lunes, 7 de noviembre de 2011

Debate, el drama del paro juvenil


Cuadernos de Ciudadanía IV
Manzanares, 7 de noviembre de 2011
La calidad de la democracia
Primer debate cara al público
Beatriz Jurado, presidenta nacional de Nuevas Generaciones del Partido Popular y   Sergio Gutiérrez, secretario general de las Juventudes Socialistas de España.
El 28 de octubre, tuvo lugar la inauguración del IV Curso de la Escuela de Ciudadanos, con un debate insólito, en palabras del moderador, el veterano periodista Eduardo San Martín. Por vez primera, y a tan solo 22 días de las elecciones generales del 22 de noviembre de 2011, debatieron cara al público los líderes nacionales de las Nuevas Generaciones del Partido Popular y de las Juventudes Socialistas, Beatriz Jurado y Sergio Gutiérrez.

El encuentro tuvo lugar en el Gran Teatro de Manzanares, al que asistieron casi 300 vecinos. Presentamos a continuación una transcripción literal del debate, que por su larga duración (1 hora y 59 minutos), hemos dividido en cuatro partes, que iremos publicando en días sucesivos: el empleo juvenil, la educación, el Movimiento 15-M y las reformas democráticas y las intervenciones del público, entre ellos, de representantes de las juventudes de IU y de Unión para el Progreso y la Democracia. (UPyD).
--oo--
Presentación

Román Orozco, director de Escuela de Ciudadanos
La cultura necesaria
La cultura es también un alimento necesario, incluso en tiempos de crisis. La cultura y la educación.

Y por eso estamos hoy aquí. En un acto cultural, pero también educativo, porque estoy seguro de que esta tarde todos vamos a aprender algo escuchando a los demás. Esa es la esencia de la Escuela de Ciudadanos.
Buenas noches. Y Bienvenidos.
Escuela de Ciudadanos inaugura hoy su IV Curso con un debate sobre un tema de máxima actualidad: la calidad de la democracia. La crisis ha provocado una sana reacción en la ciudadanía: miles y miles de ciudadanos, muchísimos de ellos, jóvenes, se han echado a la calle para decir que esta democracia no está resolviendo sus problemas.

Son ellos quienes más sufren esta crisis del sistema. Por ello, hemos invitado hoy a dos cualificados representantes de esa juventud que demanda soluciones y que lucha por su futuro.
Son Beatriz Jurado, presidenta nacional de Nuevas Generaciones del Partido PopularSergio Gutiérrez, secretario general de las Juventudes Socialistas de España. Por vez primera se enfrentan cara a cara en un debate ante el público.

Beatriz Jurado (Córdoba, 1983) es Licenciada en Derecho. Concejal de Juventud y Cooperación  en el Ayuntamiento de Córdoba. Ha sido responsable de NNGG en Córdoba  y Andalucía. Desde la pasada primavera, es su presidenta nacional.

Encabeza la lista del PP en las próximas elecciones para el Senado por su provincia.

Sergio Gutiérrez (Escalona, Toledo, 1982) es también licenciado en Derecho. Desde julio de 2007 ocupa la secretaría general de las JJSS. Es europarlamentario desde el pasado año.

Para moderar este debate, hemos invitado a uno de los más brillantes periodistas de su generación: Eduardo San Martín (Ciudad Real, 1947). Licenciado en Derecho y titulado en periodismo, inició su carrera a los 23 años en la Agencia EFE. Fue corresponsal en Marruecos y Portugal, durante la revolución portuguesa. Ha ocupado cargos de responsabilidad en importantes medios informativos, como Diario 16El País, o TVE. Entre 2002 y 2009, ha sido director adjunto de ABC. En la actualidad, participa en Los Desayunos y en 24 Horas, de TVE, y es analista político en la Cadena Punto Radio.
  
Agradezco de corazón a los tres que se hayan desplazado hasta aquí, Manzanares, para ilustrarnos con sus puntos de vista.
También deseo agradecer al actual equipo de gobierno municipal, del Partido Popular, su generosa colaboración para que este debate pueda celebrarse en este magnífico teatro.

