sábado, 20 de octubre de 2012

Temas a debate: La calidad de la democracia

Diputados sin sueldo,
una decisión polémica
Nuevo debate de la Escuela de Ciudadanos al que están invitados todos los que deseen expresar su opinión


E.C.
La presidenta de Castilla la Mancha, María Dolores de Cospedal, ha decidido que los diputados del Parlamento no cobren sueldo alguno, sino dietas. Además, pretende reducir en el futuro inmediato el número de diputados. 
La polémica decisión, que entrará en vigor a partir del próximo año, ha sembrado el desconcierto entre la clase política, los expertos constitucionalistas y ha sido rechazada por importantes personalidades de su propio partido
La Escuela de Ciudadanos, fiel a su propósito de proponer debates que mejoren la calidad de nuestra democracia, abre este capítulo sobre si los diputados de un Parlamento, sea regional o nacional, deben percibir un salario que les permita no depender económicamente de terceras personas, instituciones o empresas que cercenen su libertad.
Ofrecemos en primer lugar el punto de vista de Pedro María Castellanos, responsable de Organización del Comité Mancha Sur de UPyD, al tiempo que invitamos al resto de partidos políticos de Manzanares y su entorno, y cualquier ciudadano que lo desee, a participar con sus artículos y comentarios en este debate.
Acompañan a este artículo varios enlaces a informaciones sobre el asunto, aparecidas en El País, que arrojan luz sobre este asunto.
--0--

María Dolores de Cospedal, en la tribuna del Parlamento regional.

Dolores de(magoga) Cospedal

La decisión de la presidenta de Castilla La Mancha de eliminar el sueldo a los diputados raya en el despotismo.
Por cierto, un despotismo muy poco ilustrado, al consolidar una élite dedicada a la política
UPyD propone medidas dirigidas a la regeneración
democrática que devuelvan el control de la política
y de sus representantes a los ciudadanos


Por Pedro María Castellanos (*)
Hace más o menos unos tres meses, desde el Gobierno regional, consultaron a Izquierda Unida (IU) y a Unión Progreso y Democracia (UPyD) sobre el aumento del número de escaños (cuatro), pasando a 53.


Nuestra repuesta fue que, sin cambiar la circunscripción electoral actual, ni el factor de la ley D´Hondt, a la que podríamos colgar el epíteto de ley "desproporcional" D'Hondt, al menos dentro del marco de la ley electoral, y considerando estos tiempos de crisis económica que nos ha tocado vivir, acrecentada sin duda por el enorme agujero en las arcas públicas que dejó el anterior gobierno del PSOE, aumentar el número de escaños sería un inútil gasto más, con no demasiados beneficios. Y aunque parezca increíble, el portavoz del PP en las Cortes, Francisco Cañizares, llegó a decirnos que no supondría gasto alguno.
Racionalización de sueldos
Sólo unas semanas después de abogar por un aumento de los diputados regionales, nos desayunamos con que la presidenta María Dolores de Cospedal pretende bajar el sueldo de los diputados de las Cortes, como medida de ahorro.
Lo cual choca frontalmente con la postura de su partido al votar en contra, junto a PSOE e IU, entre otros, de la propuesta de UPyD para que de una vez por todas se produzca la racionalización de los sueldos de los cargos públicos y para que haya unos baremos en los sueldos de los alcaldes y concejales en función de la población.
Aún nos acordamos que una de las primeras medidas que el equipo del PP de Manzanares (Ciudad Real) tomó al llegar al gobierno de nuestra localidad fue subirse el sueldo porque sí.
Ahorro en diputados, gasto en asesores
El presunto ahorro que se pretende, en torno a un millón de euros, no alcanza siquiera a lo que gasta el Gobierno regional en cerca de 80 asesores nombrados a dedo, 41 de ellos correspondientes al gabinete de Presidencia, cuyos emolumentos alcanzan la nada desdeñable cifra de más de 1.600.000€.
Por tanto ¿dónde el ahorro? Por un lado, Cospedal pretende ahorrar un millón de euros y por otro lado se gasta más de un millón y medio en pagar a los cargos de libre designación y en alta dirección de la Junta, que en la remuneración de los diputados.
Poco perjudicará a su propia bancada en la que más de 15 diputados tienen asegurado el sueldo, al ser unos, miembros del Gabinete, y otros concejales ó alcaldes, lo cual no sucede en las filas de la oposición. O sea, un brindis al sol.
Una idea descabellada
A los de UPyD nos tachan mucho de populistas y demagogos al plantear propuestas de racionalización de sueldos. Sin embargo, la propuesta de Cospedal sí que es descabellada, ya que no hace justicia e impediría el acceso a la Junta de una parte de la sociedad.
Esto es así, porque, si un diputado no cobra su sueldo, sólo podrán optar a serlo aquellos que tengan suficientes ahorros o rentas, es decir, los ricos, lo cual no es justo. Además, así se impide a las personas con pocos recursos o a los trabajadores autónomos poder siquiera optar a presentarse a unas elecciones, amén de fomentar el bipartidismo en nuestra región.
En definitiva, creemos que se trata de una medida de escaso nivel político y de muy alto nivel demagógico. Pensamos que debe haber una representación democrática, con un sueldo adecuado y racional de los diputados, para garantizar un parlamento autonómico democrático y no uno en manos de una clase elitista o profesionalizada con la política. Por otro lado, debe restringirse el número de personal de confianza, personal no elegido democráticamente.
Las propuestas de UPyD
Para finalizar, deseo añadir que se pueden adoptar otras muchas medidas antes que la que Cospedal propone. Son éstas:
* Incompatibilidad de dos cargos públicos.
* Racionalización de sueldos de los cargos públicos.
* Fin de los privilegios de todos los cargos públicos (en materia de pensiones, cotización a la seguridad social, coches oficiales, etcétera).
* Limitación de mandatos de los cargos públicos. 
* Fomentar listas abiertas y desbloqueadas.
* Cambio de la ley electoral.
* Publicidad de las remuneraciones de cargos públicos.
Son estas medidas dirigidas a la regeneración democrática y que devolverán el control de la política y de sus representantes a los ciudadanos, no medidas como la de Cospedal que raya en el despotismo. Por cierto, un despotismo muy poco ilustrado, al consolidar una élite dedicada a la política.
(*) Pedro María Castellanos es Responsable de Organización del Comité Mancha Sur de UPyD.
--0--

