lunes, 17 de marzo de 2014

La calidad de la democracia

Los jóvenes y los derechos fundamentales

El reglamento que el PP propone para regular el uso de unas instalaciones destinadas a la juventud, le sirve de punto de partida al concejal socialista Pablo Camacho para reflexionar sobre los derechos fundamentales que asisten a los jóvenes.

El hecho ha tenido lugar en Manzanares, sede social de la Escuela de Ciudadanos, pero sirve como botón de muestra de la mala calidad de la democracia que impulsa en ocasiones el PP. Invitamos a otros jóvenes a participar con sus puntos escritos en este debate.

Un reglamento inaceptable

Las normas que regirán la Casa de la Juventud de Manzanares contradicen los principios constitucionales

El PP prohibirá el uso de símbolos, pancartas, emblemas y leyendas que sean reflejo de cualquier ideología política

Por Pablo Camacho Fernández-Medina (*)

El equipo de gobierno del PP, y concretamente la concejalía de Juventud de Manzanares, presentó al pasado pleno de febrero un Reglamento de Uso y Funcionamiento de la Casa de la Juventud. Dicho reglamento es un disparate político, una ocurrencia de mal gusto, que no ataja problemas, sino que genera otros nuevos.

La única motivación que tiene este reglamento es intentar resolver los conflictos que son originados por algunos jóvenes. Para solucionar estos pequeños problemas, la concejalía de Juventud improvisa una norma excesivamente regulativa, prohibitiva, sancionadora y que contradice los principios fundamentales que afectan a los ciudadanos, recogidos en la Constitución Española (CE), como trataré de exponer a continuación.

Primer disparate

El primer disparate lo encontramos al comenzar a leer el Reglamento. El primer artículo hace referencia a que la Constitución establece que, “los poderes públicos promoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, social, económico y cultural”.

Sin embargo, un poco más adelante, en el Título II, artículo 5 del Reglamento, podemos leer textualmente que “está prohibida la exhibición o uso de símbolos, pancartas, emblemas o leyendas que denoten cualquier tipo de ideología política”. Ambos enunciados son una contradicción evidente. No se puede promover la participación libre de los jóvenes en política, limitando al mismo tiempo la libertad ideológica, de expresión y de opinión.

La propia CE garantiza, en su artículo 16, la libertad ideológica, religiosa y de culto, que, reconoce, son derechos íntimamente relacionados con el desarrollo de la personalidad.

La página web del Congreso de los Diputados expone una sinopsis acerca de la libertad ideológica de los ciudadanos, en la que se puede leer textualmente que “la libertad ideológica se puede manifestar al exterior mediante gestos, conductas o cualesquiera otra manifestación que permita traslucir las creencias u opiniones personales”.

Derechos fundamentales

Queda claro, por tanto, que el PP no puede prohibir el acceso a la Casa de la Juventud a ningún ciudadano por el mero motivo de que lleve símbolos o leyendas políticas. Si lo hiciese, estaría actuando en contra de lo dispuesto en la mismísima Constitución y atentando contra los derechos fundamentales de los ciudadanos.

En la presente legislatura, el Ayuntamiento de Manzanares, en manos del PP, ha sido denunciado por múltiples delitos, algunos de ellos por atentar contra los derechos fundamentales, como es el caso de la prohibición a la Escuela de Ciudadanos de hacer uso de instalaciones públicas, o por atentar contra los derechos de los trabajadores.

Desde el PSOE les rogamos que nos escuchen y eviten otra posible denuncia, esta vez por un presunto delito contra la libertad ideológica. Si el acalde Antonio López de la Manzanara nos hubiese escuchando en otras ocasiones, le habría ahorrado a nuestro Ayuntamiento importantes cuantías económicas por gastos derivados de procesos judiciales, a todas luces, evitables.

La higiene, un delito

Otro desatino inaceptable para el Grupo Socialista, y así lo expusimos en el debate plenario, es tipificar como infracción el “no tener una higiene adecuada”. Es más que posible que detrás de un joven que presente falta de higiene existan problemas mucho más graves, vinculados con problemas familiares, económicos o sociales.

Les recomendamos a los señores concejales del Partido Popular que en vez de expulsar y castigar a los jóvenes por falta de higiene, intervengan en los casos persistentes  detectados, a través de los servicios sociales municipales, a fin de solucionar la problemática existente. 

¿En qué beneficia a un joven ser señalado, castigado y expulsado por falta de higiene? Desde nuestro punto de vista, en nada. En más, en algunos casos puede suponer un empujón inaceptable hacia la marginación social.

Sanciones desproporcionadas

Por otro lado, las sanciones son excesivamente desproporcionadas. Siguiendo con el caso anterior, podría darse el siguiente ejemplo: si no tener una higiene adecuada es una falta leve, y una infracción grave es tipificada como la acumulación de dos infracciones leves, el chico o la chica que acuda a la Casa de la Juventud en dos ocasiones con falta de higiene, podría ser expulsado de dichas dependencias municipales hasta por tres meses

¿Les parece humano, constructivo, justo? ¿Pretende el PP solucionar conflictos o generarlos?

Además, desde hace unos meses la Casa de la Juventud es también Casa del Deporte. Tanto es así que en el Título II del Reglamento que nos proponen se incluyen los despachos del Área de Deportes como dependencias de la Casa de la Juventud. Sin embargo, sólo se pretende aplicar este Reglamento sobre los jóvenes que tengan entre 10 y 30 años

¿Por qué razón no se aplica el Reglamento para todos los usuarios de las dependencias? ¿Se atrevería la concejal de Juventud a expulsar a un señor de 40 o 50 años que no presente una adecuada higiene o que lleve un pin de un determinado partido político, que vaya a realizar alguna gestión deportiva?

Reglamento desintegrador

Estamos, por tanto, ante un Reglamento exagerado, excesivamente regulativo y prohibitivo, desintegrador, que atenta contra los principios fundamentales de los ciudadanos, recogidos en la CE. El equipo de gobierno del PP improvisa este Reglamento para solventar algunos problemas puntuales, y acaba matando moscas a cañonazos, de forma inaceptable.

Desde el PSOE mostramos nuestro rechazo absoluto a este Reglamento, por lo que exigimos su retirada inmediata, y que se empiece de nuevo para aprobar un Reglamento consensuado con las asociaciones y entidades juveniles, y con los grupos políticos con representación municipal.

--0--

(*) Pablo Camacho Fernández-Medina es Concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Manzanares y Secretario de Política Municipal y Acción Electoral del PSOE de Manzanares








No hay comentarios:

Publicar un comentario