Como agradezco a la Diputación de Ciudad Real, a la Cadena SER y a Unicaja su valioso patrocinio, que hará posible el desarrollo de este IV Curso que hoy inauguramos.
En el pasado verano, la Escuela de Ciudadanos se constituyó como asociación sociocultural independiente, sin ánimo de lucro.

Contamos ya con centenar y medio de miembros de la asociación y seguidores de nuestro blog, escuelaciudadanos.blogspot.com
Un blog que presentamos hace poco más de un mes y que ya ha registrado casi 8.000 páginas visitadas.
Debo agradecer a todos los que se han sumado a este proyecto su interés por convertir esta asociación en un espacio permanente de dialogo.

Gracias a los primeros que se unieron al proyecto, Julián, Antonio, Pilar… Pero especialmente quiero dar las gracias a dos personas que han sido fundamentales  en el desarrollo de nuestra actividad y que nos han regalado su valioso tiempo y su talento en los últimos meses: Virginia Caro, que ha diseñado nuestro logotipo y toda la cartelería, y Enrique Sierra, ex guitarrista de aquel mítico grupo de Radio Futura, que ha diseñado y dirige el blog  de Escuela de Ciudadanos  y ha compuesto la música de nuestras cuñas radiofónicas. Gracias a todos.
Y sin más preámbulos, comencemos. Tiene la palabra el moderador, Eduardo San Martín.

--oo--
Román Orozco y Eduardo San Martín
Eduardo San Martin, moderador
Un debate insólito

Buenas noches a todos. Estoy triplemente satisfecho de estar aquí. En primer lugar, por contribuir al proyecto impulsado por Román, con quien me une una larga amistad, no voy a decir los años, porque la gente en seguida hace cuentas,  y más vale que lo dejemos ahí. Estoy satisfecho, pues, por poder contribuir al resultado de un esfuerzo personal muy meritorio.
En segundo lugar, porque estoy en mi tierra y cuando estoy en mi tierra estoy siempre muy satisfecho. Soy de Ciudad Real, estamos a cuarenta y tantos kilómetros y me siento reconfortado cada vez que identifico este paisaje y a estas gentes.

Finalmente, estoy satisfecho por tener el privilegio, después de una andadura profesional de tantos años, que ha tenido a bien recordar Román, de moderar lo que a mí me parece un debate insólito, que no he visto nunca y eso he conocido a muchos dirigentes juveniles de los dos partidos. No recuerdo ningún debate entre ellos de esta naturaleza. Con lo cual, creo que hay que agradecerles su presencia aquí y  su buen ánimo para prestarse a esta experiencia que, con toda seguridad, va a ser muy fructífera para todos.
Estaba repasando los currículos y me he dado cuenta de que somos tres licenciados en Derecho. Algo nos une. Claro que nos separa el distinto aprovechamiento, porque ahí están, con la edad que tienen, tan jóvenes y están donde están, mientras que uno anda todavía por aquí ganándose la vida…

Sin más, voy a intentar moderar lo mejor posible esto que no es un debate electoral. Es,  en todo caso, un debate que se celebra en una campaña electoral, eso es evidente. No se puede eludir eso. No se puede eludir que se celebra en el contexto de una precampaña electoral.

Los oradores podrían hacer de su tiempo lo que quieran, en el ejercicio de su libertad, utilizarlo como quieran, pero no se trata de eso. Quiero que sea un  intercambio de puntos de vista de muchas cosas que seguramente comparten y que comparten también muchos jóvenes de este país. Con  ese espíritu me enfrento a moderar este debate.
Yo tenía otro guión previsto para iniciarlo. Pero como no podemos eludir la actualidad. Porque tenemos sobre la mesa una notica tremenda, de hoy mismo, y creo que debemos comenzar por ahí.

