sábado, 25 de abril de 2015

VII Curso 2014-2015: Miguel Lorente

Aspecto del salón del Castillo de Pilas Bonas
Miguel Lorente: “Invertir para invertir” la cultura machista

El exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género habló en el VII Curso de la Escuela de Ciudadanos de las trampas de nuestra cultura para perpetuar la desigualdad y la situación de poder del hombre.

“Las mujeres buscan hombres que no existen y los hombres buscan mujeres que ya han dejado de existir”

“La gran trampa es tomar como modelo de éxito el del hombre”

“Quien está en una posición de poder no evita el conflicto, lo alimenta”

La crónica


E.C. Fotos: José Antonio Romero y Pilar Román

La necesidad de invertir la situación de desigualdad que la cultura machista se encarga de perpetuar centró la ponencia de Miguel Lorente, exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género, en el VII Curso de la Escuela de Ciudadanos de Manzanares, donde apostó por una educación crítica y por el compromiso personal como herramientas fundamentales para conseguirlo. Hay que “invertir para invertir la situación”, afirmó ante las doscientas personas que se dieron cita en el Castillo de Pilas Bonas.


En una brillante conferencia apoyada en anécdotas, datos y numerosos recortes de prensa proyectados en una pantalla, Miguel Lorente Acosta logró remover conciencias, sobre todo del público masculino, respecto a la situación de desigualdad que existe en nuestra sociedad y con la que no se acaba por la propia dinámica de la cultura machista dominante. “El hombre de hoy es diferente al de hace cincuenta años, pero puede seguir ejerciendo su posición de dominio en la pareja”, explicó como ejemplo.

Para Lorente Acosta, Profesor Titular de Medicina Legal de la Universidad de Granada, el machismo es cultural y juega unas trampas que le permiten durar siglos, al convertir la desigualdad en normalidad, lo que acarrea consecuencias como la violencia de género. Esta lacra tiene una prevalencia del 23% en todo el mundo debido a esa cultura machista que impregna el planeta y que, según el ponente, hace que este tipo de violencia esté instaurada “dentro de lo normal”. Más de la mitad de los homicidios de mujeres que ocurren a nivel mundial son a manos de sus parejas o ex parejas. Las setenta asesinadas al año en España “no son hechos puntuales”, según Lorente, que lamentó que ante esta dramática realidad no exista una reacción social, a diferencia de lo que pasa si el muerto es un hincha ultra de un equipo de fútbol.

Miguel Lorente y Román Orozco llegan al salón del Castillo de Pilas Bonas

La llamaron trraidor

Habitual en foros nacionales e internacionales sobre violencia de género y autor de libros y numerosas publicaciones sobre la materia, el profesor invitado a esta charla de la Escuela de Ciudadanos reconoció que por su postura en pro de la igualdad ha habido otros hombres que le han llamado “traidor”.

Lorente explicó cómo se construye la desigualdad con el fin de identificar el problema y sus causas desde el punto de vista social y cultural. Para empezar dijo que la cultura -entendida como expansión no genética de costumbres e información- se ha cimentado únicamente en la visión de los hombres, y no ha incorporado la experiencia de la mujer, por lo que no es una cultura fruto del conocimiento común de hombres y mujeres, “es una pseudo cultura, una hemicultura” que explica por qué las mujeres han estado relegadas y sometidas al control del hombre que, por su parte, siempre ha tenido una posición de reconocimiento añadido en cualquier contexto.

“No es una construcción accidental, es interesada, una construcción de poder estructurada y jerarquizada detrás de la cual hay un interés por mantenerla”, indicó el médico forense. Y desde una posición de poder no se evita el conflicto, al contrario, se alimenta. “Eso ocurre en la posición de pareja, en la política o en las relaciones internacionales”, argumentó Lorente, para quien el machismo es la propia desigualdad y machista es quien sin hacer nada “permite esa posición de referencia para vivir mejor y condicionar la posición de la mujer”.

Habla Miguel Lorente
Jerarquía machista

Al igual que las fuerzas de seguridad recurren a una violencia aceptada y reconocida para mantener el orden, la violencia de género se integra con normalidad en la vida cotidiana para establecer el “orden” que impone la jerarquía machista en la construcción de la desigualdad, una situación que el machismo mantiene ya que le da ventajas y los únicos cambios que permite son “para seguir igual”, según el experto. Los estudios que citó corroboran cómo la sociedad valora y recompensa esas actitudes. “La gran trampa es tomar como modelo de éxito el del hombre”, advirtió.

Como esta situación es fruto de lo que hacemos y la violencia de género y la desigualdad se retroalimentan si no se abordan sus causas, Miguel Lorente abogó por implicarnos todos en la igualdad como marco donde movernos dentro de la sociedad, y ahí destacó el papel que como educadores desempeñan los medios de comunicación.

Mientras tanto, la sociedad sigue cuestionando a la víctima de la violencia de género y no al agresor, se incrimina a la mujer argumentando que trata de beneficiarse con denuncias falsas por violencia de género -sólo el 0,010% lo son, según el Consejo General del Poder Judicial-, sigue etiquetando a la mujer que viste minifalda y fuma, responsabiliza a la mujer y no al hombre si hay suciedad en la casa, y así muchos más ejemplos, llegando a situaciones tan llamativas como la de los cánticos de una parte de los aficionados del Betis “apoyando al hombre y no al futbolista”, en alusión al caso Rubén Castro.

Frente a quienes no quieren hablar de la especificidad de la violencia de género y prefieren incluirla como violencia en general -otra trampa más del machismo-, Miguel Lorente la comparó con la hepatitis. “No hay un tipo de hepatitis, hay muchos y no son iguales”. Por ello dijo que hay que hablar de violencias, y una de ellas es la de género. 


Miguel Lorente

Preguntas del público


En el turno de preguntas del público también se mostró partidario de que exista un Ministerio de Igualdad como tal, y defendió el trabajo que realizó Bibiana Aído al frente del mismo. Se ha criticado mucho la Ley de Igualdad, pero ha conseguido frenar los homicidios de mujeres, recordó el exdelegado del Gobierno, que por otro lado mostró su preocupación por cómo ante los avances de la mujer, los jóvenes recurren cada vez más a la violencia.

También se mostró partidario de los permisos parentales para padres y madres con el fin de romper los estereotipos que frenan la contratación de mujeres, además de por el enriquecimiento que supondría a la sociedad que los padres pudieran disfrutar en las mismas condiciones de los momentos iniciales de vida y afecto de un bebé.

El VII Curso de la Escuela de Ciudadanos que se celebra en Manzanares concluirá el próximo 12 de junio con la conferencia que pronunciará el escritor, académico y Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Antonio Muñoz Molina.

Aspecto del salón del Castillo de Pilas Bonas
Enlace con El álbum



No hay comentarios:

Publicar un comentario