Artículos recomendados

Volver a los tiempos de
‘La escopeta nacional’

Por Anabel Díez, El País
¿Pensó Dolores de Cospedal, número dos del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, que su propuesta “de ahorro y ejemplarizante” iba a remover las conciencias y las vísceras de la mayoría de los políticos de España, incluidos muchos de su partido?



Política para diletantes

Por José María Ridao, El País

Llevada al extremo, la lógica del populismo exige convertir la política en una actividad no remunerada. Si, como hace el populismo, se parte de que la vocación de servicio público es solo una coartada para obtener beneficios privados, entonces nada mejor que impedir la obtención de ninguno, incluido el salario de los cargos electos.
 --0--

Parlamento a tiempo parcial

Por Luis Gómez, El País
No hay paz para los socialistas en las Cortes de Castilla-La Mancha, un Parlamento austero y discreto, poco dado a los grandes titulares y las voces altisonantes. Los diputados del  Partido Popular les recuerdan en cada sesión plenaria, casi en cada intervención, como si fuera un deber impuesto, que son los culpables de un derroche histórico.

Leer mas

--0--

Monago y Feijóo rechazan la supresión de sueldo de Cospedal a sus diputados

Por F. Manetto y M. Fabra, El País
El trabajo de los diputados autonómicos “exige una dedicación, y por una dedicación se tiene que retribuir”. El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, manifestó así ayer el rechazo que ha suscitado en algunos Gobiernos del PP la supresión de los sueldos de los parlamentarios autonómicos determinada para el año que viene por la presidenta de Castilla-La Mancha y número dos de los populares, Dolores de Cospedal.

--0--

Los ediles del PP de Ciudad Real se niegan a quitarse el sueldo

Por F. Manetto y M. Fabra, El País
Incluso dentro de su propia comunidad, la presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, se ha encontrado con opositores a su medida de dejar sin sueldo a los cargos electos. 

1 comentario:

  1. En estos tiempos es un peligro enfrentarse a medidas populistas como estas. Es el momento en que los ciudadanos han de tener la cabeza fría porque, por ejemplo, una persona que lleva tres años en paro puede estar a favor de esta medida: si no hay dinero, no hay dinero para nadie.

    Pensar así es un grave error. Aprovechar la situación para llevar a cabo medidas disfrazadas de populismo cuando lo que pretenden es todo lo contrario, perjudicar al pueblo, es algo que no se puede aceptar.

    Los parlamentos tienen que controlar las acciones de los gobiernos. Los gobiernos tienen que rendir cuentas ante ellos. Con parlamentos débiles como los que se quieren instaurar en Castilla La Mancha, los gobiernos pueden hacer lo que quieran.

    Además, sólo podrán tener acceso a la política aquellos que tengan su vida resuelta. Un trabajador no podrá hacerlo porque, al no cobrar, tendrá que dedicarse a su trabajo profesional antes que dedicarse a su actividad parlamentaria.

    Otro debate sería si los parlamentos y sus diputados son todo lo eficientes que cabría esperar de ellos. Pero no por eso nos los podemos cargar de un plumazo.

    Se trata de un retroceso democrático sin precedentes, como digo, oculto bajo un disfraz de austeridad, de que si el pueblo se ajusta el cinturón, nosotros nos ajustamos también el cinturón. Eso no es así. Es una mentira para que el poder político quede en manos de unos pocos y no en manos del pueblo.

    ResponderEliminar