Me refiero a las últimas cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, que son muy malas y como a quien mas está golpeando el desempleo en España es justamente a los jóvenes, con unas cifras que superan el 46% de paro juvenil, que son 20 puntos más que en la Unión Europea (UE) empezaría por ahí. Y concretando más, podríais hablar sobre si las reformas laborales que se han emprendido hasta ahora son suficientes o no lo son, han servido o no y qué habría que hacer a partir de ahora para abordar de forma adecuada el gravísimo problema del empleo juvenil. (1)

--ooOoo--
El debate
El drama del paro juvenil
Beatriz Jurado
- Beatriz Jurado, presidenta nacional de Nuevas Generaciones del PP
Buenas noches a todos los que nos acompañáis hoy en este debate. Especialmente, quiero dar las gracias a Román y a esta Escuela de Ciudadanos, a esta forma de participar de los ciudadanos.
Creo que es un acierto y, desde luego, quiero darle las gracias a Sergio, por estar aquí también y haber aceptado este debate. Los dos lo hemos hecho de buena gana. Estamos encantadnos y seguro que hoy salimos todos convencidos de que los jóvenes entendemos la política de otra forma, de que tenemos por delante una gran responsabilidad, la de darle la vuelta al calcetín a esta situación de crisis.

Una responsabilidad que tenemos los que estamos en política, pero también de los medios de comunicación, ¿verdad, Eduardo?, para hacer una transformación de esta sociedad.
Entrando en el tema, no creo que tengamos que extendernos mucho en explicar que enfrentar este debate hablando de empleo es bastante duro.
La situación la podemos definir  así: bastante dura. Cuando hoy hemos visto los datos de esos 4.978.300 españoles que están  en el paro, cuando sabemos que existen 1,6 millones de jóvenes sin ninguna oportunidad de empleo, tenemos que estar preocupado, alarmados. Pero sobre todo tenemos que saber qué hacer. No nos podemos quedar en la mera crítica, ni en un lado ni en el otro. Ni unos pueden excusarse, ni los otros podemos quedarnos solo en la crítica. La política no es dar una rueda de prensa y hacerse una foto. La política es buscar soluciones y no generar los problemas que tenemos ahora.
Bajo mi punto de vista, desde la organización en la que estoy, he de decir que la responsabilidad, al menos en una parte, la tiene el Gobierno de este país. Nos pedía Eduardo que valoráramos las reformas que se han hecho para poder atajar esta situación. Ya se planteó desde el PP, en el debate sobre la reforma laboral de hace escasos meses, que esa reforma no ofrecía medidas para la creación de empleo, que era una reforma a la que no se llegaba con los consensos suficientes, pero sobre todo, que no era una reforma que necesitaba el país en esos momentos.

A la vista está que no se quedaron únicamente en palabras vacías, sino que una vez más el PP tenía razón. Como cuando en 2008 decíamos que venía una situación económica muy difícil.

Desde que se aprobó la reforma laboral en España tenemos 408.000 parados más. Creo que la solución por la que apostaba el PSOE y el Gobierno en esa reforma laboral ha sido ineficaz e insuficiente y muy contraria a la que se necesita. Muchas otras reformas eran necesarias, desde una reforma fiscal a las ayudas directas a la creación de empleo.

Uno de los grandes errores del Gobierno ha sido dividir entre buenos y malos, decir que los empresarios tenían  la culpa de todo. Un Estado tiene que proteger a todos, tiene que dar un sistema de amplia cobertura a los derechos de los trabajadores, pero no puede olvidar que tiene que crear, con sus políticas, un marco, para que quien crea empleo, quien genera riqueza, pueda hacerlo.
En momentos tan difíciles como los de ahora, no se entiende que en los últimos cuatro años el PSOE haya puesto pie en el cuello a  las pequeñas y medianas empresas (Pymes), que son el 80% de las empresas de nuestro país y las que crean más del 80% de los puestos de trabajo. Lo que demuestra una ignorancia absoluta sobre qué es lo que había que hacer. 
Pero se hizo una reforma laboral que no tenía ni pies ni cabeza, que no apostaba por la creación  de empleo. Además de ponerle el pie en el cuello a los que realmente crean empleo.
Creo que se han perdido ellos mismos. El PSOE ha fracasado en las medidas de creación de empleo, pero sobre todo ha fracasado al no generar unas oportunidades y un clima en el que todos podamos propiciar una reforma y unas políticas que conduzcan a ello, 
Han sido cuatro años infructuosos, porque no han aceptado propuestas de ninguna otra organización política, no solo del PP. Cuando un Gobierno ve que cada mes hay una sangría de parados, tendría que asumir que no es eficaz y que no está siendo capaz de encontrar la solución.

