permitido la asunción de valores retrógrados en buena parte de la sociedad, y también el momento de superar ciertas formas de organización y esquemas ideológicos de quienes aspiramos a la emancipación de la Humanidad.
Una vez adquirido ese nuevo empoderamiento, será el momento de iniciar un nuevo proceso constituyente, de recuperación democrática de la soberanía frente a quienes nos la usurparon para mantener sus privilegios y hegemonía. Será el momento en que la Democracia se llenará de la calidad suficiente que la haga valedora de tal nombre.
Como le gusta decir a Julio Anguita, “el primer paso para edificar la República es que haya republicanos”. 
--o--
Nota a pie de página
(*) Miguel Ramírez Muñoz es Coordinador de Izquierda Unida en Ciudad Real desde febrero de 2009. Además, es Coordinador Local en Manzanares de IU desde enero de 1.999. Militante del PCE y de IU desde 1.986, ha formado parte del Consejo Provincial de CCOO (enero de 1990 a diciembre 1995). Vicepresidente del Consejo Local de la Juventud de Manzanares (1992 a 1998)


1 comentario:

  1. Una exposición muy clarificadora. Felicidades

    ResponderEliminar