¿Qué hay que hacer entonces? Pues lo primero, buscar ese clima de acuerdo. Este país no puede soportar más las peleas de unos contra otros, ni de muchos ni de pocos. No puede aguantar esas pelas. Hay que tener claro el objetivo: la creación de empleo.
Evidentemente, apoyar a los emprendedores y a las Pymes, con una rebaja de la fiscalidad, ayudarlos con la morosidad que están sufriendo, propiciando que tengan el marco económico adecuado para el acceso al crédito. Sabemos que les han cortado ese acceso y no pueden seguir creando puestos de trabajo. Eso por un lado. Pero, por otro, el Gobierno no solo tiene que garantizar la creación de esos puestos de trabajo, sino que tiene que garantizar que todos esos jóvenes que no llegan a encontrarlo, tengan un digno acceso al mercado laboral a través de un sistema que puede ser de la formación dual, que dignificaría la formación profesional.
Podría hablar mucho mas del tema, pero creo que es mejor que pare aquí y que mantengamos un  debate y un intercambio de opiniones, si no, esto sería un monólogo.
- Eduardo. Una buena idea. Tiene la palabra Sergio
Sergio Gutiérrez
- Sergio Gutiérrez, secretario general de las Juventudes Socialistas de España: …yo sobre todo agradezco que Bea se pare ahí y podamos intervenir los demás. Podíamos centrar el debate en el empleo, porque obviamente hay muchas cosas que explicar en profundidad. Escuchaba a Bea y evidentemente no puedo compartir con ella determinadas cuestiones.

Cuando uno lleva en el Gobierno determinado años, no puede negar la responsabilidad que tiene sobre determinadas cosas. Si yo la negara, perdería toda la credibilidad en el mismo momento en que lo dijera, Pero es verdad que tenemos que ser sinceros para explicar determinadas cosas.
Aquí hay que entender, primero, lo que ha pasado. Es verdad que hay que hacer determinadas cosas, que hay que hablar de cómo podemos solucionar algunas cosas, cosas concretas, no decir solo las generalidades que todos conocemos, y que debemos hablar de las cosas que hay que evitar en el futuro.
Me gustaría entrar en el debate de la reforma laboral profundamente, en la reforma que se ha propuesto, pero que no se ha aplicado todavía y sobre que más débenos hacer a partir del próximo 20-N. Pero tenemos que ser conscientes primero de lo que hemos pasado.
Aquí ha fracasado un modelo de sociedad que habíamos construido entre todos, principalmente entre los dos grandes partidos. No voy a venir a hablar ahora de la Españistan del 96. Voy a decir que en los últimos 10 o 15 años, entre todos, porque aquí distintos partidos hemos gobernado en Ayuntamientos, en Comunidades Autónomas (CCAA) y en España, hemos creado una sociedad en la que el peso de determinado sector, la construcción, era dos veces superior al peso medio de la UE. Durante determinados años, hemos construido como sabéis más viviendas todos los años que Alemania, Italia, Francia e Inglaterra juntos.

Todo esto, en un momento en el que nuestra sociedad accedía fácilmente al crédito y a las hipotecas. Así se creó una enorme burbuja hipotecaria y ahora tenemos mucha deuda que pagar el conjunto de los españoles, empresas, familias y también las administraciones públicas.

Cuando estalla la burbuja financiera internacional, se restringe el crédito y los bancos no pueden dar tan fácilmente las hipotecas. El sector de la construcción falla y cae. Esta caída nos pilló en una fiesta. En 2008 se estaba construyendo en España un millón de viviendas, que se quedaron vacías, no se vendieron, lo que estranguló nuestro sistema económico basado en el crecimiento del sector de la construcción. Y cuando una vivienda se deja de construir, la cadena rompe rápidamente. No es como en otros sectores que tiran más fácilmente.

Veamos qué pasa, por ejemplo, con el paro dentro del sector juvenil. En España hay un 21% de paro general y un 46% de paro juvenil. La inmensa mayoría de ese desempleo juvenil, entre los menores de 30 años, tiene un perfil de empleo masculino, sin  formación. Son gente que abandonó el sistema educativo para irse al sector de la construcción y que ahora se encuentran sin empleo, anclados al andamio y la obra y sin formación adecuada para cambiar de sector.
Eso es lo que ha pasado. El desempleo juvenil se ceba entre los que tienen menos formación. Si el paro en España es del 21%, vemos que la gente que no tiene formación tiene un desempleo del 40%. Pero la que tiene titulación universitaria, está en el 10% y los que tienen además un máster universitario, se mueven en el 3 o 4%
Por tanto vamos a analizar dónde tenemos el problema para intentar solucionarlo con soluciones concretas.

Si quitáramos el peso de la construcción, los seis puntos de Producto Interior Bruto (PIB) que aportaba la construcción, y que ahora hay que rellenar, en España tendríamos una tasa de desempleo muy parecida a las que tendría Alemania. Es verdad que en toda esta crisis todos han duplicado su tasa de desempleo, Los que tenían ocho ahora están en 16. Los que teníamos 10 estamos en 20. Hay determinados denominadores comunes. Por ejemplo, la tasa de fracaso escolar. Hay una relación brutal entre tasa de fracaso escolar y nivel de desempleo. En todos los países europeos, el desempleo es el doble que la tasa de fracaso escolar y aquí también. Tenemos una tasa de fracaso escolar altísimo y una tasa de desempleo altísima. El doble de fracaso escolar y el doble de desempleo juvenil que en Europa.
¿Qué podemos hacer? Lo primero, y estoy de acuerdo con Bea, dejar de echarnos las culpas, ir al fondo del problema, ver que podemos hacer.
En este punto, hay una cosa que reconozco: estábamos todos equivocados desde hace dos años. Y hemos entrado en una dinámica en la que creíamos que teníamos que meter la austeridad de una manera brutal. Pero nos hemos dado cuenta de que si la empresa no tira, si las Pymes no contratan porque no hay crédito, si lo privado no tira, obviamente tendrá que tirar lo público. Porque si hay dos motores, lo privado y la público, y las dos cosas no tiran, estaremos contando parados hasta el infinito.

Por tanto, hay que ser austeros, aunque lo que me gusta decir es que lo que tenemos que hacer es ajustar los gastos, como cualquier familia normal. Pero tenemos que apostar por las políticas de crecimiento para que haya empleo y sobre todo tenemos que evitar, y ahí entro en la reforma laboral, lo que tenemos que evitar es que lo fácil en España sea despedir. En eso estoy radicalmente en contra del modelo que nos proponía el PP en la reforma laboral en la que, es verdad, no llegamos a un acuerdo.
Mira, Bea, en esta crisis, en Alemania se han perdido más horas de trabajo que en España, pero su tasa de paro solo ha subido cinco puntos y nosotros nos hemos disparado al 20. ¿Por qué? Porque Alemania tiene un sistema en el que las empresas se pueden amoldar a la situación económica de cada momento y en vez de despedir, reducen su jornada laboral en un 25%. Por tanto, reducen sus costes en un 25 %. Ese porcentaje, en vez de ir al paro, lo complementa el Estado favoreciendo los contratos de formación y la formación dual que tú decías, Bea. El empresario no pierde mano de obra y por tanto competitividad. El trabajador  no se va a la calle y por lo tanto no tiene esa depresión de cuando estás parado día tras día y mantiene su salario integro: un 75% pagado por la empresa y un 25% pagado por el Estado, en vez cobrar una prestación por desempleo. Más o menos, lo que todos decimos coloquialmente, que el Estado te da una prestación por desempleo por estar en tu casa. En Alemania te de una prestación por desempleo para trabajar.
Ese es el modelo alemán. Y ese es el que se ha propuesto en la reforma laboral. Vamos a evitar que en España, con independencia de la crisis económica, lo fácil y lo útil sea el despido, porque al despido tiene que la última solución. Hay miles de soluciones intermedias que tenemos que introducir y por eso el contrato único, el despido barato, llegar a las indemnizaciones de 12 días, no es la solución.
Llevamos dándonos cuenta de que en los últimos 10 o 15 años, en el conjunto de la UE, esas soluciones no han favorecido la empleabilidad, sino todo lo contrario, ha favorecido el despido y lo que no han encontrado en ningún momento es una solución justa para los trabajadores.

Por tanto, de esas tres cosas, qué ha pasado, qué podemos hacer para solucionarlo y qué debemos evitar en el futuro, es de lo que tendremos que hablar hoy….
- Eduardo: es un tema que daría por sí mismo para un debate entero. Pero me gustaría entrar en otros temas. Aunque creo que hay que conceder un segundo turno, algo más reducido, por si queréis contestar algo. Y de paso me gustaría que respondierais a esta pregunta: si creéis que el nuevo Gobierno que venga debería aprobar o proponer un programa específico para el empleo juvenil o no y qué medidas debería contener.
- Beatriz: Bien dices, Eduardo, que este tema daría para un debate entero. Desde luego,  hablar de que ese 45% de jóvenes sin empleo está compuesto por un 20% más un 3%... En fin, son 1,6 millones de personas, que si tienen o no tienen formación es por causa y culpa de los gobiernos, por buscar una responsabilidad, que las tenemos todos. Pero en parte, también de unos gobiernos que no han sido capaces de llevar a cabo unas medidas educativas importantes y por permitir que tengamos una tasa de fracaso escolar del 31% y de abandono escolar del 33%.

Si las medidas en educación condujeran a que no hubiera esas tasas de fracaso escolar, no habría jóvenes sin formación que se hubieran tenido que ir a trabajar de albañil, de pintor, de cualquier cosa, que es una forma muy digna de buscarse la vida. Desde luego no estarían como están.

Por otro lado, a propósito de esas personas de las que habla Sergio, que no tienen formación y ahora tienen difícil reincorporarse al mercado laboral, tendríamos que hablar de la formación, de la ingente cantidad de millones de euros que gasta el Gobierno de esta país y el de las CCAA en formación. Una formación desde luego vemos que no conduce a ningún sitio.

Esta es también una reflexión muy importante: para qué ha servido toda esa inversión, todo ese dinero que se ha dado para cursos de formación para que esas personas con escasa preparación la tengan y puedan reincorporarse al mercado de trabajo.
Y al fin y al cabo, tenga o no tenga formación, haya hecho FP o no, haya ido a la universidad o no, creo que es responsabilidad del Gobierno buscar las medidas oportunas para que pueda incorporarse cuanto antes y con calidad, no con una concatenación de contratos temporales, como ha aprobado el Gobierno en la última semana, al mercado laboral.

Es un reto importante, difícil, y o el futuro presidente de este país plantea un plan integral y estructural de la juventud o será muy difícil salir. Esto no es una varita mágica y no es cosa de un partido político. Hacen falta muchos acuerdos y mucha gente que se pongan  en el tema y muchos ministerios que puedan poner en común muchas políticas, principalmente educativas, medidas a largo plazo y, especialmente desde el ministerio de Trabajo, a corto plazo.
Habrá que asumir que esta sociedad está fracasando con los jóvenes. Que hay prácticamente un 50% de jóvenes que no tienen una salida laboral y eso es un problema y un drama. Pero hay que tomar a las personas como personas, no valorarlas porque tengan o no formación. En cualquier caso, para los que no tienen formación, habrá que asumir que los gobiernos tienen una doble deuda con ese joven, que esos Gobiernos no han tenido unas buenas políticas educativas y tampoco unas buenas políticas de empleo.
Luego hablaba Sergio del motor de la economía. Soy contraria al postulado de que lo publico es motor de la economía. Entiendo que lo público es el dinero de todos los españoles, que los Gobiernos que gestionan lo público son los que tienen que gestionar el dinero de todos y tienen que hacerlo con  la prudencia y la cabeza de crear ese marco para que surjan los verdaderos motores de empleo, que son los que crean los puestos de trabajo: un puesto de chucherías, una imprenta. Las pequeñas y medianas empresas, que como he dicho son el 80% de las empresas de este país.

No creo que lo público esté para ser un motor de la economía. Está para crear las condiciones y las políticas apropiadas para que tengamos un Estado del bienestar  y para eso tiene que haber trabajadores que coticen a la Seguridad Social y con ese dinero,  pueda el gobierno del país, las CCAA, los Ayuntamientos, gestionar los servicios públicos y salvaguarde los derechos de todos los ciudadanos.

Evidentemente, hay funcionarios para que todo un Estado y una Administración funcionen. Tiene que haber funcionarios y servicios públicos que gestionen esos servicios y esos derechos. Pero no creo que debamos decirle más a la sociedad que lo público tiene que ser el motor de la economía, porque la gente entiende que tiene que ir siempre a lo público y que papa Estado te va estar dando subvenciones y ayudas. Ese modelo de paternalismo tiene que acabar. Tiene que buscarse un poquito más de ambición en una sociedad que tenemos que construir nosotros mismos.

El Estado tiene que garantizarnos las herramientas necesarias para que podamos crecer y una vez que hayamos crecido, ser nosotros los verdaderos motores del país. El país no lo hacen los Gobiernos, ni los partidos políticos. Lo hacemos los españoles y somos los españoles los que tenemos que generar esa riqueza.
- Sergio: en eso si que estamos en contra. Creo además que tú estás en contra incluso del propio Mariano Rajoy, porque cuando yo escucho a Rajoy, hoy mismo, que estaba en Avilés, hablando que desde el Estado, desde lo público, se tiene que favorecer el crédito, y hablaba de las líneas ICO (Instituto de Crédito Oficial)...
- Beatriz: Claro. Estamos hablando de lo mismo….
- Sergio: Pero las líneas ICO salen de lo público. Por lo tanto, lo público puede ser un motor de la economía y cuando decimos que el ICO tiene que ser más ambicioso y ampliar más sus programas, estamos hablando uno, de que el dinero del ICO sale de algún sitio, obviamente de los ciudadelanos y dos, que por supuesto lo publico puede también servir como  motor de la economía. No el único motor.

Esto es el abc y si en algún momento lo privado no tira, pues tendrá que coger un poco mas de peso lo público. Ya veremos cómo se valora dentro de unos años todo este proceso y como se valora cual ha sido el camino correcto, el que ha cogido Europa, desde mi punto de vista de manera equivocada, a base de austeridad pura, y el que ha escogido otra zona del mundo, apostando por el estimulo en la economía y la creación de empleo, como los Estados Unidos. Porque obviamente tenemos que favorecer el crecimiento.
Tú has dicho que tenemos que hacer un plan integral de empleo juvenil y me estás diciendo que tenemos que evitar la economía del subsidio. Estoy de acuerdo. Podemos estar de acuerdo en que debemos tender hacia otro modelo. Sin embargo, he escuchado a Mariano Rajoy unas cuantas veces decir que quiere incentivar con bonificaciones la contratación de la gente joven. Eso es una subvención y eso es tirar del dinero público. 
Por lo tanto decís una cosa y luego proponéis la contraria Yo estoy de acuerdo en que hay que tirar del estimulo. En lo que no estoy de acuerdo es en decir que hay que reducir todo el peso de lo público, decir que hay que hacer algo y luego no decir cómo se va a financiar.

Tenemos que crear no un plan de empleo juvenil, sino medidas específicas para cada sector, por ejemplo, la construcción. Oye, está bien que digamos aquí que a los parados jóvenes hay que tratarlos no como números, sino como personas, si. Pero hoy tenemos 800.000 personas menores de 30 años que no tienen siquiera el graduado escolar. ¿Qué les vamos a decir, qué futuro les vamos a dar?
Estamos diciendo que de aquí a cinco años el  85% del empleo que se cree necesitara una alta cualificación. Por eso, o le hablamos con sinceridad a la gente, le decimos, oye, tío, que tenemos que formarte, que te tienes que formar, que esto tiene que cambiar o si no, estaremos cometiendo desde hoy los mismos errores del pasado, pero hipotecando otra vez nuestro futuro.
Por lo tanto, hay que crear medidas específicas para toda esta gente. ¿Cómo le vas a decir a un tío con 28 años, que nos se ha formado, que tiene que volver a la escuela? Es imposible, primero, porque en el 90% de los casos, tiene una hipoteca que pagar y segundo, porque muchos de ellos tienen familia y han de compatibilizar formación y empleo. Para eso está el contrato parcial, que podemos y debemos estimular. Con un gran acuerdo, por supuesto. Para eso también tenemos que bonificarlo, coger dinero público, el dinero público como motor de la economía, y nosotros ya hemos dicho cómo, con un impuesto a las grandes fortunas, con el que no está de acuerdo el PP, y con un impuesto sobre los bancos, con los que potenciaremos ese plan de empleo juvenil.

Pero siendo conscientes de que no vanos a crear tres millones y medio de puestos de trabajo pasado mañana. Obviamente, tenemos que favorecer la creación de empleo, pero sobre todo un mercado laboral distinto y ahí sí que me gustaría que entráramos a debatir.
Porque no es lo mismo el contrato único con 12 días de despido, sea cual sea la edad laboral, sea cual sea la actividad, sea cual sea el contrato o la relación laboral que tienes con la empresa, a las distintas modalidades por despido actuales.

No son lo mismo los modelos de formación dual que se proponen o se están elaborando en el norte de Europa, que el que está proponiendo el PP. Por tanto, vamos a debatir cual es el modelo laboral que el PP quiere, porque habrá que tomar decisiones, como se han tomado ya.
Si tenéis la responsabilidad del Gobierno, la gente tendrá que saber cuál es el tipo de contrato que vais a desarrollar, cual es el mercado laboral que queréis dibujar. Porque el nuestro ya lo he dicho: hay que evitar que el despido sea la primera opción y por cierto, hay que seguir manteniendo unas indemnizaciones por despido dignas y justas, no las de 12 días, con independencia del tiempo que se lleve en trabajando, del trabajo que desarrolles y de la relación laboral que se tenga con la empresa, porque ese despido de 12 días es injusto.
--ooOoo--





--o--
Crónica del debate en la Cadena SER de Valdepeñas



--o--
Notas a pie de página (1)
El deterioro del mercado laboral 
Cinco millones de dramas
El agravamiento de la crisis se cobra 144.700 puestos de trabajo entre junio y septiembre - La tasa de paro sube al 21,5%, la más alta desde 1996 
MANUEL V. GÓMEZ - Madrid - 29/10/2011 

España no despierta de su peor pesadilla: el paro. Ya roza los cinco millones de desempleados. La crisis, cuatro años después, ha vuelto a sorprender. Y una vez más, para muy mal. El escenario es dantesco: 4.978.300 desempleados (más de cinco millones si se limpia el dato de los efectos estacionales), una tasa de paro del 21,5%, 1,4 millones de hogares donde nadie trabaja, 2,3 millones de parados buscando empleo más de un año. Y el parte de la encuesta de población activa (EPA) no desvela lo peor: la pesadilla continuará, al menos, otro medio año. Llega el invierno y el estacional mercado laboral español se adentra en su peor época.
Leer más:

--=--
Gráficos
Evolución del Mercado Laboral

Paro por Comunidades



No hay comentarios:

Publicar un comentario